1. La importancia de la base textual griega para las traducciones españolas del Nuevo Testamento

Cada versión del Nuevo Testamento (NT) en lengua española es una traducción de un texto
griego del NT. Este texto básico griego, por su parte se basa en los más de 5.000 manuscritos
griegos del Nuevo Testamento que conocemos hoy. Estos a su vez son todos copias de copias
anteriores que al final se basan en los manuscritos originales. Las palabras de cada traducción
de la Biblia quedan determinadas por las palabras de la base griega que se utilice en la
traducción. Por eso es de mucha importancia para todo lector de la Biblia, saber en qué texto
básico se apoya la Biblia que él utiliza.

Las traducciones de la Biblia que surgieron de la Reforma y el “Textus Receptus” del Nuevo
Testamento

Se puede decir que todas las traducciones de la Biblia a las lenguas comunes o vulgares de las
diferentes naciones se remontan al tiempo de la Reforma. Por la gracia de Dios en aquel
entonces los pueblos de Europa y aún más allá de este continente recibieron las Sagradas
Escrituras en sus propias lenguas. En muchos países terminó el negro dominio de la iglesia
católica, que privaba a las personas de la verdad de la Biblia e impedía, en parte de manera
sangrienta, cualquier traducción de la Biblia a las lenguas populares. En los siglos que
siguieron, la Palabra de Dios libremente accesible produjo frutos maravillosos en la salvación
de muchas personas.

La Biblia se tradujo a cada vez más lenguas populares, cuando los
mensajeros llamados por Dios llevaron el evangelio a todo el mundo. Millones de personas en
todo el mundo fueron tocados, iluminados y llevados a la conversión y al nuevo nacimiento por
la Palabra de Dios. Para ellos la Sagrada Escritura llegó a ser la autoridad suprema de su vida
espiritual.

Desde el tiempo de la Reforma hasta finales del Siglo XIX todas las traducciones protestantes
de la Biblia, como por ejemplo la de Lutero, la Biblia original de Zurich, la Biblia del Rey
Jaime (King James) de Inglaterra, la versión de Reina-Valera en España y otras, para el Nuevo
Testamento se basaban en un mismo texto griego, el llamado “Textus Receptus” [=”Texto
recibido o aceptado por todos”]. Este había sido publicado por primera vez en el año 1516 por el
erudito Erasmo de Rotterdam. Todos los reformadores recibieron este texto como dado por Dios
y fiable. Pero también le aprobaron unánimes millones de creyentes de distintas convicciones.
De modo que el Textus Receptus del Nuevo Testamento fue durante más de 350 años para todos
los creyentes la base fiable e indiscutida de su fe.

El surgimiento de la crítica textual y de las Biblias críticas1

Pero con el Siglo XIX ganó influencia la ciencia de la “crítica textual”2 entre las iglesias y los
teólogos. Ésta pretendía construir un texto básico “mejor”, más aproximado al texto original, por
medio del examen de manuscritos (abrev.: mss) particulares y suposiciones propias. Al hacerlo
se apoyaban en algunos manuscritos muy viejos que en numerosos pasajes se apartaban del
texto recibido de la Reforma. Algunos de los más conocidos críticos textuales del Siglo XIX son
Constantin Tischendorf, Brooke Foss Westcott y Fenton John Anthony Hort. Frente al Textus
Receptus pusieron ediciones críticas del NT griego, que contenían numerosas tachaduras y
cambios del texto bíblico transmitido durante siglos. Al cabo del tiempo adquirió cada vez más
importancia la edición del crítico textual alemán Eberhard Nestle. Después de éste continuaron
su trabajo su hijo Erwin Nestle y luego Kurt Aland. La edición “Nestle-Aland” (= NA) del NT
griego es hoy el texto estándar para teólogos y sociedades bíblicas.

Paso a paso los cambios originados en el texto tradicional por la crítica textual fueron
penetrando en las versiones de la Biblia. Con la publicación de la English Revised Version de
1881, que debía sustituir la Authorized Version (“La Biblia del Rey Jaime”) de 1611, por
primera vez una gran traducción de la Biblia se basó en un texto básico crítico del NT
compilado por la crítica textual. Pero esta revisión halló poca aprobación entre los creyentes
ingleses. Hasta el día de hoy, la Biblia del Rey Jaime ocupa un lugar especial en los países de
habla inglesa y es apreciada y conservada por muchos creyentes que creen fielmente en la
autoridad e inspiración de la Biblia.

Hasta 1912, en Alemania la Biblia de Lutero aún se basaba íntegramente en el Textus Receptus.
En 1912 sólo se cambiaron unos pocos pasajes. La incursión de la crítica textual vino con la
revisión de 1956. Desde entonces la Biblia de Lutero por lo general sigue el nuevo estándar del
texto crítico de “Nestle-Aland”. La Biblia alemana de “Schlachter” (1905) por lo general siguió
el Textus Receptus y le conservó especialmente en los pasajes espiritualmente importantes. Con
algunas restricciones, esto se puede decir también de la antigua traducción de Elberfeld (1855).
Las traducciones y revisiones más recientes se basan casi exclusivamente en Nestle-Aland.
En España las versiones Reina-Valera 1909 y 1960 se apoyan casi totalmente en el Textus
Receptus, mientras que las traducciones modernas como la de “Dios habla hoy” y la “Biblia de
las Américas” presentan muchos de los cambios críticos por tomar el texto de Nestle-Aland
como base.

¿Textus Receptus o Nestle-Aland?

Los lectores de la Biblia española, por lo tanto, pueden escoger entre dos clases distintas de
traducciones del NT: versiones basadas en el texto de la Reforma y versiones que se basan en un
texto científico-crítico con omisiones y cambios. Pero la mayoría de los lectores en muy pocos
casos son conscientes de la diferencia. Esto se debe en parte a que más del 80 % del texto
neotestamentario no se ve afectado por las diferencias textuales. Muchos lectores más jóvenes
ya no conocen las Biblias basadas en el texto tradicional.

Es lamentable que a menudo también entre los lectores más maduros y predicadores de la
Palabra de Dios se sepa tan poco sobre la historia y las causas de la incursión de la crítica
textual en nuestras versiones de la Biblia. La mayoría de los lectores de la Biblia se conforman
con las explicaciones dadas en las nuevas revisiones y versiones que dicen basarse en el texto
griego fiable del NT según los más recientes conocimientos científicos. Y es lógico, pues no
tienen ninguna clase de información o argumentos contrarios que rebatan estas afirmaciones.
Entonces ¿ha perdido su puesto el texto recibido de la Reforma, como consecuencia del avance
científico y sería justificado desecharle como tantas otras cosas? Un buen número de creyentes
serios no son de esta convicción.

Sobre todo en los Estados Unidos de América hay muchos
creyentes fieles a la Biblia que consideran hoy todavía al Textus Receptus como el texto del NT
conservado y dado por Dios. También en los países de lengua alemana muchos lectores de la
Biblia de avanzada edad no han dejado la Biblia de Lutero de 1912, porque sentían que con las
revisiones desde 1956 en adelante se cambió más que algunas meras palabras anticuadas. En el
año 1999 se publicará en Alemania la Biblia revisada de Schlachter, y con ella una traducción
del NT que se basará exclusivamente en el texto recibido de la Reforma.

Muchos lectores se preguntarán por qué al final del Siglo XX se toma como base de una
traducción de la Biblia un texto acerca del que han oído que sería “anticuado” y “poco fiable”.
Pero hay buenas razones para defender el texto recibido de la Reforma e incluso para volver a él
conscientemente – precisamente hoy en día, cuando la crítica bíblica y el poner en duda la
Palabra de Dios se está extendiendo cada vez más. A continuación quiero intentar dar unas
informaciones acerca de lo que es el texto recibido de la Reforma y explicar porqué los
creyentes que creen fielmente en la autoridad e inspiración de la Biblia aún hoy lo pueden
aceptar como el texto del NT que Dios ha guardado y transmitido con toda garantía.

2. Breve resumen de la historia del texto griego recibido de la Reforma

El texto griego recibido de la Reforma3, también denominado Textus Receptus (=TR) tiene sus
raíces en tiempos anteriores a la Reforma. La transmisión textual en que se basa se remonta al
ancho cauce de manuscritos bizantinos y hasta los mismos originales. Coincide esencialmente
con el texto de aproximadamente el 90 % de los más de 5.000 manuscritos griegos conocidos
del NT, que en la crítica textual están agrupados bajo la expresión “Koiné”, texto “bizantino” o
“Texto Mayoritario” (Majority Text = MT). Esencialmente, todos estos manuscritos dan
testimonio del mismo texto del NT generalmente reconocido durante siglos en todo el territorio
de habla griega. Después de 14 siglos, esta transmisión del texto desembocó en el Textus
Receptus. Se puede decir que el Textus Receptus representa una forma especial del texto
bizantino o mayoritario.

En todo el territorio donde se difundió el NT, el texto mayoritario es una transmisión testificada
que tuvo su origen en las iglesias del primer siglo de Grecia y Asia Menor. Fue preservado y
transmitido en los siglos subsiguientes (principalmente por la iglesia griega) en multitud de
manuscritos. Ya en el Siglo II está atestiguada esta transmisión del texto; hasta el Siglo IV fue
ganando cada vez más influencia. Esto lo prueban los papiros tempranos, las citas bíblicas de
los primeros Padres de la iglesia y las traducciones de la Biblia del Siglo II, sobre todo la
Peshita siríaca.

Como muy tarde en el Siglo V, la transmisión mayoritaria era la forma textual predominante
reconocida por la mayoría de los cristianos grecohablantes. De ahí que más o menos el 90 % de
todos los manuscritos hoy conocidos contienen precisamente esta forma textual. Estos
manuscritos entraron en Europa Occidental después de la caída de Bizancio y despertaron el
interés por el texto griego del NT, después de que hasta entonces estaba difundida casi
exclusivamente la Biblia latina oficial de la iglesia, la Vulgata.

El origen del Textus Receptus en el siglo de la Reforma

Tras años de estudios preliminares, el erudito humanista Erasmo de Rotterdam, que era un
extraordinario conocedor del griego, habiendo visto y analizado manuscritos del NT en muchas
bibliotecas, publicó en 1516 una versión del Nuevo Testamento griego, que se divulgó
ampliamente y fue reeditada varias veces. Se basaba en manuscritos procedentes de la
transmisión mayoritaria, aunque en algunos lugares del texto también se apartaba de ella.

Algunas publicaciones influidas por la crítica textual realzan que esta edición se hizo con prisas
y que contenía algunos errores. Pero dejan de decir, que esta primera edición del Nuevo
Testamento en griego en aquel entonces fue una obra pionera que abría nuevos caminos, y dejan
de decir también la importancia espiritual revolucionaria que correspondió precisamente a este
libro.

El Textus Receptus de Erasmo en ningún modo fue un trabajo chapucero ocasional, motivado,
si cabe, por intereses de lucro, como afirman ciertos defensores de la crítica textual.
Indiscutiblemente, Erasmo fue el mayor erudito de su tiempo y se había ocupado durante años
con el NT griego. En sus viajes de investigación ya en años anteriores había analizado
diferentes manuscritos del NT y llevado a cabo una traducción del NT griego al latín. Por lo que hoy
sabemos, él conocía la gran mayoría de los pasajes que se apartan del texto transmitido, pasajes que la crítica
textual hoy aprueba, pero él los desechó como erróneos4. Aunque oficialmente no se salió de la iglesia
católica y no sabemos si fue creyente, tenía bastante más reverencia por la Biblia como Palabra revelada por
Dios que la mayoría de los críticos textuales de hoy, y era su anhelo que las personas sencillas de Europa
pudieran leer el Nuevo Testamento5.

Por la providencia de Dios, él mismo fue un instrumento decisivo para que se hiciera realidad este deseo. La
prisa con la que preparó su primera edición, nosotros los creyentes de hoy deberíamos considerarlo a la luz
del hecho que sólo un año después, en 1517, comenzó la Reforma. El texto publicado por Erasmo constituyó
la base para la traducción del NT de Lutero en 1522 y también para el NT de la Biblia de Zurich
(“Froschauer Bibel”) de 1529.

El impresor Robert Estienne (“Stephanus”) que se había convertido y después emigró de Francia, publicó
varias versiones del NT griego entre 1546 y 1551, que se basaban en la versión de Erasmo, pero mejorándola
en varios detalles. La versión de Stephanus del Textus Receptus de 1550 ha llegado a ser una de las más
importantes e influyentes. También el reformador suizo Theodor Beza y los editores holandeses Elzevir
publicaron en los años 1565-1604 y 1624-1678 respectivamente numerosas versiones de este texto.

Este texto, por lo tanto, con razón se denomina el texto recibido de la Reforma. Los líderes y maestros de la
Reforma (entre los cuales algunos como Beza, por ejemplo, habían estudiado a fondo la transmisión de los
manuscritos) en todos los países lo aceptaron. Y también otros creyentes como los Valdenses y
Anabaptistas6. Todos ellos reconocieron al Textus Receptus como texto del NT conservado y sacado a luz
por la providencia de Dios.

Por la soberana dirección de Dios, precisamente este texto fue la base de todas las Biblias de la Reforma, no
sólo la de Lutero, la de Zurich y la del Rey Jaime, sino también la Biblia de Olivetan, la de Ostervald
(francesa), la de los Países Bajos, la Reina-Valera española y muchas otras más. Por causa del principio
básico de que solamente la Biblia debería ser la suprema autoridad para los creyentes, en cierto sentido este
texto llegó a ser el fundamento reconocido de la Reforma, la base determinante para todas las doctrinas y la
predicación. Lo mismo es válido para las iglesias anabaptistas y los Husistas.

3. El ataque de la crítica textual racionalista contra el texto recibido

Entre los primeros “críticos textuales”, que pusieron en duda la credibilidad del texto recibido del NT,
desempeñaron un papel importante los Jesuitas y otros representantes de la iglesia católica7, que, alegando
las “lecturas” (pasajes) discrepantes, trataban de minar la enseñanza de la Reforma de que la Sagrada
Escritura era la única autoridad para los creyentes. La crítica textual les proveyó con la argumentación
necesaria para afirmar que la Escritura sola no era suficiente como norma, sino que los creyentes necesitaban
la enseñanza y tradición de la iglesia católica para saber con seguridad lo que Dios había dicho.

Con esto querían también defender la posición predominante de la traducción del NT de la “Vulgata” latina
usada oficialmente por la iglesia, antes que el texto básico griego; porque la Vulgata se aparta en bastantes
puntos de la transmisión bizantina del NT y presenta modificaciones “críticas”. Pero este ataque astuto contra
los fundamentos de la Reforma fue rechazado por los creyentes y sus líderes en aquel entonces. Ellos
consideraban al Textus Receptus como el texto que Dios les había conservado y le retenían por fe.

En los siglos XVIII y XIX, cuando la ciencia y la teología estaban marcadas cada vez más por la Ilustración,
el Racionalismo y la apostasía de la fe, hubo críticos textuales, como Griesbach, Lachmann, Tischendorf y
también Westcott y Hort que emprendieron la tarea de intentar reconstruir el texto del NT original, según su
opinión por medio de la comparación de diferentes manuscritos más antiguos. Todos ellos desecharon la
norma autoritativa del texto transmitido y le calificaron a él y a la transmisión del texto mayoritario en que se
basaba de ser un texto malo y corrupto que se habría originado por una elaboración posterior. Por otra parte
explicaron que los poquísimos manuscritos muy antiguos de la transmisión alejandrina (que parte de la
ciudad egipcia de Alejandría) serían los únicos testigos fiables del texto original.8

Las recriminaciones de los críticos textuales contra el texto recibido de la Reforma

Los críticos textuales afirmaban que el texto recibido de la Reforma no era fiable, porque sólo estaba
contenido en manuscritos más tardíos. De hecho, en el clima húmedo del territorio mediterráneo, los
manuscritos de pergamino tenían normalmente una vida de 150-200 años como mucho y tenían que ser
reemplazados entonces por nuevas copias. De ahí se explica que la mayoría de los testigos del texto
mayoritario sean del Siglo VIII al Siglo XIV. Pero también hay manuscritos de los siglos V y VI que
testifican del texto mayoritario, y ya en los papiros más tempranos que se han conservado se hallan formas
textuales típicamente bizantinas.

El hecho de que el texto mayoritario estaba atestiguado con asombrosa uniformidad por muchos cientos de
manuscritos de diferentes siglos y diferentes regiones del cristianismo, trataron de explicarlo Westcott y Hort
de esta manera: según ellos habría habido en el siglo IV una reelaboración y unificación llevada a cabo por la
iglesia (la llamada “Recensión Luciana”). Según ellos entonces se habrían armonizado y retocado diferentes
transmisiones más antiguas para formar un nuevo “texto uniforme”.

Sin embargo, no se hallaron pruebas históricas de ninguna clase para esta afirmación arbitraria. Una revisión
del NT griego tan transcendente, aprobada por todos los obispos, con toda seguridad habría tenido que ser
documentada en alguna parte. Tanto los hallazgos de antiguos manuscritos en papiro, como las citas antiguas
de los “Padres de la iglesia” y las traducciones, muestran que la transmisión del texto mayoritario ya había
tenido que existir antes del Siglo IV. De manera que esta teoría ya la han desechado la mayoría de los
críticos textuales.9

Unido a esto afirmaban que las lecturas del Textus Receptus tan lógicas entre sí, de un lenguaje claro y
doctrinalmente sanas no podían ser originales, sino que tenían que ser el resultado de una amplia
reelaboración redaccional. Añadido a esto se planteó la suposición de que los copistas del NT habrían tenido
más bien la tendencia de mejor corregir de por sí las palabras de las Sagradas Escrituras que tenían delante y
de ampliarlas por medio de adiciones, antes que de omitir algo (sin querer o intencionalmente). De ahí que
las “lecturas” (o variantes) más oscuras y más difícilmente comprensibles habría que considerarlas como las
originales, igual que las lecturas que ocasionaron diferencias entre las transmisiones de los
evangelios.

En algunos manuscritos muy antiguos de Alejandría y Egipto, los críticos textuales hallaron el
texto del NT que más se aproximaba a la idea que ellos tenían de lo que debía ser el “texto
original”. Estos manuscritos omitían muchas de las palabras testificadas en el 90 % de los
manuscritos de las Sagradas Escrituras, sustituían otras por expresiones más oscuras y difíciles
de comprender, contenían numerosas contradicciones y faltas gramaticales. A estos manuscritos
se les atribuyó una transmisión texual prácticamente libre de errores y “neutral”.

La transmisión bizantina, por el contrario, fue tratada con desprecio. Se dijo y se dice que sería
“falsificada” y “desfigurada”, que sería un texto “normalizado y oficialmente impuesto”, que
“con violencia había sido encerrado en un rígido esquema”. Su divulgación habría sido “dirigida
desde una central”10. El crítico textual Hort a la edad de 23 años expresó sus prejuicios contra el
texto tradicional de la siguiente manera: “Hasta hace algunas semanas yo no tenía ni idea de la
importancia de los textos, porque había leído tan poco del Testamento griego, y me arrastraba
pesadamente con ese vil Textus Receptus (…) Pensar en ese horrible Textus Receptus que se
apoya totalmente en manuscritos tardíos; es una bendición que haya estos tempranos”.11

4. ¿Son los manuscritos más antiguos los más fiables?

Los “testigos principales” de la crítica textual que supuestamente prueban el rechazo del texto
de la Reforma, son un par de copias “unciales” antiguas (unciales eran manuscritos escritos en
mayúsculas), sobre todo el Códice Sinaítico (Alef) y el Códice Vaticano (B), ambos del Siglo
IV, procedentes de la transmisión alejandrina. En ellos se omitieron o cambiaron muchas
palabras y muchos pasajes en parte importantes que se encuentran en el texto mayoritario.

Aunque estos manuscritos antiguos muchas veces se contradicen entre sí y demuestran ser
testigos muy poco fiables (véase más abajo), entre otras cosas por abundantes y graves faltas
cometidas por los copistas, casi todos los representantes de la crítica textual afirman que estos
serían los que más se acercan a los originales de la transmisión textual. Por otra parte, declaran
que son de poca importancia para el atestiguamiento de texto original, las 2.500 copias cursivas
(manuscritos escritos en minúsculas griegas) y las numerosas copias unciales (a partir del Siglo
V), que dan testimonio del “texto mayoritario”, por lo cual las rechazan y no las toman en
consideración.

La suposición de que los textos más antiguos del NT tienen que ser los más fieles, parece
lógica a primera vista. Pero ya fue rechazada y rebatida en el Siglo XIX por creyentes fieles a la
Biblia y eruditos, entre los cuales se hallan extraordinarios conocedores de la historia de los
textos, como John William Burgon12 y Frederick Henry Ambrose Scrivener de Inglaterra.

Contrastando con esta suposición, ellos han mostrado que precisamente la transmisión del texto
en los primeros siglos fue muy poco uniforme en lo que se refiere a su fidelidad.
Por lo tanto es muy importante saber si los escribientes copiaban el texto de fuentes fiables
cotejadas con los originales. En numerosos manuscritos muy antiguos se puede demostrar que
fueron escritos por copistas que trataban la santa Palabra con gran dejadez o incluso con
arbitrariedad. Esto originó errores de copia, mutilaciones evidentes del texto, pero también a
veces cambios del texto original inducidos por herejías.

Las herejías de la iglesia primitiva y las resultantes falsificaciones de la Escritura
En este contexto es importante conocer algo del trasfondo de la historia de la iglesia primitiva.
Especialmente en los Siglos II y III surgieron numerosos herejes y movimientos falsos en la
iglesia. Irrumpieron poderosas luchas relacionadas con la doctrina bíblica de Cristo y otros
temas básicos. Se escribieron evangelios y epístolas apostólicas falsificadas (“apócrifas”), con el
propósito de apoyar las falsas doctrinas. Herejes como Marción y Taciano no vacilaron en
falsificar también el texto de las Sagradas Escrituras para apoyar sus opiniones. Es conocido,
por ejemplo, que Marción utilizaba una versión abreviada y falsificada del Evangelio de Lucas,
para cimentar sus herejías. Para los gnósticos “iluminados” las escrituras del NT no eran ni
mucho menos santas e intocables, sino que pensaban que podían utilizarlas libremente, es decir,
recortarlas, cambiarlas o ampliarlas cuando fuera necesario.

Los papiros y unciales alejandrinos manifiestan una gran arbitrariedad en el trato de la santa
Palabra de Dios, como solamente pueden ser propias de partidarios de herejías. Kurt y Barbara
Aland hablan con toda naturalidad de que muchos papiros presentan “un texto ‘libre’, es decir,
un texto que de distintas maneras dispone de modo relativamente libre del texto original”. El
antiguo copista de la transmisión alejandrina se sentía “libre” para “cambiar el texto de la
Sagrada Escritura según lo que él creía objetiva, gramatical o estilísticamente correcto”. Esto es
tanto más válido para los tiempos más tempranos cuando los textos aún no tenían la canonicidad
de los tiempos posteriores (!), y mucho más en los comienzos, cuando el cristiano era consciente
de ser poseedor del Espíritu (!!)”.13

En esos tiempos había, por lo tanto, dos líneas de transmisión: Por una parte manuscritos hechos
por creyentes que retenían la fe bíblica. Estos manuscritos conservaban con todo cuidado el
texto literal divinamente inspirado, y eran comparados con los originales (o las copias directas y
atestiguadas de estos). Pero, por otra parte, había también manuscritos que se caracterizaban por
un trato del texto negligente, arbitrario y hasta a veces intencionadamente falsificante. Por eso
es importante conocer las líneas de transmisión sobre las que se apoyan, por una parte el “texto
mayoritario” y el Textus Receptus, y por otra los textos críticos. Porque es absolutamente
decisivo para una evaluación espiritual, saber de qué ambiente espiritual y en base de qué
fuentes proceden los textos que deben contener una transmisión fiel de los escritos originales.

5. El origen del texto alejandrino y del greco-bizantino

La línea de transmisión alejandrina y las herejías de Egipto

Los manuscritos Sinaítico y Vaticano y también los papiros proceden de una transmisión que
tiene su origen en Alejandría o Egipto. Esto es una región que estaba muy lejos del lugar de los
originales de modo que los escribientes difícilmente podían cotejar sus copias con las copias
primeras atestiguadas. Y los lectores tampoco podían reconocer tan fácilmente las divergencias
de los originales como en el territorio griego de Asia Menor, donde las iglesias fundadas por los
Apóstoles seguían existiendo.

Pero más grave es que precisamente en Alejandría y Egipto actuaban muchos herejes (del gr.
hairesis = doctrina equivocada, partidismo, secta) y enemigos de la fe bíblica, que estaban
influidos sobre todo por el Gnosticismo [derivado de gnosis = conocimiento secreto], el
Arrianismo y la filosofía griega. El gnosticismo era una doctrina pagana de misterio que estaba
basada en conocimientos de revelaciones demoníacas y que ya en el primer siglo comenzó a
obrar en las iglesias cristianas que se estaban formando (comp. 1 Tim 4:1-5; 1 Tim 6:20 donde
la traducción “ciencia” en el gr. dice gnosis; Col 2; 1 Epístola de Juan).

Los gnósticos enseñaban entre otras cosas un dualismo antibíblico de (buen) espíritu y (mala)
materia, la autosalvación del hombre por medio de la “iluminación” demoníaca o
“conocimiento”, el desprecio por todo lo corporal o creado (tendencia a un ascetismo
equivocado o un total desenfreno) y especulaciones pagano-ocultistas sobre la creación y el
mundo de los ángeles. Hacían una distinción entre la divinidad suprema y otro supuesto dios
creador inferior malo (“un demiurgo”), que habría hecho la creación mala y al cual identificaban
con el Jahvé del Antiguo Testamento.

El Gnosticismo “cristiano” y Orígenes como defensor de los textos alejandrinos

Bajo ropaje “cristiano”, el gnosticismo, entre otras cosas, causó una devaluación del Antiguo
Testamento (interpretándole esencialmente de manera alegórica y figurada). Los gnósticos
negaban que Jesucristo es Dios, con la misma naturaleza que el Padre; negaban que Él es desde
la eternidad el Hijo de Dios y se hizo hombre verdadero (comp. Jn 1:1-14, lo cual va dirigido
directamente contra los gnósticos), y negaban su muerte en la cruz como sacrificio expiatorio.

Para los gnósticos, Cristo era un ser angélico creado, que nunca se hizo realmente hombre (“ha
venido en carne” – 1 Jn 4:1-3) y no podía morir en la cruz por los hombres. Para otros herejes Él
era un hombre normal, aunque “espiritualmente” dotado, que nunca fue engendrado de Dios y
no era Dios desde la eternidad (la raíz del “Arrianismo”). Muchas herejías horribles sobre la
persona de Jesucristo que caracterizaron la historia temprana de la iglesia católica, tienen que
ver directa o indirectamente con la influencia dañina del gnosticismo “cristiano” y de la filosofía
griega.14

De gran importancia para la transmisión textual alejandrina fue el famoso erudito Orígenes
(aprox. 185-254). Estudió en la “escuela catequística” alejandrina dirigida por el gnóstico
“cristiano” Clemente de Alejandría, y después fue maestro de la misma. Bajo la influencia de
herejías místico-ascetas se castró el mismo. Orígenes estaba muy influido por el gnosticismo y
la filosofía neoplatónica y se le conoce como fundador de la herejía del universalismo15. Ponía
en duda la autenticidad de algunos pasajes de los evangelios, por su método arbitrario de
interpretación alegórica.

Se puede decir que Orígenes fue el primero que practicó la “crítica textual” en el sentido
científico moderno. Por eso los críticos textuales de hoy le aprecian tanto. Algunos
investigadores atribuyen a Orígenes una gran influencia sobre los manuscritos Sinaítico y
Vaticano. Estos manuscritos probablemente fueron hechos por encargo del emperador
Constantino por Eusebio de Cesarea que era gran admirador de Orígenes. Eusebio los hizo
elaborar según los principios críticos de su maestro. Así entraron en estos manuscritos
influencias gnósticas y otras influencias perniciosas de la transmisión alejandrina.

La iglesia católica occidental cuyo idioma oficial era el latín adoptó algunas lecturas
alejandrinas y las incorporó en la traducción latina de su Biblia “Vulgata”, después de haber
llegado a ser la iglesia estatal y “popular” bajo el emperador Constantino. Esto parece mostrar
que esta iglesia no era capaz de superar del todo las doctrinas erróneas de los enemigos de la fe,
porque ya en aquel entonces estaba en su interior completamente leudada por ellas y no se
encontraba ya sobre el fundamento bíblico. Con el tiempo, la Vulgata llegó a ser el texto
estándar del NT en la iglesia católica, mientras que el texto griego se fue dejando de lado casi
totalmente.

El clima seco y cálido de Egipto posibilitó la supervivencia de manuscritos alejandrinos
antiquísimos, que por sus muchos errores, inexactitudes y falsificaciones heréticas
posteriormente no se volvieron a utilizar (¡de otra manera se hubiesen deshecho!). Son testigos
de una línea lateral desfigurada de la transmisión textual, que con buenas razones se dejó de
lado, de modo que sus manuscritos en tiempos posteriores ya casi no se copiaban, porque fueron
reconocidos como no fiables y falsificados.16 Su edad, por lo tanto, de modo alguno es una
garantía para denotar su proximidad al texto original, porque la actitud arrogante y negligente de
sus escribientes, causada por herejías, les sedujo a transmitir el texto de manera desfigurada y
mutilada.

La línea de transmisión del texto mayoritario

El texto mayoritario proviene de una región (Asia Menor y Grecia), en la que muchas de las
primeras iglesias cristianas fueron fundadas todavía por los mismos apóstoles y poseían aún los
escritos originales (al menos el Evangelio de Juan, las epístolas a los Corintios, a los Gálatas,
Efesios, Colosenses, Filipenses, Tesalonicenses, Timoteo, las epístolas de Pedro y el
Apocalipsis) o copias correctas certificadas, para garantizar una transmisión fiel. En esta región
obró Timoteo (quizá hasta entrado el Siglo II) a quien el apóstol Pablo había encomendado la
tarea de guardar la Palabra de Dios (comp. 2 Tim 1:13-14). Hasta aproximadamente el año 90 el
apóstol Juan tuvo su ministerio en esta región, siendo un testigo de la verdadera transmisión,
autorizado por Dios.

En esta región, pues, había las mejores condiciones para garantizar una transmisión fiel del NT
revelado. Esto también es válido para los copistas de los escritos originales. En el primer siglo
se puede decir que en casi todas las iglesias de esta región había aún judíos creyentes, y
podemos partir de la base de que sus copias del NT estaban marcadas por su actitud sumamente
cuidadosa, caracterizada por una santa reverencia ante cada una de las letras y palabras en la
transmisión de la Escritura.

Añadido a esto hay que decir que durante muchos siglos esta región fue el “corazón del
cristianismo”, como hacen constar también Kurt y Barbara Aland: “Es seguro que Asia Menor y
Grecia fueron el centro de cristianismo primitivo, ejerciendo una influencia considerable o tal
vez incluso decisiva sobre el desarrollo del texto neotestamentario”.17 Precisamente esta
influencia se hace visible en la transmisión del texto mayoritario. Los críticos textuales, sin
embargo, se niegan a reconocer este hecho por sus prejuicios espirituales. Es, por lo tanto,
consecuente que los creyentes reconocieran y divulgaran este texto transmitido con toda
fiabilidad por la dirección y providencia de Dios. A partir del Siglo IV es generalmente
reconocido por los creyentes de habla griega en todo el imperio romano.

Con respecto a 2 Tim 1:13-14 deberíamos considerar aquí la importancia de los creyentes
sencillos guiados por el Espíritu Santo para la transmisión fiel del texto original del NT. Las
sagradas Escrituras del NT eran intercambiadas en las primeras iglesias por medio de copias
certificadas, y eran leídas con avidez (en lo que con toda seguridad tuvieron un cierto control los
apóstoles y sus colaboradores). Sobre todo en las reuniones de la iglesia se leían con regularidad
(comp. Col 4:16) con lo que quedaron bien afianzadas las palabras textuales.

De esta manera, en el corazón del cristianismo apostólico, en un período de unos 30-40 años
pudo formarse una transmisión cuidadosa del texto verdadero, antes de que irrumpieran las
influencias dañinas, falsificaciones y cosas semejantes. Por esta razón, estos creyentes podían
reconocer y rechazar escritos falsos y falsificados, a pesar de que sólo algunos de ellos poseían
copias fieles.

Una prueba contundente para la firmeza de esta transmisión fidedigna es, que también los
herejes como por ejemplo los origenistas y arrianos que pudieron consolidarse en esa región,
tuvieron que conservar ese texto transmitido, para ellos contraproducente, no pudiendo osar
meter omisiones o cambios como sus correligionarios en Alejandría.

Por el testimonio y la obra del Espíritu de Dios, el texto mayoritario que se basaba en los
originales fue tan difundido y aprobado que éste, y no las formas textuales discrepantes de
Alejandría, llegó a ser el texto predominante divulgado en todas partes. En esto, los creyentes
podemos ver la fidelidad de Dios a Sus promesas. Aún y cuando la iglesia griega ortodoxa vivió
una decadencia espiritual y apostasía parecida a la de la iglesia católica de Occidente, sin
embargo, fue hecha la guardiana del texto original por medio de la providencia y obra de Dios, a
semejanza de los rabinos incrédulos de la Edad Media que fueron los guardianes del texto
hebreo del Antiguo Testamento.

Por medio de una cadena ininterrumpida de copias, este texto fiable fue difundido en todas
partes donde vivían creyentes. En el clima húmedo del territorio mediterráneo los manuscritos
de pergamino o papiro tenían normalmente una vida de 150-200 años como mucho (puesto que
eran usados constantemente) y tenían que ser sustituidos por nuevas copias. De ahí se explica
que el texto mayoritario generalmente reconocido haya llegado a nosotros principalmente en
manuscritos relativamente tardíos: sus antecesores tempranos se desintegraron por causa del
clima y el uso frecuente y fueron sustituidos por copias fieles.

La gran fidelidad de esta línea de transmisión con respecto al trato del texto que le ha sido
confiado se muestra en la asombrosa uniformidad del texto en las muchas copias de copias, que
además proceden de regiones muy alejadas la una de la otra. Esta uniformidad solamente se
explica por el hecho de que reproducen con gran cuidado un antecedente común: los originales
inspirados.

De esta manera se explica que un manuscrito del S. XIV pueda contener una reproducción del
texto original más fiable que un manuscrito del S.II.18 Lo decisivo es: ¿procede el texto
transmitido de los escritos originales y ha sido transmitido fiel y cuidadosamente por medio de
las copias intermedias? El Texto Mayoritario presenta todas las características de semejante
transmisión cuidadosa. Los testigos más importantes de la crítica textual, en cambio,
demuestran convincentemente, lo equivocado que es afirmar que los testimonios textuales más
antiguos serían los más fiables y los que más se acerquen a los originales.

6. Los dudosos testigos principales de la crítica textual

Por medio de unos pocos datos y cifras quisiera demostrar lo poco fiables que son para la
transmisión textual los manuscritos más antiguos que han llegado hasta nosotros. Muestran
sobre qué base arbitraria está construido todo el edificio de la crítica textual moderna. Si los
testigos principales de los que presentan sus acusaciones contra el Textus Receptus no son
dignos de confianza, entonces tampoco lo son las ediciones de “Nestle-Aland” que
esencialmente se basan en ellos. El caso “Textus Receptus” merece ser de nuevo procesado y
decidido.

El Códice Sinaítico (“Alef”): Este manuscrito del Siglo IV está entre los más famosos y
reconocidos. Fue hallado por Tischendorf en el Siglo XIX en un cubo de la basura del convento
de Santa Catalina al pie del monte Sinaí. Para el crítico textual Tischendorf era el manuscrito
mejor y más puro de todos y por causa de él modificó más de 3.500 pasajes de su edición crítica
del NT.19 Es uno de los testigos textuales principales para el texto alejandrino-egipcio, que
según el prejuicio de los críticos textuales sería el que más se acerca al original. Kurt y Barbara
Aland, no obstante, evalúan la calidad de su transmisión textual con cierta reserva: “El texto,
que contiene numerosas lecturas singulares [= formas textuales que sólo se encuentran en el
Sinaítico. Nota del autor, R.E.] (y descuidos), fue sobreestimado excesivamente por
Tischendorf; en su valor es bastante inferior a B [= Códice Vaticano] (…)”.20

Esta confesión está formulada con bastante finura y embellecimiento. Burgon ha contado
solamente en los Evangelios 1.460 lecturas discrepantes, que no se hallan en ningún otro
manuscrito – es decir, ¡casi 1.500 casos en los que este “testigo”, incluso bajo los criterios de la
crítica textual, muy probablemente está equivocado! El manuscrito está plagado de evidentes
faltas de los copistas y negligencias, como la omisión de líneas enteras y palabras. En
comparación con el Textus Receptus, el Códice Sinaítico omite 3.455 palabras solamente en los
Evangelios, añade 839, sustituye 1.114 palabras por otras, cambia el orden de 2.299 palabras en
distintas frases y modifica 1.265 palabras, ¡de manera que resulta en un total de 8.972
diferencias! Al menos 10 correctores se esforzaron posteriormente en arreglar una parte de estos
errores.21

Más grave que esto es que el Sinaítico, que se originó bajo la influencia de Orígenes, contiene
numerosas omisiones y cambios que indican un menoscabo intencionado efectuado por
partidarios de herejías. El Sinaítico omite por ejemplo “Hijo de Dios” en Mr 1:1, “en mí” en Jn
6:47, “que está en el cielo” en Jn 3:13, la ascensión en Lc 24:51, cambia “¿crees tú en el Hijo de
Dios?” en “¿crees tú en el Hijo del Hombre?” en Jn 9:35 y en 1 Tim 3:16 dice “El” en lugar de
“Dios”. Es uno de los tres (!) manuscritos que omiten el final de Marcos 16, y también omite Jn
7:53-8:11. A cambio contiene la “epístola de Bernabé” y el “Pastor de Hermas”, escritos
católicos tempranos caracterizados por herejías, ¡que los editores “de confianza” de este códice
consideraban como santas escrituras!

El Códice Vaticano (B): El segundo testigo principal de la crítica textual es un manuscrito del
Siglo IV procedente de la biblioteca del Vaticano. Está estrechamente relacionado con el
Sinaítico, de modo que los investigadores textuales suponen que tuvieron un antecedente
común. La calidad de esta copia es algo mejor que la del Sinaítico, aunque aquí también hay
muchas faltas de los copistas y negligencias. En los Evangelios solamente contiene 589
variantes, que no se hallan en ningún otro manuscrito. En comparación con el Textus Receptus,
Burgon ha descubierto que omite en los Evangelios 2.877 palabras, añade 536, sustituye 935 por
otras, cambia la posición de 2.098 palabras en la frase y modifica 1.132 palabras, de modo que
resulta un total de 7578 diferencias.

El Códice Vaticano ha sido para muchos críticos textuales, y de manera especial para Westcott
y Hort, el texto consumado “puro”, sin influjos ajenos, que ponían casi al mismo nivel que el
original. Pero la crítica textual ya ha tenido que deshacerse de este dogma insostenible.22 El
Códice Vaticano muestra un estrecho parentesco con el Papiro P75 que es más antiguo que él, y
coincide con el Sinaítico en muchos pasajes cuando se trata de discrepancias del texto
transmitido originadas por herejías.

A pesar de que estos dos testigos principales contradicen tan a menudo al texto tradicional,
desacreditan su testimonio por el hecho de que entre ellos dos constantemente están en
desacuerdo. El investigador textual Herman Hoskier descubrió que el Sinaítico y el Vaticano ¡se
contradicen 3.036 veces en los Evangelios!23 ¡Calculado esto en una página normal de la Biblia,
esto equivaldría a 30 pasajes contradictorios por página! Esto nos hace recordar un versículo de
la Biblia: “Porque muchos decían falso testimonio contra él, mas sus testimonios no
concordaban” (Mr 14:56). La señal bíblica de un testimonio verdadero, sin embargo, son varios
testigos que coinciden en decir lo mismo. Estos no los hallamos entre los manuscritos egipcios,
sino solamente en la transmisión mayoritaria.

Los Papiros: En el Siglo XX la crítica textual añadió los manuscritos tempranos en papiro (casi
todos del Siglo II y III) como testigos al lado del Sinaítico y Vaticano. Muestran un parentesco
interno con estos por su procedencia común de Egipto y el trato negligente y arbitrario del
texto.24 Algunos de estos papiros, sobre todo el P75 pertenece a los testigos del texto alejandrino.
Otros, sin embargo dan testimonio de la existencia de lecturas típicamente mayoritarias que
datan ya del Siglo II y III, y son, por lo tanto, testigos indirectos de la defensa y no de la
acusación contra el Textus Receptus.25

Códice de Beza (D): Durante un cierto tiempo otro manuscrito antiquísimo desempeñó un papel
muy importante para la crítica textual: el Códice de Beza (Códice D) del Siglo V. Es uno de los
manuscritos más arbitrarios y corruptos de todos, pues contiene un número extraordinario de
omisiones, cambios y añadiduras de interpretación libre. Es interesante que su origen también se
dice que es Egipto.26 En algunas ediciones del “Nestle-Aland” hasta la 25ª edición se estimó de
tanto valor, aún estando casi totalmente solo, que se tomó como base para justificar una serie de
omisiones y desfiguraciones arbitrarias. Hoy se le ha vuelto a quitar mucho del valor atribuido a
este “testigo principal” de la crítica textual.27

También en el texto de “Nestle-Aland” actual se da claramente preferencia a la transmisión
alejandrina con su pequeña minoría de unciales. En la mayoría de los casos se da más peso al
conjunto del Sinaítico, Vaticano y los antiguos papiros. Es interesante que en algunos pasajes ya
se han reconocido lecturas mayoritarias – pero sólo, en la medida en que se han hallado también
en los viejos unciales. Por lo general, el juicio arbitrario de la crítica textual sigue siendo que la
cantidad abrumadora de manuscritos de la tradición textual bizantina “(…) están fuera de
consideración para el trabajo de la crítica textual”.28

7. Los métodos de la crítica textual racionalista y sus frutos

Vemos, pues, que la sentencia contra el Textus Receptus la han pronunciado jueces parciales en
base de testigos de poco crédito. Por eso es necesario que los creyentes vuelvan a ocuparse de
este caso y comprueben ellos mismos con qué métodos este alto tribunal autodesignado ha
llegado a su veredicto. Se trata aquí de cosas absolutamente esenciales: el carácter intocable y la
pureza de la Palabra de Dios, que para nosotros es nuestro Pan de vida y suprema autoridad para
nuestra vida. Nosotros como hijos de Dios ¿podemos dejar la Palabra de la Escritura en manos
de la crítica textual siendo ésta una ciencia secular, para que procedan como mejor les parezca a
ellos? Hay buenas razones para no hacerlo.

¿Se puede proceder con la Biblia como con las obras de Platón u Homero?

Un principio declarado de la crítica textual es que la historia textual del NT habría que
estudiarla como la de cualquier otro documento antiguo. Westcott y Hort afirman esto en la
introducción a su edición crítica del NT: “Los principios de la crítica textual (…) son válidos
para todos los textos antiguos, que han quedado conservados en una mayoría de documentos. El
ocuparse con el Nuevo Testamento no requiere ni justifica ningún principio diferente cualquiera
que sea”.29

La crítica textual, por lo tanto, no considera al Nuevo Testamento como Palabra de Dios, sino
como un documento de la antigüedad como tantos otros más, que se puede tratar con el bisturí
científico de igual manera que los manuscritos de las obras de Homero o Platón. Lo que se
hallaba en el texto original del NT lo han de averiguar solamente algunos eruditos por medio de
conclusiones racionales.

Precisamente este principio básico “neutral” y “científico” es el que jamás debe adoptar un
creyente. El Nuevo Testamento no es palabra de hombres, sino la santa Palabra de Dios,
inspirada por Dios mismo. Dios mismo hizo escribir palabra por palabra los escritos del NT por
medio de sus apóstoles y profetas, y Dios ha prometido que velará sobre ellas y las guardará. El
NT es el fundamento de “la fe que ha sido una vez dada a los santos” (Jud 3).

Una investigación que niega el carácter de la Sagrada Escritura como Palabra sobrenatural
revelada por Dios, jamás puede ser aceptada por los creyentes; y tampoco es capaz de sacar a
luz ninguna verdad, porque está edificada sobre una mentira. El hombre como juez y señor
sobre la Palabra revelada de Dios – esta premisa equivocada y audaz ya debería motivar a
cualquier creyente fiel a la Biblia a rechazar las conclusiones de la crítica textual, porque, en el
fondo, no pueden ser correctas.

El principio del “¿Conque Dios ha dicho?”

El punto de partida de la crítica textual racionalista fue el rechazo del texto básico griego, del
Textus Receptus, aceptado por los creyentes de la Reforma. Lo que la fe sencilla consideraba
como Palabra de Dios con autoridad, era cuestionado sistemáticamente por los eruditos según el
lema: “¿Conque Dios ha dicho?”. Con argumentos pensados con astucia y unas construcciones
mentales dudosas se calificaron de añadiduras posteriores y de falsificaciones humanas algunas
partes de la Biblia.

Esto ya muestra la afinidad interna con la “crítica bíblica” en sí, que emprende la misma
empresa con argumentos de la “crítica literaria”. Los que ellos mismos se han designado jueces
sobre la Palabra de Dios han dado su veredicto de “Falso” sobre muchas palabras preciosas de la
Escritura, palabras que a través de todos estos siglos pasados los creyentes han amado y
estimado, y finalmente incluso se las quitaron de la Biblia.

Los intentos de la crítica textual en el fondo tienen la finalidad de derrocar la Palabra de Dios
como autoridad última y someterla al juicio de la sabiduría y ciencia humana. Kurt y Barbara
Aland lo dicen casi abiertamente: “Todos los esfuerzos expuestos para liberarnos de la
supremacía del Textus Receptus, hay que estimarlos tanto más, puesto que esa época era de la
opinión de poseer en él infaliblemente el texto literal del Nuevo Testamento inspirado por Dios
mismo (y esto hasta el más mínimo detalle) (…)”.30

La autoridad de la Palabra transmitida y dada por Dios primeramente se puso en duda; luego
cuando hubieron “derribado” el texto transmitido, levantaron sobre los creyentes la autoridad de
la sagacidad erudita y del intelecto actuando a rienda suelta. El resultado fue la inseguridad y
confusión, y después los graves recortes y cambios en el texto de la Biblia.

Ceguera frente a las falsificaciones heréticas en la transmisión

Aunque los críticos textuales saben muy bien de la historia de la iglesia, que precisamente los
primeros cuatro siglos estuvieron marcados por poderosas luchas espirituales y las más diversas
tendencias heréticas, que no tenían escrúpulos en cambiar el texto de los escritos
neotestamentarios, se resta importancia a esta circunstancia y a penas se tiene en cuenta.
Westcott y Hort, por ejemplo, afirman que no habría “indicios para una falsificación
intencionada del texto con fines dogmáticos”.31 También Kurt y Barbara Aland expresan
imparcialmente que en Egipto “la Gnosis al comienzo parece ser que desempeñaba un papel
predominante”, pero a pesar de esto, sitúan nada menos que en esa provincia la “transmisión
relativamente fiel” del “texto normal”.32

De la misma manera que la crítica textual incrédula cierra los ojos ante el hecho de que la
Palabra es una revelación divina y es guardada por Dios, así tampoco ve los ataques de Satanás
contra la Palabra de Dios, que dejó desfigurar y mutilar por medio de sus instrumentos, los
transcriptores inducidos por herejías. Esta ceguera también tiene que conducir a errores.

Los dudosos métodos de interpretación de los críticos textuales33

Ya hemos visto que el principio fundamental defendido por la crítica textual hasta el día de hoy,
que los testigos textuales mejores serían los más antiguos, en la historia del NT ya no es
sostenible ni siquiera según los criterios científicos. Esto es tanto más válido a la luz de una
evaluación espiritual. En el fondo, la crítica textual implícitamente y quizá de modo
inconsciente tiene una preferencia por la línea de transmisión alejandrina, por Orígenes y el
gnosticismo, por la tradición de transcriptores “libres” y la cristología “sin dogmatismos” de los
herejes, que se acerca mucho más a las convicciones religiosas de la mayoría de los críticos
textuales que la cristología “dogmático-ortodoxa” del texto mayoritario.34

Otros principios metódicos de la “crítica textual” también son dudosos bajo puntos de vista
espirituales. Por ejemplo, existe la regla de que la “lectura” (= variante del texto) más difícil
(oscura, poco clara) habría que considerarla como la más cercana al original. Las lecturas, sin
embargo, que armonizan con otras partes del NT y son claras y fácilmente comprensibles, se
explicarían, según ellos, con retoques estilísticos e intervenciones posteriores. Con esto insinúan
que la Escritura originalmente habría sido oscura y contradictoria – aquí también la raíz está en
no creer en la inspiración.35 Aparte de esto se pasa por alto el hecho de que para los creyentes
verdaderos cada palabra de los escritos neotestamentarios era santa e intocable, y que jamás
hubiesen osado añadir o quitar algo (¡comp. Ap 22:18-19!)

Otra regla igualmente arbitraria es que, en caso de duda, la variante más corta sería la genuina.
Con esto restan importancia al gran peligro que existía precisamente en la escritura griega
uncial de omitir pasajes sin querer; así pueden dar preferencia a las reducciones alejandrinas.
Donde la Escritura ofrece dos o tres testimonios de una afirmación, de acuerdo con el principio
espiritual de 2 Cor 13:1, los críticos textuales espiritualmente ciegos explican que el segundo y
tercero habrían sido añadidos por motivos de la “armonización”. Donde el Textus Receptus está
completo y claro, y el alejandrino reducido y difícil de comprender, explican que las palabras
que dan el sentido han tenido que ser añadidas después, habiendo que suponer aquí más bien
que tales palabras que figuran en 99 testigos textuales y en uno no, fueron omitidas por este
último, antes que añadidas (comp. p.ej. 1 Cor 11:29).

Los críticos textuales se levantan como jueces y señores sobre la Palabra de Dios

Todo esto no nos debe asombrar, si tenemos en cuenta que la ciencia secular ya en su principio
fundamental niega la existencia y el obrar de Dios, excluyendo de su modo de proceder
“estrictamente objetivo” los puntos de vista espirituales de la fe, para poder ser considerada
como “ciencia”. Los representantes en cabeza de la “crítica textual” son casi todos científicos
incrédulos que rechazan la inspiración y con ello el carácter de revelación divina de la Sagrada
Escritura.

Pero también los científicos creyentes o teólogos tienen que adaptarse a este dictado si no
quieren caer en deshonra y desprecio. La fe y lo divino no puede entrar en las argumentaciones
de la crítica textual sobre el NT, de otra manera se es considerado como un fanático retrasado y
dogmático, que trabaja “poco científicamente” y no se puede tomar en serio. Toda “crítica
textual científica” en el fondo, parte de la base que el hombre con su inteligencia tendría el
derecho y sería capaz de decidir él mismo, lo que estaba escrito en los manuscritos originales y
lo que no.

Algunos que apoyan el texto de Nestle-Aland objetan que también han participado algunos
creyentes en la crítica textual. Entre ellos, por ejemplo, Bengel, Tregelles, Darby y Kelly. Es
cierto – pero ¿hace esto una diferencia para la evaluación espiritual de la crítica textual? Hay que
suponer que estos hombres con toda seguridad actuaron con las mejores intenciones, pensando
que por medio de la investigación de ciertas variantes se podrían aproximar más al texto original
del NT. Pero esto no significa que tengamos que aceptar como correctas sus convicciones en el
ámbito de la crítica textual, por el mero hecho de que eran hijos de Dios y en parte, apreciados
maestros de la Biblia. Al contrario, esto nos muestra que algunas veces incluso creyentes
espiritualmente maduros y cimentados en la doctrina bíblica pueden dejarse desviar del sencillo
punto de vista de la fe en determinados ámbitos, por medio de corrientes intelectuales erróneas.

No obstante, es interesante que, por ejemplo, John Nelson Darby no aceptó en sus traducciones
la mayoría de las variantes que no coincidían con el Textus Receptus, cuando tocaban la obra
redentora de Jesucristo y el hecho de que era el Hijo de Dios. De ahí que la Biblia alemana
“Elberfelder” antes de la revisión tenga en algunos versículos todavía el texto de la Reforma,
mientras que después de la revisión se aparta de él (p. ej. 1 Tim 3:16; Jn 9:35; Mt 1:25; Mt
18:11). A pesar de ello es lamentable que también esta traducción antigua en gran parte
excelente, por medio de paréntesis pone en duda por ejemplo la revelación transmitida de Mr
16:9-20 o Jn 7:53 a 8:11. De modo que tenemos que constatar que la crítica textual tampoco
produce buenos frutos en los casos en que la han practicado creyentes.

La gran miseria en la iglesia de hoy es que la gran mayoría de los pastores, maestros, teólogos y
predicadores de la Palabra confían de buena fe en el juicio de la crítica textual sin sentir la
necesidad o sin atreverse a formarse una opinión propia en la cuestión sobre el texto genuino del
NT guardado por Dios. Detrás de esto, lamentablemente, hay en algunos creyentes una fe
equivocada en la ciencia, una confianza descarriada en el progreso de la crítica textual con su
“investigación objetiva”, que al fin y al cabo se supone que es la que mejor tiene que saber lo
que está en el NT y lo que no. Algunos creyentes aceptan los principios, métodos y resultados
de la crítica textual sin reconocer que en el fondo no son conciliables con su propio punto de
vista de la fe.

¿Cuál es el resultado de la influencia de la crítica textual sobre las Biblias modernas? La base
textual imperativa de la mayoría de las ediciones modernas de la Biblia, el texto de Nestle-
Aland, queda determinado por debates y a menudo por voto mayoritario de un pequeño grupo
internacional de científicos partidarios de la crítica bíblica, entre los que se encuentra también
un representante de alto rango de la iglesia católica. Este círculo selecto de eruditos instaurado
por la unión mundial liberal de sociedades bíblicas decide lo que millones de cristianos
creyentes leen y aceptan como Palabra de Dios.36

¡Las nuevas ediciones del “Nestle-Aland” son nada menos que un texto ecuménico universal! En 1968, el Vaticano y las Sociedades Bíblicas Unidas acordaron unas directrices según las cuales ¡se habría que utilizar exclusivamente este
texto en las iglesias, ediciones de la Biblia, en los estudios universitarios y en las escuelas! Esto
debería dar mucho que pensar a todos los cristianos sumisios y fieles a la autoridad de la Biblia.

Cuando este círculo ecuménico de eruditos tacha una frase de la Biblia, entonces en la próxima
edición de muchas Biblias en el mundo faltará esa frase; cuando cambien algunas palabras,
¡entonces repercute en las Biblias modernas de muchos países del mundo! En cuanto a las
palabras genuinas de la Sagrada Escritura, los creyentes que se han decidido por Biblias
modernas críticas tienen que confiar en las conclusiones de la razón de estas personas, de las
que la Palabra de Dios dice que tienen el entendimiento entenebrecido y son incapaces de
conocer las cosas de Dios, porque tienen que ser juzgadas espiritualmente (véase Ef 4:18; 1 Cor
2:9-16).

8. La Palabra de Dios queda relativizada – el fruto de la crítica textual en las
Biblias modernas

El objetivo declarado de los críticos textuales era derribar el Textus Receptus como texto
estándar del NT y levantar otro estándar en sus ediciones logradas científicamente. Pero hay que
decir que cada edición “científica” del texto contradice a la anterior en muchos puntos, siendo
cambiadas una y otra vez en base de nuevas teorías y juicios subjetivos, de modo que la crítica
textual hasta el día de hoy no ha podido proporcionar un texto del NT realmente definitivo y
fiable.

El fruto de la crítica textual: el texto del NT “está abierto a todo cambio”

Aquí se ve claramente el abismo infranqueable entre el pensamiento mundano científico y el
punto de vista espiritual de la fe. El creyente necesita un fundamento firme para su vida
espiritual. Para él, la Biblia es la Palabra de Dios y con ello la eterna y firme roca. Confiesa con
el autor del himno alemán:

Señor, Tu Palabra, tan precioso don
antes que riquezas, bienes y mansión,
que me conserves este oro
ante todo te imploro.
Si Tu Palabra deja de valer, no sé,
¿sobre qué reposará la fe?
Mundos miles no me importan,
pero Tu Palabra es mi Pan.

Pero para los críticos textuales incrédulos, esta Palabra es el objeto sin vida que sajan con su
bisturí científico. Como todo en el pensamiento científico, es relativa. El pensamiento
racionalista por naturaleza pone en duda y cuestiona todo. Una edición científica del texto es el
resultado provisional de suposiciones y construcciones mentales.37 Está sometida a la discusión,
al progreso, al análisis crítico y mañana puede ser completamente diferente a como es hoy.
Kurt y Barbara Aland explican abiertamente ante su 26ª edición del “Nestle-Aland”: “Por
supuesto que el nuevo texto no es algo estático o fijo”. Todos los miembros del comité de
editores (…) están de acuerdo en que se publica ‘ad experimentum’ [= a modo de prueba – R.E.]
y que está abierto a todo cambio – con tal de que los argumentos sean convincentes”.38 Pero este
texto “experimental, provisional” se toma como norma imperativa y en él se basan la mayoría de
las ediciones modernas de la Biblia en todo el mundo.

Así que cuando a los críticos textuales les parece apropiado están dispuestos en todo momento a
introducir cambios en las Biblias modernas según su parecer. Si mañana alguien cualquiera
sacara del desierto egipcio un viejo manuscrito de los evangelios falsificado por los gnósticos,
parecido a lo que ocurrió con los hallazgos de Qumrán, podría ser que algunos años más tarde el
lector de alguna Biblia “moderna” tenga que prescindir de palabras de la Biblia que en la
edición anterior aún estaban contenidas, y a cambio le pusieran delante como “Palabra de Dios”
los inventos de falsos maestros herejes.

Si tenemos en cuenta el revuelo artificial que hubo por los manuscritos dudosos de la secta de
Qumrán, esto no es un temor muy disparatado. Algunas traducciones de la Biblia contienen ya
cambios en el Antiguo Testamento basadas en los manuscritos de este grupo marginal herético
del judaísmo. La Biblia “moderna” basada en la “ciencia de la crítica textual” hace de la
Palabra de Dios eterna una cosa movediza, relativa y sometida a los “avances de la ciencia”.

El lector creyente de una Biblia crítica no puede estar seguro de lo que en realidad es
exactamente Palabra de Dios y lo que no. Sin que él lo sepa ha recibido la Palabra de Dios, de la
que vive, en la forma abreviada y desfigurada de la transmisión alejandrina. Con ello es privado
de numerosos testimonios inspirados que Dios había dado por su Espíritu con la intención de
edificar a los creyentes. Nuestros ejemplos en los Apéndices darán una primera impresión de las
pérdidas espirituales que tendrán que sufrir los lectores de Biblias críticas.

Haciendo callar a testigos de la verdad

Muchos partidarios “evangélicos” de la crítica textual objetan aquí que los pasajes tachados no
derrumban ninguna doctrina de la Escritura y que para las declaraciones quitadas habría muchas
veces otros testimonios en la Biblia. Aunque esto es verdad, se pasa por alto que la Palabra de
Dios es un conjunto perfecto y armonioso, en el que cada palabra tiene su importancia. Incluso
la desaparición o desfiguración de una sola palabra afecta al conjunto y al efecto edificante de la
Escritura. Pero en total se están omitiendo o cambiando miles de palabras inspiradas.

Los defensores creyentes de la crítica textual pierden de vista especialmente un principio básico
espiritual: el de los dos o tres testigos, que hallamos una y otra vez en la revelación del Nuevo
Testamento (comp. 2 Cor 13:1: “Por boca de dos o de tres testigos se decidirá todo asunto”). A
menudo los múltiples testimonios de la misma declaración sirven para confirmar y realzar la
importancia de afirmaciones espirituales en la Palabra de Dios, y así lo enfatizan con razón
muchos exégetas. No son “repeticiones superfluas”, sino componentes imprescindibles de la
revelación dada por el Espíritu de Dios.

Si la crítica textual en Col 1:14 ha dejado solamente las palabras “en quien tenemos redención”,
omitiendo “por su sangre”, palabras que escandalizan tanto a los liberales de todos los matices,
quizá dirá alguno: “¡Pero si en Ef 1:7 tenemos la misma afirmación otra vez! ¡Si no ha pasado
nada!” Pero tenemos que responder: Sí, ha ocurrido algo grave: ¡La crítica textual nos ha robado
el segundo testimonio para esta afirmación tan valiosa! Cuando tenemos que subirnos en una
silla, para hacer algún trabajo y alguien viene y nos sierra un trozo de una pata, tampoco
decimos: No importa, ¡pues las otras tres patas han quedado ilesas! Cuando en un juicio de
repente son asesinados dos de tres testigos o son obligados a retractarse de su testimonio, nadie
lo consideraría como una cosa leve.

Allí donde un crítico textual en su insensatez espiritual califica de “añadidura armonizadora” a
las palabras de Mt 18:11 “Porque el Hijo del Hombre ha venido para salvar lo que se había
perdido” y las recorta de la Palabra inspirada, entonces los creyentes no deberían seguirle
sumisos, sino reconocer lo que de hecho está ocurriendo aquí: Se está quitando el segundo
testimonio para Lc 19:10, y con Lc 9:56 además se roba un tercer testimonio, de modo que esta
declaración tan sumamente importante para el evangelio queda seriamente debilitada en las
Biblias críticas. El Evangelio según San Mateo tan importante, por consiguiente, no contiene
más esta declaración. Son daños espirituales de mucho peso para los lectores creyentes de la
Biblia.

Palabras de Dios desaparecen por decisión de los eruditos

Añadido a esto, es posible que en las Biblias críticas desaparezcan de pronto palabras de Dios
familiares y amadas, según la decisión arbitraria de la ciencia secular, sin dar cuentas de ello a
nadie. Así por ejemplo, en la Biblia de Lutero, de 1912 el evangelio de Marcos comienza así:
“Principio del evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios”. La Biblia alemana de Elberfeld antigua,
no revisada, decía lo mismo.

Pero en la primera y segunda revisión de la Biblia de Elberfeld revisada, que afirma utilizar el
mejor texto griego39, de buenas a primeras eliminaron de las Biblias tan supuestamente
modernas y fidedignas las palabras “Hijo de Dios”, siendo una afirmación tan central. En una
nota al pie informaban que: “Algunos manuscritos antiguos añaden: Hijo de Dios”. El lector,
obviamente, tiene que suponer que no eran inspiradas. Pero, cosa extraña, en las revisiones más
recientes de la Biblia de Lutero, la de 1972 y la de 1984, y en la de Elberfeld actual, ¡vuelve a
aparecer de nuevo esta afirmación! ¿Cómo es esto posible? La 26ª edición de Nestle-Aland, sin
llamar la atención, había revisado algunas de las decisiones más arbitrarias del Nestle-Aland
anterior (el NA 25) y había vuelto a introducir las palabras “Hijo de Dios” en su texto.

Esto es sólo un ejemplo del texto básico “movedizo” de las Biblias modernas, relativizado y
sometido a la arbitrariedad de los eruditos. Algo parecido ocurrió y ocurre en varios pasajes en
diferentes ediciones modernas de la Biblia que siguen a NA en lugar de seguir el texto
tradicional. En el Apéndice se hallan más ejemplos. Especialmente grave es la omisión, o puesta
en duda de tan importantes testimonios sobre nuestro Señor como Lc 24:36, omisión apoyada
solamente por el corrupto Códice D.

Las notas críticas minan la fe en la fiabilidad de la Escritura

El daño para los lectores de la Biblia no sólo se produce en los pasajes borrados o cambiados
por la opinión de los críticos textuales. Muchas ediciones críticas de la Biblia han insertado
multitud de notas originadas por la crítica textual en lugares donde se encuentra el texto
genuino, pero con ello le ponen en duda (La Biblia de las Américas solamente en los evangelios
tiene ya 96 notas; Dios Habla Hoy tiene 58 notas críticas en los evangelios, la Reina-Valera
Revisión del 95 tiene 55 y la Reina-Valera Actualizada 361 notas críticas solamente en los
evangelios).

Estas notas son una siembra sistemática de dudas acerca de la transmisión fiable del NT. En Mt
17:21: “Pero este género no sale sino con oración y ayuno”, dice la nota en la Biblia de las
Américas: “Varios manuscritos antiguos no incluyen este vers.” (dicho sea de paso, son el
Sinaítico, el Vaticano y 3 manuscritos más). ¿Es este versículo parte de la Palabra inspirada de
Dios? ¿Habría que tomarle menos en serio que los versículos anteriores? Peor aún es la nota de
Mr 16:9-20: “Algunos mss. más antiguos no incluyen los vers. del 9 al 20”; (¡faltan sólo en el
Sinaítico y Vaticano, y en una cursiva tardía!). Con ello se deja libre al lector si quiere aceptar
como inspirada por Dios y genuina la parte final del Evangelio de Marcos o no. “¿Conque Dios
ha dicho?” – muchas veces nos encontramos con este principio básico de la crítica textual.

Con estas omisiones, las traducciones liberales, como p. ej. la traducción ecuménica unida,
manifiestan abiertamente su tendencia crítica frente a la Biblia. Valga como ejemplo la nota al
pie de Jn 7:53-8:11: “Esta parte no pertenece al conjunto del Evangelio de Juan; los mejores
testigos textuales no lo transmiten. El relato (!), sin embargo, representa probablemente una
transmisión antigua, y en cuanto al contenido pertenece al Evangelio”. En la Edición de Estudio
de la Biblia Reina-Valera 1995 leemos: “Este texto no aparece en la mayoría de los manuscritos;
otros lo incorporan en lugar diferente. El relato parece haber sido una historia conservada
primero en forma independiente y luego incluida aquí”. De esta manera, palabras de Dios
preciosas, no solamente se califican de no inspiradas e “inclusión posterior”, sino que de modo
general se difunde la inseguridad sobre la transmisión textual del NT – una inseguridad
completamente injustificada, que nace únicamente de las teorías equivocadas de la crítica
textual.

Hay que decir también que las notas críticas en las Biblias muchas veces están formuladas de
manera más positiva de lo que es la realidad, como encubriendo y desorientando, para que el
lector no pueda reconocer la arbitrariedad y lo dudoso de las decisiones de la crítica textual. Por
una parte incluyen una valoración como “los manuscritos mejores, los más fiables dicen…” (con
lo cual se refieren siempre al Sinaítico, Vaticano y los manuscritos alejandrinos). Por otra parte
exageran donde, hablando del Sinaítico y Vaticano, dicen: “Algunos manuscritos más antiguos
no incluyen los vers. del 9 al 20” [cita de la Biblia de las Américas]. Cualquier lector normal pensará que
detrás de la expresión “algunos” habría entre cuatro y doce manuscritos, pero seguro que no
supondrá que son sólo dos. Seguramente que tendría otra impresión de todo esto, si leyera: “Los
versículos 9-20 faltan en dos de los manuscritos más antiguos”. Más leal y honesto sería si
añadieran: “pero se hallan en muchos cientos de testigos textuales de todo el mundo, incluido el
Códice A, W y D del Siglo V.”

Este trato duduso de la verdad se manifiesta también en las omisiones originadas por el temible
Códice D, apoyadas sólo por un manuscrito del NT entre miles. Poniendo en duda Lc 24:36 la
primera revisión de la Biblia de Elberfeld, por ejemplo dice: “En algunos manuscritos falta esta
frase final”. Esto se refiere al Códice D. ¿Cómo denominar tal trato de la verdad? Y no es
solamente esta traducción de la Biblia la que se preocupa de “borrar las huellas”. La traducción
unida escribe casi lo mismo sobre este versículo: “La primera parte de este v. falta en algunos
testigos textuales antiguos”. Igualmente parcial y presentando los hechos más positivos de lo
que son en realidad, es el otro extremo, cuando la Biblia de Elberfeld revisada, por ejemplo,
dice “Algunos mss posteriores añaden…” refiriéndose, como en Hch 20:15 a todos los testigos
de la transmisión mayoritaria, que serán más de mil manuscritos.

Los frutos espirituales peligrosos de las Biblias críticas

Para la iglesia creyente es también de suma importancia examinar la tendencia espiritual de las
omisiones y de los cambios que la crítica textual ha introducido en sus versiones del NT. Si
estudiamos los pasajes que se apartan del texto recibido bajo este punto de vista (véase los
ejemplos en el Apéndice I),40 nos daremos cuenta que efectivamente ninguna de las grandes
doctrinas del NT ha podido ser puesta en duda completamente o minada por estos cambios; no
se le ha permitido a Satanás llegar a tal extremo en el menoscabo de la Palabra de Dios. Pero sí
ha quedado perjudicado y oscurecido el testimonio bíblico de muchas doctrinas importantes.
Especialmente la doctrina de la Escritura sobre el Señor Jesucristo, el hecho de que es Hijo de
Dios y Su obra de redención.

Los cambios introducidos por la crítica textual tienen una tendencia espiritualmente destructora
y dañina para la fe bíblica. Al contrario, fomentan la apostasía del cristianismo de los últimos
tiempos por las falsas variantes introducidas. Apoyan herejías como el gnosticismo, el
universalismo y el arrianismo; fomentan el ecumenismo por medio de cambios “católicos” y
ayudan a mezclar las religiones por el debilitamiento de la doctrina bíblica de la salvación
solamente por la fe en Jesucristo (p. ej. “el Padre” en lugar de “el Padre de nuestro Señor
Jesucristo” en Ef 3:14). Los cambios introducen errores, contradicciones y puntos oscuros en la
Escritura, minando la fe en la inspiración y falta de errores de la Palabra de Dios. En muchos de
los casos le privan al creyente de palabras y afirmaciones importantes y preciosas, que durante
siglos se consideraban como Palabra de Dios sin duda alguna.

En todo esto queda de manifiesto una cosa: las Biblias críticas, de manera directa o indirecta,
contribuyen a sembrar inseguridad en los creyentes. Hacen de la eterna Palabra de la Biblia dada
por Dios una cosa cambiable, sometida al juicio de los hombres y atizan las dudas, si realmente
toda la Escritura es inspirada por Dios – siendo estas dudas completamente injustificadas, pues
nacen del falso espíritu de la ciencia incrédula. Nuestro Señor Jesucristo nos ha dicho: “Por sus
frutos los conoceréis”. ¡Dios no siembra la duda en cuanto a Su Palabra! Cada cual que juzgue
él mismo de quien procede la crítica textual moderna.

Lo triste es que estas versiones de la Biblia son aconsejadas por muchos maestros bíblicos,
predicadores y otros responsables creyentes, seguramente con las mejores intenciones y con
buena fe. No queremos acusar a ningún creyente de querer introducir intencionadamente en el
pueblo de Dios la nefasta influencia de la crítica textual. Muchos partidarios creyentes de la
crítica textual desconocen el trasfondo espiritual; algunos son presos de una confianza errada en
la ciencia tan supuestamente “objetiva”. Precisamente los hermanos fieles a la Biblia, que
defienden aún la autoridad y perfección de la Palabra de la Sagrada Escritura, casi nunca son
conscientes de que sus Biblias críticas contradicen a su propia convicción espiritual.

9. La iglesia creyente necesita una posición propia, basada en la Biblia, sobre
la transmisión textual

El resumen dado hasta ahora sobre el modo de proceder de la crítica textual y sus frutos
perjudiciales se ha hecho con la intención de poner de manifiesto una cosa: En lo que se refiere
a la cuestión sobre cuál es el texto del NT genuino, fiable y dado por Dios, los creyentes no
deben seguir ciegamente los juicios de la crítica textual y de la teología influida por esta. ¡Esta
cuestión tan sumamente importante tiene que ser juzgada espiritualmente por personas
espirituales (es decir, nacidas de nuevo)! ¿Cómo, pues, se puede obtener un punto de vista sobre
el texto del NT, que brote de la fe bíblica? Como en todas las demás cuestiones también, el
fundamento ha de ser la Sagrada Escritura misma. Queremos intentar iluminar brevemente esta
pregunta sobre la base de unos principios fundamentales bíblicos.

Principios básicos de un punto de vista bíblico sobre la transmisión textual

Cada creyente debería partir de tres principios básicos, cuando considera la transmisión del NT:

1. Toda la Escritura es inspirada por Dios. La doctrina en 2 Tim 3:16, 2 P 1:20-21 y otros
testimonios de la Escritura nos muestra que toda la Biblia, todo el AT y todo el NT, palabra por
palabra son inspirados y por lo tanto Palabra de Dios, revelación divina autoritativa y perfecta.
En ninguna manera y en ninguna parte es meramente palabra de hombres, aunque Dios haya
usado a santos hombres para escribirla. Como Palabra del Dios vivo podemos aceptarla para
nosotros sin reservas, con una fe sencilla y obedecerla de todo corazón (comp. 1 Tes 2:13).

2. Dios cuida de su Palabra. El Señor Jesucristo dice en Mr 13:31: “El cielo y la tierra pasarán,
pero mis palabras no pasarán”. Si Dios ha dado esta Palabra, para edificar y guiar a los
creyentes, entonces Él, el Todopoderoso, la conservará para su iglesia hasta el fin de los tiempos
(comp. Is 55:11). Si Dios nos insta a aceptar, guardar y obedecer esta Palabra por la fe, entonces
de ahí se deduce que Él también la guardará para nosotros, de otra manera sería imposible
obedecer a su mandato. En Jer 1:12 dice Dios: “Porque yo velo sobre mi palabra para darle
cumplimiento” [Versión Moderna].

El Salmo 12:6-7 dice: “Las palabras de Jehová son palabras limpias, como plata refinada en
horno de tierra, purificada siete veces. Tú, Jehová, las guardarás; De esta generación las
preservarás para siempre” [Según la Biblia inglesa del Rey Jaime]. ¿Cómo guarda Dios Su
Palabra? En el NT hallamos una indicación importante en el encargo de Pablo a Timoteo:
“Retén la forma de las sanas palabras que de mí oíste, en la fe y amor que es en Cristo Jesús.
Guarda el buen depósito [es decir, las palabras del v.13] por el Espíritu Santo que mora en
nosotros” (2 Tim 1:13-14). De ahí podemos deducir, que Dios quiso conservar Su Palabra por
medio de creyentes nacidos de nuevo, que dirigidos por el Espíritu Santo protegieron esta
Palabra contra cambios y la transmitieron fiel después de los apóstoles.

3. Satanás, el adversario de Dios, intentará falsificar esta Palabra y quitársela a los creyentes.
Precisamente porque es Palabra de Dios y no palabra de hombres sin fuerza, tenemos que contar
con que el adversario odia esta Palabra y tratará de atacarla. En la Biblia mismo hallamos como
seduce a Eva con las palabras de Dios tergiversadas (Gn 3:1), pronunciando las palabras
“críticas” de tan gravísimas consecuencias: “¿Conque Dios ha dicho?” También vemos cómo
tienta al Señor Jesús citando palabras de la Escritura, pero omitiendo algo (Mt 4:6). El mismo
Señor Jesús nos enseña que Satanás intenta robarnos la Palabra de Dios (comp. Mr 4:15).
Pablo, guiado por el Espíritu Santo nos avisa: “Pues no somos como muchos, que medran
falsificando la palabra de Dios” (2 Cor 2:17). En 2 Cor 4:2 habla otra vez de aquellos que
falsifican la Palabra de Dios. Por eso nos exhorta la epístola de Judas “que contendáis
ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos” (Jud 3).

¿Cuál es la transmisión textual que Dios ha guardado?

En lo que se refiere a la transmisión de la Palabra de Dios, tenemos que partir de la siguiente
base: Tiene que haber una línea de transmisión del NT pura y guardada por Dios, caracterizada
por fiabilidad y fidelidad en la transmisión, por congruencia interna y claridad. Esta transmisión tiene que
provenir de los escritos originales por medio de una línea de transmisión ininterrumpida. Es lógico suponer
que en esto, las iglesias fundadas por los apóstoles, que poseían los escritos originales y tenían
probablemente hasta entrado el Siglo II, al menos copias cuidadosas certificadas, desempeñaran un papel
clave en esto, como también los colaboradores de los apóstoles. Si ha de ser fiable, esta transmisión estará
caracterizada por una gran armonía entre los distintos manuscritos entre sí y un trabajo cuidadoso de los
copistas.

Por el otro lado tenemos que contar con que en la historia de la transmisión del NT habrá huellas de la
influencia satánica: textos hechos por instrumentos de Satanás, es decir, por falsos maestros y sus seguidores.
La señal predominante de tales textos será probablemente la omisión de palabras inspiradas. Según la Biblia,
los testigos falsos se destacan en que su testimonio no coincide, por eso tendremos que esperar en esta línea
de transmisión un alto grado de diferencias, al igual que dejadez y arbitrariedad con respecto al trato del
texto santo.

Y ahora hagámosnos la siguiente pregunta: ¿Cuál de las transmisiones textuales conocidas es la que Dios ha
guardado? Si queremos juzgar espiritualmente, entonces deberíamos aplicar los principios deducibles de la
Escritura para los hechos que conocemos de la historia de la transmisión del NT, sin dejar que la crítica
textual influya en nuestra opinión por medio de su interpretación parcial de estos hechos. Aquí lo decisivo es
que la iglesia creyente no se deje cautivar ni engañar por la filosofía y la ciencia (comp. Col 2:8; 1 Tim 6:20-
21).

Tal examen nos mostrará claramente y sin lugar a dudas que el texto mayoritario cumple perfectamente con
todos los criterios espirituales que un creyente fiel a la Biblia exige del texto dado por Dios, y que es la línea
de transmisión fiel que Él ha guardado. Este texto glorifica al Señor Jesucristo; testifica de la sana doctrina y
edifica a los creyentes sin ningún oscurecimiento o mezcla de cosas falsas. A través de muchos siglos fue
leído y aceptado como Palabra de Dios por los creyentes verdaderos; muchas cosas hablan a favor de que los
Valdenses y sus precursores en la Alta Italia utilizaban los manuscritos del texto mayoritario, al igual que los
Godos (Biblia de Ulfilas) y los misioneros anglosajones.

Los críticos textuales mismos dan testimonio de que el texto básico transmitido de la Reforma es un texto
claro y bien comprensible; dicen que es un texto que está completamente de acuerdo con las enseñanzas de la
Escritura – y por eso precisamente es, a su modo de ver, un texto armonizado y revisado artificialmente,
puesto que niegan la inspiración divina de la Biblia. Pero los creyentes no deben seguirles en esta valoración
subjetiva. Para cualquier defensor serio de la inspiración de las Sagradas Escrituras está claro que la Palabra
de Dios no se contradice y que todas las afirmaciones bien comprendidas tienen que coincidir doctrinalmente
entre sí. Así, por ejemplo, Kurt y Barbara Aland, enemigos abiertos de la inspiración verbal, constatan con
razón: “El concepto de la inspiración verbal, es decir de la inspiración libre de errores, que defendió
enérgicamente la ortodoxia de ambas confesiones, exige el Textus Receptus (…)”.41

A diferencia de este, la línea de transmisión alejandrina no tiene el testimonio de la conservación y
confirmación divina. Los manuscritos de esta línea fueron hechos por adherentes de falsas doctrinas y llevan
las huellas visibles de sus enseñanzas falsas. Las copias no se hicieron cuidadosamente y no concuerdan
entre sí. Menoscaban la gloria de nuestro Señor Jesucristo y apoyan falsas doctrinas. Un manuscrito que
figura entre sus testigos principales (el Sinaítico) trata a ciertos libros apócrifos heréticos como si fueran
escrituras sagradas. Sus testigos no fiables fueron dejados de lado durante siglos y no fueron utilizados por
los creyentes; algunas variantes falsas, sin embargo, entraron de ahí en la “Vulgata”, que es traducción de la
iglesia católica.

10. El Textus Receptus como fundamento dado por Dios para las traducciones del
Nuevo Testamento

Si seguimos considerando la línea de transmisión hasta el tiempo de la Reforma, desde el punto de vista de la
fe y con discernimiento espiritual (no científico), entonces vemos que todos los creyentes de aquel entonces
en unanimidad mundial aceptaron y reconocieron como dadas por Dios las traducciones de la Biblia que se
basaban en el Textus Receptus. El se basa en la línea de transmisión del texto mayoritario que Dios guardó y
le da a esta transmisión una forma determinada y fija. Esto es importante, puesto que aparte de toda la
armonía asombrosa general entre los miles de manuscritos del texto mayoritario, no obstante,
inevitablemente hay ciertas diferencias en algunos puntos. Cuando hubo que traducir el texto, era necesaria
una forma definitiva y claramente determinada, y esta forma la hallamos únicamente en el Textus Receptus.

Para la publicación del Textus Receptus se tomó como base principalmente la transmisión del texto
mayoritario. En algunos puntos se aceptaron también formas textuales que no tenían una base sólida y
uniforme en esta transmisión. (Pero hay que decir también, sin embargo, que según nuestros conocimientos,
no es posible todavía un juicio definitivo sobre esto, ya que los muchos miles de manuscritos de la
transmisión mayoritaria sólo están analizados y registrados parcialmente.) En algunos lugares contiene
palabras, que según los conocimientos actuales a penas se hallan confirmadas en los manuscritos griegos,
pero las traducciones y las citas de los “Padres de la iglesia” sí dan testimonio de que son muy antiguas. El
más conocido de estos pasajes es el “comma johanneum” en 1 Jn 5:7-842. Estas circunstancias causan
dificultades a algunos creyentes que se acercan a esta cuestión desde el punto de vista de la ciencia y la razón
humana en vez de acercarse a ella desde la fe.

Algunos teólogos creyentes han intentado preparar una edición del texto mayoritario (ingl. Majority Text)
deducido científicamente, partiendo del conocimiento correcto de que la transmisión bizantina es la genuina
que Dios ha guardado.43 La dificultad al hacerlo está en que tal edición, al igual que todos los resultados
científicos, sólo puede sacar a luz una forma textual provisional, no fija, que en muchos pasajes tiene que
apoyarse en suposiciones y conclusiones racionales humanas. También aquí existe el gran peligro de que el
hombre con la ayuda de su inteligencia limitada y su comprensión restringida en estas cosas, decida sobre lo
que es Palabra de Dios y lo que no lo es.

Como defensores del Textus Receptus compartimos, pues, muchas convicciones con estos creyentes, pero a
pesar de ello estamos convencidos que este camino no nos puede llevar hacia un texto del NT fiable, fijo y
confirmado por Dios. Para nuestra Biblia, que debe ser la norma para toda nuestra vida, no necesitamos un
texto movedizo provisional, sino un texto autoritario y firme.

La lógica de la fe en lugar de la lógica de la ciencia

Un texto así de firme y fiable, dado y transmitido con una seguridad del 99,99%44, sólo nos lo puede ofrecer
el Textus Receptus. Pero aceptarlo significa exponerse al desprecio y a la burla de todos los científicos, y a la
oposición de muchos creyentes que han sido influenciados por la ciencia racionalista. El Textus Receptus no
es un texto determinado científicamente y tampoco se puede demostrar científicamente, sino que es un texto
que se acepta por fe como dado y transmitido por Dios. Le aceptamos de parte de Dios con una confianza
sencilla como la de un niño, y lo hacemos también en aquellos puntos donde los hombres racionales le
acusan y rechazan. Tenemos buenas razones para hacerlo, pero son razones espirituales, no son argumentos
científicos. No podemos ni queremos ganar con ellas la lucha bajo las reglas de juego dictadas por los
investigadores textuales eruditos y los teólogos, porque la posición de la fe dirigida espiritualmente no es
conciliable con la ciencia que trabaja de manera empírica, en este punto ocurre casi lo mismo que con la
teoría de la evolución.

La ciencia jamás puede aceptar la doctrina de la creación, porque no acepta en su argumentación “la
incógnita” del Dios vivo y de Su actuar. De la misma manera, la ciencia no puede aceptar el texto recibido de
la Reforma, porque tiene como base la fe en la fidelidad de Dios y su intervención protectora. Pero los
creyentes que creen fielmente en la inspiración de la Biblia pueden guiarse por la Palabra de Dios que nos
dice: “Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que
sepamos lo que Dios nos ha concedido, lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría
humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual. Pero el hombre natural
no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque
se han de discernir espiritualmente”. (1 Cor 2:12-14).

Si por la fe partimos de la base de que el Dios vivo todopoderoso actuó en la historia de la transmisión del
NT y veló sobre el texto, para que sus hijos amados pudieran poseer Su Palabra íntegramente y sin falsificar,
entonces podemos reconocer que la protección de Dios se muestra en la historia de la transmisión textual
greco-bizantina, que fue pasando con toda garantía el texto del NT cuidadosamente a través de muchos
siglos. Según 2 Tim 1:14, Dios dio su confirmación por medio del testimonio de los creyentes que
reconocieron este texto como genuino.

Del mismo modo podemos ver Su cuidado en la Reforma donde la Palabra de Dios por primera vez después
de siglos llegó en las lenguas originales a los creyentes que no hablaban el griego, para ser traducida. En
Judas 3 ya dice: “que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos”. El Textus
Receptus es para nosotros el punto histórico en el que nos fue transmitido una vez por siempre el buen
depósito de la fe, el NT. En esto, Dios también dio testimonio por medio de los muchos creyentes nacidos de
nuevo de todo el mundo, que unánimes aceptaron este texto como genuino. Podemos aceptar tranquilos en la
fe lo que Dios nos ha dado, en lugar de compilar y crear nosotros mismos un NT construido de entre los
miles de manuscritos, utilizando nuestra inteligencia limitada.

Aquí vemos un paralelismo claro con el texto transmitido del Antiguo Testamento, el “texto masorético” de
las Sagradas Escrituras hebreas. Este texto nos ha sido transmitido a través de muchas copias cuidadosas con
una garantía asombrosa. Según la Palabra divina de Ro 3:2 (“les ha sido confiada la palabra de Dios”) Dios
utilizó a los judíos para guardar y transmitir su Palabra sin falsificaciones. Aunque esta transmisión se
conserva tan sólo en manuscritos relativamente tardíos a partir del Siglo X, es la guardada y confirmada por
Dios. Por eso todas las traducciones de la Biblia de la Reforma conscientemente tomaron el texto masorético
como base para su Antiguo Testamento. Las Biblias críticas, sin embargo, cambian a menudo el texto
masorético inclinándose por traducciones antiguas como la “Septuaginta” o “correcciones textuales” ideadas
por ellos mismos.

La Reforma fue la manifestación decisiva y el nuevo comienzo en la difusión de la Palabra de Dios en la
historia del Reino de Dios. Cualquier cristiano reconocerá que la mano de Dios estaba obrando visiblemente
en la Reforma (lo cual no significa que todo lo que ocurrió durante la Reforma fuera divino y bueno). ¿Sería
compatible con nuestra fe en la conservación divina de la Palabra de revelación, suponer que Dios, en ese
comienzo de una nueva época para la historia de la iglesia, hubiese dado a los creyentes un Nuevo
Testamento falsificado en algunos puntos? ¿Ha permitido Él que las grandes traducciones de la Biblia de la
Reforma, la Biblia de Lutero, la Biblia de Zurich, la Biblia del Rey Jaime, por las que millones de personas
creyeron en el Señor Jesucristo, tuvieran todas un texto dudoso? ¿Es posible que Dios privara a millones de
sus hijos durante casi cuatro siglos – que en realidad son 15 siglos – de la verdad completa de Su Palabra?

Los reformadores mismos fueron muy conscientes de la importancia de esta cuestión – sobre todo porque la
iglesia católica negaba la fiabilidad y autoridad de las Biblias evangélicas. En la “Confesión de Westminster”
de 1647 queda resumido de esta manera el punto de vista de los creyentes de entonces: “El Antiguo
Testamento en hebreo (…) y el Nuevo Testamento en griego (…) son auténticos porque han sido inspirados
por Dios y guardados en todos los tiempos por su especial cuidado y providencia (…)45. En las luchas
espirituales de aquellos tiempos, cuando los creyentes tenían que defenderse contra ataques astutos contra la
Palabra de Dios, se atuvieron a la transmisión que les había sido dada, por creer firmemente que Dios había
conservado Su Palabra. Estaban convencidos de que Dios había guiado la mano de los editores del texto
básico de la Reforma, para darles una base firme para su vida espiritual.

¡Podemos adoptar la posición de la fe!

La respuesta de los creyentes fieles a la Biblia frente a la critica textual y las Biblias “modernas” influidas
por ella, debería consistir en contar por fe con la conservación y la intervención de Dios durante la
transmisión del texto verdadero del NT. Entonces podemos aceptar hoy todavía el texto recibido de la
Reforma como un texto dado por la providencia de Dios, ileso de todos los ataques racionalistas lanzados
contra él. Podemos atenernos a él sabiendo que Dios mismo ha puesto el sello visible de su aprobación y
confirmación sobre esta transmisión.

El fruto de las Biblias de la Reforma son innumerables almas salvadas y numerosos avivamientos genuinos
obrados por el Espíritu Santo. La palabra que predicaron Whitefield y Spurgeon, Wesley y Edwards,
Hofacker y Krummacher, Harms y Schrenk; la Palabra que llevaron a las naciones paganas hombres como
David Livingstone o Hudson Taylor, Ludwig Nommensen o Samuel Hebich, era el Textus Receptus del NT
confirmado por Dios.

Sobre el fundamento de este texto conservado y sellado por el Señor han nacido un gran número de
movimientos espirituales bendecidos por Dios. Valgan como ejemplos el movimiento de hermanos en sus
comienzos fructíferos, el pietismo, el tiempo de los avivamientos o los anabaptistas bíblicos y las iglesias
bautistas. Contrastando con esto tenemos que hacernos la pregunta, si las Biblias críticas jamás han dado
unos frutos tan bendecidos por Dios. Naturalmente, esto no significa que no puedan convertirse personas por
medio de estas Biblias y obtener cierta bendición por ellas (el autor es uno de ellos) – pero la introducción de

Biblias críticas seguro que no es casualidad que ocurra precisamente al mismo tiempo en que la iglesia está
superficializándose dolorosamente y se encuentre en una decadencia espiritual. El apartarse de la fe sencilla
y del texto guardado de la Reforma, seguramente ha hecho que Dios haya tenido que quitar de su bendición
para Su iglesia.

11. ¿Qué podemos hacer?

Esta breve exposición deberá abrirle los ojos a cualquier creyente fiel a la Biblia, y dejar claro que la iglesia
de Jesucristo no puede dejar en manos de críticos textuales incrédulos o teólogos científicos la decisión sobre
cuál es el texto del NT que Dios ha dado y en el que se puede confiar plenamente. Deberíamos humillarnos y
arrepentirnos de que demasiados creyentes (incluido el autor) durante mucho tiempo han adoptado las
afirmaciones de la crítica textual sin un examen espiritual y han descuidado el deber de velar sobre el texto
recibido del Nuevo Testamento y guardarlo (comp. Ap 3:8). Así ha podido penetrar la crítica textual sin
encontrarse con resistencia alguna digna de mención, y causar mucho daño.

Este trabajo quiere estimular a examinar espiritualmente la cuestión si el texto recibido de la Reforma es el
texto fiable del NT que Dios ha guardado. En esto deben ser solícitos especialmente los hermanos que por su
ministerio de la Palabra en la iglesia tienen una responsabilidad especial. Las disputas, la polémica y un
espíritu partidario serían perjudiciales a la hora de evaluar estas cosas. Tampoco se trata aquí de condenar a
creyentes que con toda su buena fe confían en las Biblias críticas y quizá por falta de información o
discernimiento rechazan al Textus Receptus. Este gran engaño de muchos creyentes más bien debería
impulsarnos a orar fervientemente a Dios para que Él, a pesar de todo, por su misericordia abra todavía los
ojos a muchos de sus hijos.

En todo caso es necesario preocuparse de que estas cuestiones no causen inseguridad y desconcierto en
creyentes jóvenes y más débiles. Diferentes convicciones con respecto a esta cuestión no deben ser el motivo
de divisiones. Esto es un gran reto para nuestra actitud espiritual y debería llevarnos a orar para que el Señor
mismo guíe a su iglesia en esto. Ante nuestros propios fracasos y las seducciones cada vez más fuertes de los
últimos tiempos, es esencial que con humildad pidamos misericordia a nuestro Dios y nos apoyemos en sus
promesas de que Él mismo pondrá otra vez sobre el candelero la Palabra suya que Él conservó y transmitió.
El deseo de este trabajo es que los creyentes de hoy se apoyen con sencillez en la Palabra de la Sagrada
Escritura guardada por Dios y traída por Él hasta nosotros y que se edifiquen por ella (comp Jud 3 y 20), en
esta época de apostasía de la fe recibida y en estos tiempos de seducción liberal y ecuménica. Podemos
defender esta Palabra contra todos los ataques y dudas, porque sabemos que:

“Para siempre, oh Jehová, permanece tu palabra en los cielos.
De generación en generación es tu fidelidad”
(Sal 119:89-90).
“Porque recta es la palabra de Jehová,
y toda su obra es hecha con fidelidad”
(Sal 33:4).

Anotaciones

1 Cuando hablamos de “Biblias críticas” nos referimos a Biblias que tienen como base un texto griego establecido por la
crítica textual.

2 Este término y otras palabras poco usuables quedan explicadas brevemente en el glosario en el Apéndice.

3 Informaciones fundamentales sobre el Textus Receptus se hallan en los siguientes títulos que se utilizaron para este
trabajo: David Otis Fuller (Ed.): Which Bible?; Theodore P. Letis (Ed.): The Majority Text: Essays and Reviews in the
Continuing Debate. Edward Freer Hills: The King James Version Defended. El texto mismo, donde mejor se puede estudiar
es en la siguiente versión, que es la que contiene la mayoría de los cambios críticos en el aparato de notas: The Interlinear
KJV Parallel New Testament in Greek and English. Based on the Majority Text [en realidad: Stephanus 1550] With
Lexicon Synonyms. George Ricker Berry. Véase la Bibliografía en el Apéndice.

4 En las notas a su edición, Erasmo discute numerosas variantes de “Nestle-Aland”, como por ejemplo Jn 7:53-8:11 o 1 Tim 3:16 – comp. Hills, King James Version, pp. 194-199.
5 Comp. su introducción al NT griego de 1516 en: “Wegbereiter der Reformation” (Ed. G.A. Benrath), Wuppertal (R. Brockhaus) 1988,pp. 527-537.

6 Con esto no nos referimos a la secta antibíblica de los “Anabaptistas” münsteristas, sino a las iglesias Anabaptistas serias y fieles a la Biblia, como las que se formaron alrededor de Menno Simons, de las que surgieron entre otros los menonitas.

7 Obsérvese sobre este tema los trabajos muy reveladores en Letis (Ed.) The Majority Text, especialmente las pp. 126s y 145-190.

8 Una presentación crítica muy buena de los métodos y fundamentos de la crítica textual se encuentra en Wilbur N. Pickering: The Identity of the New Testament Text (180p) Nashville (Thomas Nelson) 1980.

9 Comp. Pickering, Identity, p. 93ss

10 Comp. Bruce M. Metzger, A Textual Commentary on the Greek New Testament, 2ª ed. Stuttgart (Dt.
Bibelgesellschaft) 1994, p. 7*; Kurt u. Barbara Aland, Der Text des Neuen Testaments. Einführung in die wissenschaftlichen
Ausgaben und in Theorie wie Praxis der modernen Textkritik. Stuttgart (Dt. Bibelgesellschaft) 2ª ed. 1989, p.79.

11 Citado según Pickering, Identity, p. 31. Este pasaje dice en el original: “… and dragged on with the villainous [= vil,
malvado, malísimo] Textus Receptus … Think of that vile [= vil, horrible, pésimo, asqueroso] Textus Receptus…”.

12 Las obras en las que el investigador textual inglés, John W. Burgon, rechaza la crítica textual de Westcott y Hort
con argumentos bien fundamentados, están hoy aún sin rebatir y son de un valor permanente para todos aquellos que se quieran ocupar a fondo con estas cuestiones. Han sido publicadas en una colección abreviada en un volumen: John William Burgon: Unholy Hands on the Bible. Vol. I. Editor Jay P. Green sen. (624 p.) Lafayette, Indiana (Sovereign Grace Trust Fund) 1990. Los volúmenes sueltos con el aparato completo de notas han sido reimpresos por “The Bible for Today”, 900 Park Ave., Collinswood NJ 08108, USA (ver Bibliografía).

13 Aland/Aland, Der Text…, p. 69 y 79, comp. también p. 60.

14 Sobre estos nexos comp. entre otros Heussi, Kompendium der Kirchengeschichte, 10ª ed. Tubinga (J.C.B. Mohr)
1949, p. 50-106.

15 UNIVERSALISMO: Creencia de que todo ser humano finalmente alcanzará la salvación en Jesucristo (llamada
también “restauracionismo”). […] La doctrina tiene una larga historia. Hubo teólogos universalistas en la Iglesia Antigua. Se enseñó primero en Alejandría. Orígenes elaboró extensamente la doctrina … . (De Diccionario de Historia de la Iglesia, Editorial Caribe, p. 1036-1037)

16 Estos puntos de vista están muy bien explicados en Pickering, Identity, p. 99ss

17 Aland/Aland, Der Text…, p. 62/63 y 77.

18 Esto, de hecho, es algo indiscutido en la investigación textual del Antiguo Testamento; referente al AT, la mayoría
de los eruditos defienden la fiabilidad y superioridad del texto masorético (que también ha sido transmitido solamente en
manuscritos “tardíos” del Siglo X y equivale al Textus Receptus del NT) frente a los manuscritos más antiguos (comp. Ernst
Würthwein, Der Text des Alten Testamentes, Stuttgart 1952, p. 19 y 83).

19 Comp. Burgon, The Traditional Text of the Holy Gospels, London (George Bell and Sons) 1896, p. 159-160

20 Aland/Aland, Der Text…, p. 118

21 Pruebas de esto en Burgon, The Revision Revised, Reimpresión, Collinswood N.J. (Dean Burgon Soc. Press), sin
año, p. 12; comp. también Mauro en Fuller (Ed.), True or False? The Westcott-Hort Textual Theory Examined, Grand Rapids
(Institute for Biblical Textual Studies), p. 72-80.

22 El comentario de Aland/Aland sobre este prejuicio “científicamente cimentado” de Westcott y Hort con motivo de
Mt 21:28: “(…) en este caso el dar preferencia a B (Códice Vaticano) les conduce (como tantas otras veces) al extravío.” Der Text…,p. 262

23 comp. William P. Grady, Final Authority, Schererville, Indiana (Grady Publications) 7ª ed. 1995, p. 98

24 Ejemplos convincentes en Pickering, The Identity…, p. 121-125

25 Comp. al respecto los estudios de los investigadores textuales en Pickering, The Identity…, p. 76-77.

26 Comp. Aland/Aland, Der Text…, p. 118-119

27 Comp. al respecto Aland/Aland, Der Text…, p. 61, donde también al Códice D se le atribuye un origen egipcio.
Comp. también p. 79

28 Aland/Aland, Der Text…, p. 114.

29 Citado en Pickering, Identity, p. 32. Traducido por R.E.

30 Aland/Aland, Der Text…, p. 21

31 Citado según Pickering, Identity, p. 32

32 Aland/Aland, Der Text…, p. 69

33 Para más información véase sobre todo Pickering, Identity, p. 31-98 y Hills, King James Version, p. 62-114 como
también Burgon, Unholy Hands. El modo de proceder científicamente poco consistente de Westcott y Hort se ve claramente en Aland/Aland, Der Text… p. 28.

34 Westcott y Hort, por ejemplo, honrados por la crítica textual como derrotadores del Textus Receptus, sostenían
actitudes expresamente críticas frente a la Biblia, defendían varias doctrinas erróneas y como miembros del “Ghostly Guild”
trabajaron con ahinco en experimentos parapsicológicos y espiritistas. Hort era un admirador de Darwin y del católico Newman. Ambos simpatizaban con la iglesia católica. Comp. al respecto Grady, Final Authority, p. 213-242. Aland/Aland dan a conocer su punto de vista crítico frente a la Biblia, al calificar de “deuteropaulinas” (= escritos falsos posteriores) a algunas epístolas de Pablo, Der Text…, p. 92.

35 La arrogancia y ceguera espiritual de los críticos textuales incrédulos se manifiesta con especial vigor, cuando
Aland/Aland con toda seriedad defienden su juicio de que las palabras de 1 Tes 2:7 originalmente fueron: “Antes fuimos niños entre vosotros, como la nodriza que cuida con ternura a sus propios hijos” [gr. nèpioi en lugar de MT/TR èpioi = tierno, amoroso], Der Text… p. 287-288. Este conocimiento “respaldado por la ciencia” es tan evidentemente equivocado, que ninguna traducción de la Biblia se atreve a traducir aquí según el texto griego de Nestle-Aland.

36 Aland/Aland lo ven muy claro: “En esto no se trata de un texto cualquiera, sino de la base para la interpretación del
Nuevo Testamento por todos los teólogos de todas las confesiones y denominaciones en todo el mundo.” Der Text…, p. 44-45.

37 La “edición hermana” del Nestle-Aland 26, el Greek New Testament de las United Bible Societies, contiene para
cada lectura adoptada en el texto una evaluación graduada de A a D según su probabilidad, va desde “casi segura”, pasando por “un cierto grado de duda”, y finalmente “la lectura escogida es dudosa en alto grado”. Aland/Aland, Der Text…, p.54/55.
38 Aland/Aland, Der Text…, p. 45; Lo realzado es nuestro.

39 Del Prefacio de la Biblia de Elberfeld revisada: “Aquí, el trabajo de los eruditos sobre el texto y el descubrimiento de
manuscritos más antiguos y mejores ha logrado resultados considerables, de modo que hoy está a nuestra disposición el texto básico de la Biblia en ediciones bastante más fiables. La revisión de la Biblia de Elberfeld se ha basado en estas ediciones.”

40 Un resumen muy bien especificado se halla en E.W. Fowler, Evaluating Versions of the New Testament, Cedarville
(Strait Street Inc.) 2ª Ed. 1986. Una lista detallada de pasajes cambiados en BIBLIAS ESPAÑOLAS se halla en el Apéndice II. Está basada en una lista parecida que ha publicado K.-H. Kauffmann, Albstadt, para las Biblias alemanas.

41 Aland/Aland, Der Text…, p. 16.

42 El Textus Receptus dice aquí: “7 Porque tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno. 8 Y tres son los que dan testimonio en la tierra: el Espíritu, el agua y la sangre; y estos tres concuerdan.”

43 Sobre el texto mayoritario comp. Zane C. Hodges/Artur L. Farstad, The Greek New Testament According to the Majority Text,
Nashville/Camden/New York (Thomas Nelson) 2ª ed. sin año. Sobre los problemas mencionados de este modo de proceder comp. el prefacio y la introducción de esta edición.

44 Aquí hay que señalar que el traductor de la Biblia que traduce el Textus Receptus en un número reducido de pasajes tiene que decidir acual de las diferentes ediciones del TR va a seguir. El texto de Nestle-Aland contiene cambios en un 10% de las palabras del NT; la transmisión mayoritaria aumenta la certidumbre sobre las partes integrantes del texto quizá en un 95%. En el TR no llegan ni siquiera a 100 los pasajes (siendo aproximadamente en total 140.000 palabras) en el que el Texto de Stephanus 1550 y el de Elzevir difieren entre sí de manera digna de mención.

45 Bekenntnisse der Kirche. Bekenntnisse aus zwanzig Jahrhunderten. Ed. v.H. Steubing u. a. Wuppertal (Brockhaus) 1985, p. 210 (la cursiva es nuestra).

Apéndice I

A. Ejemplos escogidos
de cambios efectuados en el Nuevo Testamento por la crítica textua
l

De entre los muchos cambios con los que las versiones críticas se apartan del texto griego recibido del NT
(= TR), queremos entresacar algunos pasajes bíblicos especialmente característicos. El lector hallará listas
detalladas en la literatura mencionada y en el Apéndice II. El texto recibido de la Reforma se halla íntegro
en la Biblia Reina-Valera de 1602 (también hay muy pocos cambios en las versiones de 1909 y 1960), en la
Biblia de Lutero de 1545 (por lo general también en la de 1912), y en la versión autorizada del Rey Jaime
(inglesa).

Las versiones citadas aquí son:

BA = Biblia de las Américas © The Lockman Foundation 1986;
DHH92 = Dios habla hoy, revisión de 1992 (Versión Popular);
DHH71 = Dios habla hoy, revisión de 1971
BJ = Biblia de Jerusalén;
VM = Versión Moderna (H.B.Pratt);
RV09 = Reina Valera 1909;
RV60 = Reina Valera 1960;
RV77 = Reina Valera 1977;
RVA = Reina Valera Actualizada (1989 Editorial Mundo Hispano);
RV95 = Reina Valera 1995 (Ed. de Estudio);
R-OS = Casiodoro de Reina 1569 (Biblia del Oso);
NVI = Nueva Versión Internacional ©’95;
HISP = Biblia Hispano-Americana, Revisión de 1953 (Editorial Mundo Hispano), publicada originalmente
con el nombre de La Versión Latinoamericana ©1953 American Bible Society

La información sobre los manuscritos que respaldan los cambios respectivos proviene de Nestle-Aland, El
Nuevo Testamento griego y alemán 26ª Edición (= NA). En algunas ocasiones hemos utilizado la 25ª
Edición (= NA 25). En la relación de los testigos textuales no hemos contado las menciones dudosas (en las
que el NA mismo dice que no está seguro si el manuscrito apoya la lectura o no) ni las traducciones. Allí
donde el texto mayoritario respalda la variante, hay que tener en cuenta que esto significa que un grupo de
aprox. 200 unciales y 2.500 cursivas la respaldan (aunque no todos los manuscritos contienen todos los
libros del NT). Añadido a esto, a menudo hay unciales antiguos que no están mencionados explícitamente
por no estar considerados como pertenecientes al texto mayoritario, pero que también dan testimonio de él.

1) Debilitamiento y oscurecimiento del testimonio bíblico de Jesucristo

Un elevado y alarmante número de cambios de los textos alejandrinos gnósticos afectan el testimonio
bíblico sobra la persona del Señor Jesucristo, el Hijo de Dios. Y esto no extrañará a quien sepa que
precisamente este centro del evangelio de la salvación fue atacado por el adversario de Dios de manera
especial en los primeros siglos de la historia de la iglesia. Aunque algunos gnósticos y arrianos hablaron de
Jesús como de “un dios”, no obstante era para ellos un dios creado entre otras “emanaciones” de la
divinidad. Para estos herejes era inaceptable que él pudiera haberse hecho hombre y venido “en la carne”.
Otros le denominaron “hijo de Dios” – pero para ellos era sólo un hombre corriente que había sido
“adoptado” por Dios (Arrianismo). La tendencia de las herejías tempranas queda reflejada en estos
cambios: afectan al hecho de que el Hijo de Dios es igual al Padre en su toda esencia divina, y al hecho de
que se hizo hombre – cosas a las que se oponían vigorosamente los gnósticos y arrianos.

a) El Hijo tiene la misma naturaleza divina que el Padre (la esencia del Hijo de Dios según la Biblia)

1 Tim 3:16
Del texto transmitido “Dios fue manifestado en la carne”, Nestle-Aland hace la fórmula borrosa “Él fue
manifestado en la carne”. Esta versión de la crítica textual sólo está apoyada por una pequeñísima minoría de
manuscritos (NA menciona sólo cinco unciales – entre ellas el Sinaítico – y unos pocas cursivos) y deja
abierta la posibilidad de que en Cristo se manifestó un ángel u otro ser espiritual encarnado – cosa que está
muy de acuerdo con el gnosticismo y otras herejías. (Este cambio se halla, entre otras, en la BA, BJ, NVI,
VM [“Aquel”], DHH92 [“Cristo se manifestó…”]).

Jn 3:13
Aquí NA tacha una declaración sobre Jesucristo: “… el Hijo del Hombre, que está en el cielo”. Esta
confirmación de que el Hijo del Hombre es al mismo tiempo Dios, se halla en la grandísima mayoría de los
manuscritos. Se omitió en base al testimonio de P66, P75, Sinaítico, Vaticano y 8 manuscritos más. La BJ
sigue aquí a NA; RVA, DHH92 y NVI lo tienen solamente en una nota.

Apoc 1:8 y 11
En estos dos vers. NA cambia el TR de tal manera que resulta en un sentido totalmente diferente. El TR dice
así: “8 Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el
Todopoderoso. … 11 que decía: Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último. Escribe en un libro lo
que ves…”. En esta versión queda claro (coincidiendo con todo el contexto) que en el primer capítulo del
Apocalipsis el que habla es nuestro Señor Jesuristo. El texto testifica de su naturaleza divina y gloria. NA lo
cambia en: “8 … dice Dios, el Señor, el que es … 11 que decía: escribe en un libro lo que ves…”. En esta
versión aparece el v.8 como un pasaje intercalado en el que habla el Padre. El texto crítico borra el hecho de
que en el v. 8 habla la misma persona que en el v. 11, es decir, el Hijo de Dios que tiene los atributos de
Dios. En el v. 11 faltan estos atributos, siendo claramente el Hijo el que habla. (Este cambio se encuentra p.
ej. en BA, NVI)

Mr 1:1
NA pone entre paréntesis “Hijo de Dios” en este versículo, afirmando que la declaración del TR “Principio
del evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios”, posiblemente no sería genuina; (la edición anterior de Nestle [NA
25] incluso lo omitió), ¡apoyándose en el Sinaítico y una uncial … y Orígenes! (BA dice en nota que
“muchos mss no incluyen Hijo de Dios”, NVI también añade dicha nota)

Jn 6:69
En el Textus Receptus la importante confesión de Pedro es: “Y nosotros hemos creído y conocemos que tú
eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente”. Este testimonio central de que Jesucristo es el Hijo de Dios, que
enlaza con la confesión de Pedro expresada antes en Mt 16:16; Mr 8:29; Lc 9:20, es sustituido en NA por
“que tú eres el Santo de Dios”. Esto es una afirmación que es conciliable con todas las herejías del
gnosticismo y arrianismo. La base para una revisión de tanto peso de una declaración cristológica esencial
está ¡solamente en 7 testigos! entre ellos P75, Sinaítico, Vaticano, D. (Cambio adoptado entre otros por BA,
DHH92, RVA, BJ, NVI)

Jn 9:35
La pregunta que el Señor Jesús dirige al que había recibido la vista es “¿Crees tú en el Hijo de Dios?”, NA la
sustituye por “¿Crees tú en el Hijo del Hombre?” Esto diminuye el testimonio de que Jesucristo es el Hijo
de Dios y tampoco encaja en el contexto del párrafo y del Evangelio de Juan en general. Para este cambio
NA tiene solamente 6 testigos: ¡P66, P75, Sinaítico, Vaticano, y dos unciales más! Adoptan este cambio: RVA,
BA, DHH92, BJ, NVI.
Más evidente aún se hace esta tendencia herética al observar que P75, Sinaítico, y otra uncial más omiten el
versículo 38 completo: “Y él dijo: Creo, Señor; y le adoró”. Así se erradica que Jesucristo es Dios y recibe
adoración.

Hch 8:37
NA omite todo el versículo transmitido en el TR: “Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y
respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios”. Este es uno de los testimonios más
importantes de la fe bíblica en el Hijo de Dios y pone de manifiesto la herejía antibíblica de los gnósticos.
(BJ, DHH92, RVA y NVI no lo tienen en el texto sino en una nota al pie).

Jn 1:18
Dice el TR: “A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo [gr. monogenès huios], que está en el seno del
Padre, él le ha dado a conocer”. NA lo transforma en: “… el [o un; el artículo falta] unigénito Dios [gr.
monogenès theos] que está en el seno del Padre…” Esta lectura absurda desde el punto de vista de la doctrina
bíblica y del contexto (Hijo – seno del Padre), la califican de genuina los críticos textuales. Sus testigos son:
P66, Sinaítico, Vaticano, y dos manuscritos, más Orígenes entre otros. Esta falsificación evidente del texto
testificado por la abrumadora mayoría se deriva de los herejes que construyen un antagonismo entre el Logos
de Juan 1:1 y el Hijo, argumentando con esta lectura (comp. Hills, Believing Bible Study, p. 78-80). Arrio
mismo se remite a esta lectura en sus enseñanzas (comp. Harnack, Dogmengeschichte, UTB 1641, p. 215).
Está cambiado en RVA y BA. – NVI y RV95 dicen “unigénito Hijo” pero añaden nota crítica al pie.

Lc 24:52
NA 25 omitió la afirmación: “… después de haberle adorado”, basándose en el “testimonio” de un solo
manuscrito (el Códice D). Esta omisión es realmente alarmante, porque toca la naturaleza divina del Señor.
La Biblia de Lutero revisión del 56 adoptó este cambio. En las revisiones posteriores se hallan otra vez estas
palabras. La versión Hispano-Americana omite estas palabras y pone la siguiente nota al pie: “Otros mss
antiguos añaden le adoraron, y”.

Jn 7:8
Aquí NA sustituye “yo no subo todavía a esa fiesta” por “yo no subo a esa fiesta”, lo cual despoja al Señor
de su omnisciencia o le hace mentiroso. Siguen a NA las versiones BA, DHH71 y BJ. – DHH92 tiene la
palabra “todavía” en una nota. NVI y RVA ponen en duda dicha palabra añadiendo también una nota.

1 Cor 12:3
Aquí los transcriptores alejandrinos introducen como de contrabando en las Sagradas Escrituras una
perversión indecible, un cambio de un refinamiento verdaderamente diabólico que obliga a los lectores de las
Biblias críticas a pronunciar sin querer una maldición sobre su Señor al leerla en alta voz puesta allí como
cita directa con comillas. La versión original inspirada por el Espíritu Santo, por el contrario, lo escribe de
modo indirecto (y así lo dicen casi todos los manuscritos): “que nadie que hable por el Espíritu de Dios
llama anatema a Jesús”. ¿Por qué tiene que ser esta la versión genuina e inspirada por el Espíritu? ¡La
declaración misma del versículo, junto con Jn 16:14 nos da la respuesta! Esta blasfemia la han introducido
los críticos textuales en las Biblias modernas por causa de los “testigos” alejandrinos: Sinaítico y Vaticano,
más 2 unciales y 7 cursivos. Del otro lado están, aparte de los cientos de manuscritos de la transmisión
mayoritaria: P46 (aprox. 200 d. C.) y D (Siglo V). Es muy triste que esta perversión se adoptara en muchas
Biblias modernas, por ejemplo en RVA, BA, DHH71, DHH92, BJ, VM, RV77, RV95, mientras que RV1602,
RV1862, RV09, RV60 se ciñen al Textus Receptus.

b) El testimonio de la encarnación del Hijo de Dios

1 Cor 15:47
Dice el TR: “el segundo hombre es el Señor del cielo”. NA omite el título divino “el Señor” (igualmente BA,
VM, NVI, DHH92, BJ. – RVA sólo lo pone en nota al pie). Para los gnósticos era insoportable que Dios se
pudiera hacer hombre.

Lc 22:43-44
Estos dos versículos sobre el ángel que fortaleció a Jesús en Getsemaní y sobre su sudor sangriento son
calificados de inserción posterior por NA y por consiguiente de falsos. Aquí también se han basado en los
testigos principales alejandrinos P75, Sinaítico y Vaticano, junto con 5 unciales y 2 cursivos – ¡en contra de la
mayoría abrumadora de todos los testigos textuales (entre los que están 5 unciales)! Este testimonio
conmovedor del hecho de que Jesús se hizo hombre evidentemente no encajaba en las herejías gnósticas.
DHH92, RVA lo tienen entre corchetes. – NVI, BA, RV95 lo ponen en duda con una nota.

Hch 2:30
Dice este v. en el TR: “… que con juramento Dios le había jurado que de su descendencia, en cuanto a la
carne, levantaría al Cristo para que se sentase en su trono…”. NA tacha esta indicación importante de la
encarnación de Cristo, que contradice al gnosticismo y a otras herejías, ¡basado en el testimonio del
Sinaítico, Vaticano y 4 manuscritos más! (comp. también 1 Jn 4:3 bajo el Punto 4). A modo de ejemplo dice
así la versión crítica de RVA: “… que Dios le había jurado con juramento que se sentaría sobre su trono uno
de su descendencia…”. (Lo omiten también NVI, DHH92, BA …)

c) El testimonio de la gloria e importancia general de Jesucristo

Ef 3:9
En el TR este pasaje dice así: “… que creó todas las cosas por Jesús el Cristo”. NA omite “por Jesús el
Cristo”. (Lo omiten entre otras RV60, RV09, RV95, BA, BJ, VM, DHH92. [Se halla, sin embargo, en la
Biblia del Oso, en la Reina-Valera 1602 y en la Reina-Valera 1862)

Fil 4:13
Dice el TR: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. NA omite “Cristo”. Entre sus testigos están el
Sinaítico, Vaticano, D y el gnóstico Clemente de Alejandría. (Omitido en VM y BJ).

Gál 3:17
NA tacha: “el pacto previamente ratificado por Dios para con Cristo…”. En Gál 6:15 tacha: “en Cristo
Jesús ni la circuncisión vale nada…”. Gál 4:7 dice en el TR: “y si hijo también heredero de Dios por medio
de Cristo” (comp. Ro 8:17); NA lo cambia en: “y si hijo también heredero por medio de Dios” oscureciendo
con ello que somos herederos por Cristo (para este cambio se apoyan entre otros en el Sinaítico, Vaticano y
2 unciales más, en Clemente de Alejandría). Siguen a NA y lo omiten: RVA, BA, DHH71, DHH92, BJ, VM,
NVI.

Ro 14:10
NA sustituye “tribunal de Cristo” por “tribunal de Dios” y con ello le quita al Señor Jesucristo la honra de
ser juez (comp. 2 Cor 5:10). Este cambio arbitrario es revelador y contradice explícitamente la afirmación de
Jn 5:22-23: “Porque el Padre a nadie juzga, sino que todo el juicio dio al Hijo, para que todos honren al Hijo
como honran al Padre”. NA efectúa este cambio sobre la base de 7 unciales, teniendo contra sí la
grandísmima mayoría de todos los manuscritos. Siguen a NA entre otras: NVI, DHH92, BJ, BA, RVA.
(RV95 y VM lo ponen en duda añadiendo nota).
En muchos lugares NA omite o bien “Señor” o bien “Cristo” en la designación del Señor Jesucristo, donde
se halla en el TR (p. ej. Mt 13:51; Mr 9:24; Lc 4:41; 23:42; Jn 4:42). En los evangelios a menudo incluso se
suprime el nombre “Jesús” (p. ej. Mt 8:29; 13:51; Lc 10:41; Jn 4:46), quedando sólo un “él”. Por una parte,
esto le quita al Señor Jesucristo el título divino de “Señor”, y por otra parte refleja la separación
(probablemente del gnosticismo) entre el hombre Jesús y el ser angélico “Cristo”, que supuestamente sólo se
unió temporalmente con “Jesús” (compárese con las enseñanzas parecidas entre los partidarios de la Nueva
Era [New Age] de hoy).

d) El testimonio de la resurrección y ascensión corporal del Señor Jesucristo

El relato neotestamentario de la resurrección y ascensión corporal del Señor Jesucristo ha sido el blanco de
cambios heréticos. Por una parte, porque es el punto cardinal del evangelio (comp. 1 Cor 15!), y por otra,
porque no encajaba en las falsas enseñanzas de un “Cristo espiritual”, que en el mejor de los casos habría
adoptado un cuerpo no real y no podía morir jamás. La ascensión posiblemente fuera inacceptable también
para los Arrianos.

Mr 16:9-20
Con la devaluación crítica de los versículos de Mr 16:9-20 calificándolos de “añadidura posterior” (y por lo
tanto de falsos) se intenta suprimir de la Sagrada Escritura un testimonio sumamente importante sobre el
Señor resucitado y sus enseñanzas. Se ven afectados por esto también otras doctrinas bíblicas importantes:
entre otras el mandato de predicar el evangelio (v. 15), la salvación por fe y la condenación por causa de la
incredulidad (v. 16); la doctrina de los dones de señales de los apóstoles (v. 17-18, 20); la ascensión al cielo
y la posición gloriosa del Señor a la diestra de Dios (v. 19). Posiblemente sea esta la falsificación más astuta
y grave que la crítica textual ha introducido en la Biblia, apoyada en el testimonio “científicamente probado”
de tres manuscritos de entre los 5.400 (Sinaítico, Vaticano y un cursivo). Añadido a esto tienen el testimonio
de los Padres de la iglesia Clemente de Alejandría (gnóstico), Orígenes (gnóstico y alumno de Clemente) y
Eusebio (admirador de Orígenes). Entre los testigos de descargo están no sólo el gran número de los
manuscritos bizantinos, sino incluso 5 unciales antiguas, y entre los Padres de la iglesia: Ireneo (Siglo II) y
Tertuliano (S. III). Las consecuencias para las Biblias modernas: RVA, RV95, BA, DHH92, VM, NVI ponen
el texto entre paréntesis o con nota que lo pone en duda.

Lc 24:6
El testimonio inspirado de la resurrección de nuestro Señor en Lucas 24 también ha sido el blanco de
cambios heréticos. Las palabras de Lc 26:6 “No está aquí, sino que ha resucitado” en NA 25 fueron
puestas entre corchetes y calificadas de añadidura posterior ¡solamente sobre la base de su omisión en el
Códice D! Todos los demás manuscritos, ¡incluidos el Sinaítico y Vaticano, contienen esta frase! Aún hoy la
traducción ecuménica unida tiene aquí una nota crítica. HISP ha omitido esta frase y la pone sólo en una nota
al pie.

Lc 24:12
Aquí se califica de posiblemente no genuino a un relato importante que prueba que Pedro fue testigo ocular:
“Pero levantándose Pedro, corrió al sepulcro; y cuando miró dentro, vio los lienzos solos, y se fue a
casa maravillándose de lo que había sucedido”. Este versículo está en todos los testimonios textuales
excepto en el Códice D, pero a pesar de esto está omitido en NA 25 y en la Biblia de Zurich de 1931 y en
varias Biblias se califica de posiblemente falso. La Biblia de Lutero Revisión 1956 lo tiene entre corchetes.
La traducción ecuménica unida añade una nota crítica. HISP ha omitido el versículo y le pone sólo en una
nota crítica al pie.

Lc 24:36
Solamente el Códice D omite en este v.: “y les dijo: Paz a vosotros”. Esto impulsó a NA 25 a eliminar del
texto estas preciosas palabras calificándolas de falsas. La Biblia de Zurich lo omite. La Biblia de Lutero
Revisión 1956 lo tiene entre corchetes. La primera edición de la Biblia de Elberfeld revisada equivoca aquí
[igual que en el v.12] al lector de la Biblia al afirmar que “En algunos [!!] manuscritos falta este final de la
frase”. HISP tiene estas palabras solamente en una nota al pie: “Otros manuscritos antiguos añaden: y les
dijo: ‘¡Paz a vosotros!'”.

Lc 24:40
Exactamente lo mismo ocurre con estas palabras: “Y diciendo esto, les mostró las manos y los pies”. Esto
era inaceptable para los adeptos de un “Cristo espiritual” sin cuerpo humano. También aquí HISP quita las
palabras del texto bíblico y las pone en una nota al pie, solamente sobre la base del Códice D y NA 25.

Lc 24:51
En este v. el Códice D, esta vez junto con el Sinaítico omite: “y fue llevado arriba al cielo”. NA 25 omite
este relato tan importante testificado por todos los demás testigos textuales. También aquí HISP quita las
palabras del texto bíblico y las pone en una nota al pie. En el v. 52 el Códice D y con él NA 25 omiten “…
después de haberle adorado, …”. La versión de Lutero de 1956 omite esta frase. HISP la tiene en una nota
al pie.
Aunque en la 26ª edición de Nestle-Aland (NA 26) han retirado silenciosamente estas omisiones
espeluznantes, esta falsificación de Lucas 24 debería abrirnos los ojos para el carácter verdadero de la
“crítica textual” tan apreciada, de buena fe, por algunos creyentes. A fin de cuentas, consigue que por unos
manuscritos mutilados y heréticamente falsificados se oscurezca y ponga en duda el testimonio de la
Escritura sobre nuestro Señor Jesucristo.

Por la omisión de Mr 16:19 y la tachadura de la parte mencionada en Lc 24:51 el Códice Sinaítico tan
estimado elimina del NT dos testimonios directos esenciales de la ascensión al cielo de nuestro Señor. El
tercer testimonio directo se halla en Hch 1:9-11. Aquí encontramos otra vez la manipulación maliciosa del
Códice D, que – ¿por casualidad? – omite de Hch 1:11: “Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros
al cielo …”. Si mañana se encontraran algunos viejos papiros gnósticos, que como el Sinaítico o el Códice D
omitieran todos estos pasajes, entonces algún día podría ocurrir que en las Biblias modernas “científicamente
probadas” no se hallara ¡ni un sólo relato directo de la ascensión corporal del Señor Jesucristo! Relacionado
con esto, otro testimonio, que señala hacia el futuro, ha sido borrado por la crítica textual, se trata de Jn
16:16: “Todavía un poco, y no me veréis; y de nuevo un poco, y me veréis; porque yo voy al Padre”. (Estas
palabras faltan en BA, DHH92, BJ, NVI, HISP; RVA lo tiene en una nota).

2) Debilitamiento del testimonio de la redención y salvación por la fe en Jesucristo

MT 18:11
Aquí el TR expresa esta afirmación importante: “Porque el Hijo del Hombre ha venido para salvar lo que
se había perdido”. NA omite esta frase (respaldado por el Sinaítico, Vaticano y 2 unciales más, unas pocas
cursivas y Orígenes). (Omitido en BJ; DHH92, RVA, NVI y HISP lo ponen aparte en una nota al pie). Lo
mismo ocurre con la declaración en Lc 9:56: “Porque el Hijo del Hombre no ha venido para perder las
almas de los hombres, sino para salvarlas”. (BJ lo omite; RVA, DHH92, NVI, HISP lo tienen en nota
aparte). Esto también, otra vez, por causa del testimonio de unos pocos manuscritos egipcios, estando entre
ellos otra vez el Sinaítico y el Vaticano.

Col 1:14
NA borra de la versión del TR la parte esencial “por su sangre”: “En quien tenemos redención por su
sangre” (Omitido en BA, BJ, DHH92).

Jn 6:47
NA suprime aquí el decisivo “en mí”: “El que cree en mí tiene vida eterna” (Omitido p. ej. en DHH92, NVI,
BJ. – BA y RVA lo tienen en una nota.) Lo mismo ocurre en Mr 9:42: “Cualquiera que haga tropezar a uno
de estos pequeñitos que creen en mí…”. NA pone “en mi” entre corchetes como posiblemente no genuino
(respaldado por el Sinaítico y otro uncial más); lo omite BA y BJ. La fe bíblica en Jesucristo, por lo tanto, es
sustituída por una “fe” impersonal general, como la pueden aceptar también las falsas religiones.

Ro 5:1
Aquí tenemos la declaración central: “Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de
nuestro Señor Jesucristo”. Algunos manunscritos heréticos lo falsifican así: “… tengamos paz para con
Dios…”. Con ello se transforma y falsifica la doctrina bíblica de que la paz con Dios es un fruto de la fe,
¡como si el creyente tuviera que buscarla y luchar por ella! Esta grave falsificación está en el Sinaítico,
Vaticano… y en el hereje Marción. Esta “variante” no ha entrado en el texto de las Biblias modernas, pero sí
se halla en una nota al pie en BA, HISP, RVA, NVI, y muestra de nuevo la tendencia de los testigos
principales de la crítica textual.

Ro 5:2
“… tenemos entrada por la fe a esta gracia…”. NA califica “por la fe” de posiblemente no genuino. Sólo unas
pocas traducciones siguen esta evaluación “científicamente probada”. (HISP lo ha quitado del texto y lo tiene
en nota; RVA lo pone en duda con una nota).
NA borra dos veces la declaración, importante para la doctrina bíblica de la redención, de que Jesucristo
sufrió por nosotros su muerte expiatoria: 1 Cor 5:7/TR: “Porque nuestra pascua, que es Cristo, fue ya
sacrificada por nosotros”. Entre los pocos testigos están el Sinaítico, el Vaticano y el gnóstico Clemente de
Alejandría. Omitido en BA, BJ, VM, NVI. 1 P 4:1 “Puesto que Cristo ha padecido por nosotros en la
carne…”. Testigos: P52, Vaticano, otros cuatro manuscritos, ¡en contra de todos los demás testigos textuales!
(Omitido en BA, DHH71, DHH92, BJ, VM, NVI).

3) Menoscabo de declaraciones sobre la vida espiritual bíblica

Mr 2:17
Dice el TR: “No he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento.” NA tacha aquí “al
arrepentimiento” (lo hacen también RV09, RV60, RV95, DHH92, BA, BJ, VM etc. [Sin embargo, está en la
Biblia del Oso y en la Reina-Valera 1602]). Lo mismo ocurre en Mt 9:13 (“al arrep.” está omitido en BA,
DHH92, BJ, VM, NVI), de modo que de tres testimonios paralelos de esta palabra, dos ya no coinciden con
Lc 5:32 – es una reducción del evangelio bíblico que encaja muy bien con el espíritu dominante de nuestra
época.

Mr 10:21
NA tacha aquí el mandato que el Señor dirige a un rico: “y ven, sígueme, tomando tu cruz”. (Se apoya en:
Sinaítico, Vaticano, 8 manuscritos más y el gnóstico Clemente de Alejandría). Esta falsificación de la vida
espiritual bíblica, tan actual en nuestros días se halla en BA, DHH92, BJ, VM, NVI que omiten estas
palabras.

Mt 6:1
Este v. dice así en el TR: “Mirad que no hagais vuestra limosna delante de los hombres…”, lo cual coincide
completamente con el contexto general (comp. v.2). El Sinaítico, el Vaticano, D y algunos otros manuscritos
con Orígenes dicen “justicia” en lugar de “limosna”. Este cambio es absurdo si se considera el contexto, pero
además contradice también en el fondo a otras declaraciones de la Biblia como p.ej. Mt 5:14-16 o 1 P 2:11.
Este cambio está en todas las Biblias españolas que venimos analizando menos en la Biblia del Oso y la
Reina-Valera de 1602.

Hebr 10:34
Dice así en el TR este v.: “… sabiendo que tenéis en vosotros una mejor y perdurable herencia en los cielos.”
Basándose en el Sinaítico, Códice D, 5 manuscritos y Clemente de Alejandría, NA tacha las palabras “en los
cielos” – ¡un grave menoscabo de esta declaración espiritual! Adoptan esta omisión: BA, BJ y NVI.

1 Jn 4:19
Aquí se halla una grave violación del texto hecha por los transcriptores alejandrinos. Donde el TR dice:
“Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero”, las Biblias modernas dicen “Nosotros amamos,
porque él nos amó primero.” La “base científica” para esta omisión: ¡Vaticano, Alejandrino y 4 cursivas!
¿Quién tendrá el interés de ocultarnos a quién debemos amar en primer lugar, por causa de Su amor hacia
nosotros? Pero también en esto las Biblias modernas siguen fielmente a la crítica textual. El cambio se halla
en RVA, BA, DHH92, BJ, VM.
Los manuscritos alejandrinos son también responsables de la grave falsificación de la oración del Señor (el
llamado “Padrenuestro”) en Mt 6:9-13 y en Lc 11:2-4. Estas oraciones modelo se dieron en dos ocasiones
diferentes y no obstante son evidentemente semejantes. En Mt 6:13 NA omite la conocida alabanza:
“porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén”, respaldado solamente por
poquísimos testigos textuales – entre ellos el Sinaítico, Vaticano y D -, falsificación injustificable frente a las
pruebas abrumadoras que lo testifican.
Pero en Lc 11:2-4 continúa la falsificación. El TR dice aquí: “2 Padre nuestro que estás en los cielos,
santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.
3 El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy. 4 Y perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros
perdonamos a todos los que nos deben. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal.” NA y los
manuscritos gnósticos heréticos lo transforman en: “Padre, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Danos
cada día nuestro pan cotidiano. Perdónanos nuestro pecados, porque también nosotros perdonamos a todos
los que nos ofenden. Y no nos metas en tentación” (NVI). Estos cambios que se remontan esencialmente a la
falsificación del Evangelio de Lucas hecha por Marción, son un escándalo y muestran la inclinación de la
crítica textual hacia las herejías gnósticas. El principio del v.2 se recortó respaldado solamente por 5
manuscritos (entre ellos P75, Sinaítico, Vaticano) y el gnóstico Orígenes y el hereje Marción. El TR queda
atestiguado no solamente por los manuscritos del texto mayoritario sino también por 6 unciales antiguas.

1 Cor 11:24
El TR dice así: “Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de
mí”. NA lo cambia en: “Esto es mi cuerpo que es para vosotros…”(BA). La omisión de la invitación del
Señor (comp. Mt 26:26) y del hecho importante de que el cuerpo del Señor fue partido por nosotros, se ha
efectuado sobre el testimonio de muy pocos manuscritos (respecto a omitir “partido” NA menciona 8, entre
ellos P46, Sinaítico, Vaticano). En el TR se ve que la cena del Señor es una cena recordatoria siendo el pan
símbolo del cuerpo del Señor que fue realmente partido en la cruz. En la versión alejandrina, por el contrario,
se apoya el misticismo sacramental católico. (Falta en BJ; – BA lo tiene fuera del texto en una nota.)

1 Cor 11:29
Los manuscritos heréticos gnósticos introducen una falsificación y un malentendido en este versículo. El TR
dice: “Porque el que come y bebe indignamente, sin discernir el cuerpo del Señor, juicio come y bebe para
sí.” NA omite “indignamente” y “del Señor”; y hace de esto una declaración oscura y mística que habría
que traducir así: “porque el que come y bebe, come y bebe su propia condena, porque no discierne el
cuerpo”. Esta falsificación la atestiguan sólo unos pocos manuscritos egipcios, entre ellos el Sinaítico y
Vaticano. Las traducciones han buscado construcciones libres para mitigar la absurdidad del texto presentado
por NA.

Ef 5:30
El TR dice de la iglesia: “porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos”. Esta última
afirmación importante (que subraya el paralelismo con Adán/Eva en los siguientes versículos y es sin duda
alguna original) la erradica NA ¡apoyándose en el testimonio del Sinaítico, Vaticano, y 9 manuscritos más!
(Omitido en BJ y NVI. BA, DHH92 y RVA lo tienen en una nota al pie).
En varios lugares los textos alejandrinos y con ellos NA tacha el ayuno, cuando va en conexión con la
oración; esta omisión tampoco puede ser casualidad: Mt 17:21/TR: “Pero este género no sale sino con
oración y ayuno”. NA tacha el versículo completo (en DHH92 y NVI p. ej. sólo está en una nota al pie). Mc
9:29/TR: “Este género con nada puede salir, sino con oración y ayuno” – aquí NA tacha “y ayuno” (en BA,
NVI y DHH92 p. ej. sólo está en una nota). 1 Cor 7:5/TR: “para ocuparos sosegadamente en ayuno y en
oración” – NA tacha “ayuno” (también está omitido en RV09, RV60, BA, DHH92, RVA, VM, entre otras;
pero sí figura en la Biblia del Oso y en la Reina-Valera de 1602). A fin de cuentas, en las Biblias modernas
ya no hay ningun indicio alentador de que el ayuno en conexión con la oración (no como deber religioso) es
recomendado para los creyentes neotestamentarios.

Lc 9:55-56
NA omite “diciendo: Vosotros no sabéis de qué espíritu sois; porque el Hijo del Hombre no ha venido
para perder las almas de los hombres, sino para salvarlas”. (Omitido en BJ. DHH92, RVA y NVI lo
añaden en una nota al pie)

4) Eliminación de declaraciones doctrinales importantes que pueden ser defensa contra herejías

1 Jn 4:3
Según el TR este pasaje da una característica distintiva para reconocer herejías que proceden de un falso
espíritu: “y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios”. Con estas
palabras encaja perfectamente el v.2 dando una enseñanza clara que se dirige sobre todo contra las herejías
gnósticas. NA lo cambia en: “Y todo espíritu que no confiesa a Jesús, no es de Dios”. En esta forma la frase
ya no corresponde con el v.2 y no hay ninguna delimitación frente a las herejías que confiesan un “Jesús”
cualquiera. Este grave cambio le efectúa NA con el “peso” de solamente dos copias unciales (Vaticano y
Alejandrino) y unas pocas cursivas – oponiéndose a ésto el testimonio abrumador de la mayoría de todos los
manuscritos, entre los que se encuentra incluso el Sinaítico (!) y otra uncial. (El cambio esta en VM, NVI,
BJ, DHH92. – RVA y BA añaden nota).

Apoc 2:15
NA tacha aquí la declaración que el Señor Jesucristo odia las falsas doctrinas y la aceptación de herejías: “Y
también tienes a los que retienen la doctrina de los nicolaítas, la que yo aborrezco”. (Véase el Punto 6)

Gál 3:1
Aquí NA tacha un pasaje importante sobre el efecto de las falsas doctrinas: “¡Oh gálatas insensatos! ¿quién
os fascinó para no obedecer a la verdad, …” (Se apoya en: Sinaítico, Vaticano, D y 8 manuscritos).
Omitido en RVA, BA, DHH92, BJ, VM, NVI.

Ro 1:16
En estas palabras tan conocidas e importantes NA tacha “de Cristo”: “Porque no me avergüenzo del
evangelio de Cristo” (entre los pocos testigos están Sinaítico, Vaticano, D). Frente al hecho testificado en la
Biblia de que también puede haber otro evangelio (¡comp. Gál 1:6-9; 2 Cor 11:4!), este recorte equivale a un
desarme frente a falsas doctrinas. Falta en todas las Biblia españolas que venimos analizando. Es
significativo que tanto Sinaítico, Vaticano como D omiten también en 1 Cor 9:18 las palabras “de Cristo”
separando así el evangelio de su centro. ¿Casualidad?

1 Tim 6:5
En el TR, Pablo termina sus advertencias sobre los falsos maestros con el buen consejo: “apártate de los
tales”. Este mandamiento del Señor le suprime NA; considerando las influencias heréticas sobre los testigos
textuales de Egipto, ¡esto seguro que no es una casualidad! Precisamente estas copias unciales antiguas
omiten esta frase, en contra del testimonio de cientos de manuscritos en los que está. (Falta p. ej. en VM,
NVI, BJ. RVA, BA y DHH92 sólo lo tienen en una nota).

5) Fomento de la falsa doctrina de que todos los hombres serán salvos y de que Dios es Padre de todos (Religión mundial unida)

Mr 3:29
Dice aquí el TR: “pero cualquiera que blasfeme contra el Espíritu Santo, no tiene jamás perdón, sino que es
reo de juicio eterno”. NA lo cambia en “es culpable de pecado eterno” – esto es una afirmación menos
terminante, que reserva una salida a la herejía del universalismo. (Testigos que apoyan NA: Sinaítico,
Vaticano y 7 manuscritos más). Adoptan este cambio BA, BJ, RVA, NVI.

Mr 9:44 y 46
NA borra dos versículos enteros de la Biblia que enfatizan la seriedad de la condenación eterna: “ir al
infierno, al fuego que no puede ser apagado, donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se
apaga”. Estos versículos son importantes porque muestran a lo que Dios se refiere cuando habla de juicio
eterno: un juicio que no tiene fin. Si de las tres afirmaciones idénticas en este párrafo queda sólo una,
entonces esto es un serio menoscabo de la Escritura, que muchas veces utiliza el principio de basarse en “dos
o tres testigos”.

2 P 2:17
Dice el TR: “para los cuales la más densa oscuridad está reservada eternamente”. NA tacha aquí
“eternamente” y evita otro testimonio bíblico para el castigo eterno de los pecadores (Testigos: P72, Sinaítico,
Vaticano, 3 manuscritos más). Omitido en BA, BJ, VM y NVI.

1 Jn 3:5
Dice así el TR: “Y sabéis que él apareció para quitar nuestros pecados”. NA quita “nuestros” y pone “los” –
¡apoyado en el testimonio de sólo 3 unciales (entre ellos B) y unas pocas cursivas! Este cambio respalda la
falsa doctrina según la cual Cristo salvaría a todos los pecadores y no solamente los que creen en Él;
(cambiado en BA y RVA con nota; en VM, BJ y DHH92 sin nota). En Hebr 1:3 también se omite
“nuestros”: “habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la
diestra de la Majestad en las alturas”. (Cambiado en BA, NVI, BJ) ¿Es casualidad?

Col 3:6
Aquí NA omite: “Cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia” – para que con
ello el juicio sobre los pecadores sea más indefinido y más fácil de interpretar mal; (NVI lo tiene sólo en una
nota; BA y RVA lo ponen en duda con una nota)

Apoc 21:24
Dice así este v. en el TR: “Y las naciones que hubieren sido salvas andarán a la luz de ella”. NA omite esta
restricción, dando así a entender que todos los pueblos paganos serían salvos. Esto está totalmente en contra
de la doctrina de la Biblia, pero es completamente acorde con el ecumenismo y la religión mundial unida de
hoy; (omitido en BA, DHH92, BJ, VM, NVI).

Ef 3:14
NA tacha las últimas palabras de “Por esta causa doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor
Jesucristo”. Con esto crea una declaración que podrían aprobar también cualquier hindú o partidario de la
Nueva Era (Testigos: Sinaítico, Vaticano y 10 manuscritos más, en contra de toda la inmensa mayoría). La
omisión está p.ej. en BJ, NVI; RVA y DHH92 lo incluyen en una nota; BA y RV95 lo tienen, pero añaden
nota diciendo que en algunos manuscritos no aparece. Más grave aún es la falsificación alejandrina en Ef
4:6, donde NA omite el “vosotros”: “un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos
vosotros”. (Testigos entre otros: P46, Sinaítico, Vaticano). Este “en todos” pagano-filosófico lo han adoptado
RV60, RV77, RVA, RV95, BA, DHH71, DHH92, BJ, NVI. La Versión Moderna lo tiene correcto al igual
que las Reina-Valera hasta 1909.

Apoc 22:21
La última frase del NT dice en el TR: “La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos vosotros.
Amén”. NA lo cambia en: “La gracia del Señor Jesús sea con todos”. (En esto le siguen BA, DHH92, BJ,
NVI, VM). Con ello se diluye la doctrina bíblica haciendo de ella una “gracia” falsificada universal, como lo
predican los partidarios modernos del ecumenismo y de la religión mundial unida.
6) Cambios que apoyan la doctrina y práctica de la iglesia católica

Mt 1:25
Dice aquí el TR “hasta que dio a luz a su hijo primogénito”. NA omite “primogénito” apoyando con ello la
afirmación católica de la virginidad perpetua de María. (Omitido en NVI, BJ. – DHH92, BA y RVA añaden
nota al pie)
El testimonio importante sobre el bautismo cristiano en Hch 8:37 (véase el Punto 1) falta en muchas
versiones de la Biblia y en el mejor de los casos se halla aún en alguna nota al pie. La omisión de estas
palabras, que muestran que se requiere la fe del que se bautiza, favorece la doctrina sacramental católica del
bautismo de párvulos. (NVI, DHH92, BJ y RVA sólo lo tienen en una nota. VM lo tiene entre paréntesis;
RV95 y BA lo ponen en duda con una nota).

Jn 12:47
Dice así el TR: “Al que oye mis palabras, y no las cree, yo no le juzgo…”. NA lo transforma en “… y no las
guarda (= obedece)”. Con ello la salvación del juicio ya no dependería de la fe sino de las obras, muy de
acuerdo con la herejía de la iglesia católica. Pero todo el contexto desde el v. 36 y especialmente a partir del
v. 44 muestra que el tema es la fe que salva. Cambio efectuado en RV60, RV77, RVA, RV95, BA, DHH71,
DHH92, BJ, VM, NVI. Está correcto en OS, RV1602, RV1909.

Ro 11:6
El TR dice así: “Y si por gracia, ya no es por obras; de otra manera la gracia ya no es gracia. Y si por obras,
ya no es gracia; de otra manera la obra ya no es obra”. NA omite la clara denuncia de la justicia por las
obras. (Omitido en BJ, VM, NVI; DHH92 y RVA lo tienen en nota; RV95 y BA lo ponen en duda con una
nota).
En 1 P 2:2 NA añade algo al texto transmitido. El TR dice: “desead, como niños recién nacidos, la leche
espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis”. NA añade “para salvación” falsificando con ello toda
la declaración en el sentido de las enseñanzas católicas. La salvación no es el resultado de un crecimiento,
sino de la fe en Jesucristo. Estas palabras van dirigidas a hijos de Dios y estos no pueden “crecer hacia la
salvación”, sino solo en la fe, tal y como lo expresa correctamente el TR. Al lado de los testigos principales
conocidos, Sinaítico y Vaticano, NA menciona aquí también al gnóstico Clemente de Alejandría. Esta
falsificación está en todas las Biblias españolas que venimos analizando.

Apoc 2:15
El TR dice: “Y también tienes a los que retienen la doctrina de los nicolaítas, la que yo aborrezco”. NA
omite estas palabras importantes y dice: “tienes algunos que de la misma manera retienen la doctrina…”.
“Nicolaítas” se deriva de Nikolaos (= victorioso del pueblo) y de acuerdo con muchos comentaristas es un
indicio del gobierno del clero “iniciado, iluminado” sobre la masa de los laicos en la iglesia católica que
estaba surgiendo. Esta falsificación se halla en Biblias críticas como BA, DHH92, NVI, BJ.

7) Cambios que minan la fiabilidad de la Sagrada Escritura

Mt 1:7-10
NA introduce dos nombres cambiados en la genealogía del Señor Jesús, que carecen de sentido y contradicen
al testimonio de las genealogías del AT: NA hace de Asa “Asaf” (aparece en BJ y HISP) y de Amón hace
“Amos” (en HISP). El TR, en cambio coincide con el testimonio del AT.

Mt 27:34
Dice así el TR: “… y le dieron a beber vinagre mezclado con hiel”. NA lo cambia por “vino”. En esta versión
falsificada, la declaración contradice a la Palabra del Señor en Mt 26:29: “Y os digo que desde ahora no
beberé más de este fruto de la vid, hasta aquel día en que lo beba nuevo con vosotros en el reino de mi
Padre” y también contradice a la profecía en Sal 69:21. ¿Qué lectura es la verdadera? ¿La más “oscura” o la
que concuerda con el testimonio general de toda la Escritura (y con la gran mayoría de los manuscritos)?
Esta falsificación se halla p. ej. en BA, DHH92, BJ, RVA, NVI.

Mr 1:2
NA dice así: “Como está escrito en Isaías el profeta”; el TR dice “en los profetas”. Inmediatamente después
viene una cita de Mal 3:1 y luego una de Is 40:3. Este cambio arbitrario tacha a Marcos de ignorante como si
él no conociese las Escrituras, e introduce un error en la Palabra inspirada – ¡todo esto respaldado por sólo 4
unciales (entre ellos el Sinaítico y el Vaticano) y 4 cursivas! Este cambio se halla en todas las Biblias
españolas que venimos analizando excepto en OS, RV1602 y VM.

Hch 7:30
La gran mayoría de los manuscritos testifican aquí que no era solamente “un ángel” el que se reveló a Moisés
en la zarza, sino el Ángel del Señor. Una pequeña minoría (NA menciona 7 manuscritos, entre los que están
P74, Sinaítico y Vaticano) afirma que habría sido un ángel creado cualquiera. ¿Cuál es la lectura original?
Éxodo 3:2 testifica con toda claridad: “Y se le apareció el Ángel de Jehová en una llama de fuego en medio
de una zarza”. En el v.4 se nos dice que este Ángel era Dios, el Señor mismo. ¿Es posible que Esteban como
judío con todo sus conocimientos de las Sagradas Escrituras, no supiera esto? Esta omisión pone en duda la
inspiración y la inerrancia de la Biblia.

Lc 23:45
La inmensa mayoría de los manuscritos testifica las palabras “y el sol se oscureció”, NA sin embargo lo
sustituye por una palabra griega (eklipontos) que designa un eclipse astronómico. Esta falsificación que
pretende hacer un acontecimiento explicable del milagro divino, pone en duda la inspiración e inerrancia de
la Escritura, porque en aquel tiempo no pudo haber ningún eclipse solar, lo cual hizo que incluso Orígenes
sospechara en esta variante una falsificación de los opositores de la Escritura (comp. Burgon, Revision
Revised, p. 61-65). A pesar de esto, los hombres vanagloriosos que se levantan como jueces sobre la
Escritura, afirman que este sería el texto original – ¡respaldado por el testimonio de P75, Sinaítico, Vaticano y
2 manuscritos más! Esta falsificación tan evidente no aparece en las traducciones, que en resumidas cuentas
citan el TR.

Mr 15:28
Según el TR, después del relato de la crucifixión del Señor en medio de dos ladrones, siguen las palabras: “Y
se cumplió la Escritura que dice: Y fue contado con los inicuos”. Esta importante afirmación espiritual
sobre el cumplimiento de una profecía mesiánica, la tacha NA por completo – basándose en el testimonio de
seis unciales, en contra de la grandísima mayoría de todos los manuscritos (Lo omite BJ. – DHH92, NVI,
RVA, HISP lo ponen sólo en una nota al pie).
Lo mismo se repite en Mt 27:35 donde NA omite: “Cuando le hubieron crucificado, repartieron entre sí sus
vestidos, echando suertes, para que se cumpliese lo dicho por el profeta: Partieron entre sí mis vestidos,
y sobre mi ropa echaron suertes”. Esta referencia importante al Salmo 22:18 que, precisamente en el
evangelio de Mateo, coincide con una multitud de otros cumplimientos de las Escrituras del AT, falta en las
Biblias críticas. Falta en DHH92 y BJ; BA, RVA y NVI sólo lo tienen en nota. De la misma manera falta en
Mr 13:14 la referencia al profeta Daniel. (Falta en BA, NVI, DHH92, BJ).

8) Otros cambios espiritualmente perjudiciales

Los manuscritos gnósticos de Egipto tienen una tendencia ascético-monástica que se inclina hacia la dureza
y a la falta de compasión, lo cual refleja la ideología de estos herejes. Por eso encontramos en sus
manuscritos algunos cambios que menguan el amor y la misericordia de nuestro Señor Jesucristo.
Una de estas falsificaciones sobresalientes es la omisión del encuentro entre el Señor Jesucristo y la
adultera en Jn 7:37 – 8:11. Este texto que realza tanto la misericordia como la gracia de nuestro Señor en el
perdón de los pecados, fue recortado de los manuscritos alejandrinos gnósticos y por sus pocos seguidores
(omitido por los Padres ascéticos de la iglesia Orígenes y Tertuliano, así como también por P66, P75, Sinaítico,
Vaticano y 15 manuscritos más, en contra de cientos de testigos textuales). En la literatura de los “Padres” de
la iglesia se hallan suposiciones de que algunos procedentes del clero católico juzgaron este pasaje como
peligroso para la moral de los cristianos. Junto con la omisión de Mr 16:9-20, esta gravísima violación del
texto del NT ha hecho su entrada también en las traducciones de la Biblia: RVA, RV95, BA, DHH92, VM,
NVI añaden notas que suscitan dudas.

Otra falsificación seria es la tachadura de las palabras del Señor en Lc 23:34: “Padre, perdónalos, porque
no saben lo que hacen”. Este precioso testimonio de la misericordia del Señor Jesucristo es calificado por
NA de “inserción temprana en el texto”, considerándolo con ello de falso. Para esta “conclusión
científicamente segura” se apoyan en P75, Sinaítico (el primer corrector del manuscrito lo borró,
¡originalmente estaba contenido allí! pero los críticos creen más al corrector), Vaticano, Códice D y sólo
otros 4 testigos textuales más – ¡en contra del testimonio de la enorme mayoría de manuscritos, entre ellos la
versión primitiva del Sinaítico! La actitud enemiga de muchos herejes frente al pueblo de Israel, es
posiblemente la causa de esta omisión. Algunos probablemente pensaban que la petición de perdón era
también para los judíos que, según la opinión de estos herejes, estaban condenados y desechados para
siempre. Las traducciones de la Biblia no se atreven a omitir estas palabras, pero RVA, NVI, BA y DHH92
ponen notas críticas.

Lc 4:18
Los manuscritos alejandrinos tachan aquí las siguientes palabras de nuestro Señor de Is 61:1: “… me ha
enviado a sanar a los quebrantados de corazón; A pregonar libertad a los cautivos…”. Con ello ha quedado
destruido en este versículo una parte substancial del mensaje del evangelio, y a los comentaristas les queda el
problema de: por qué habría Jesús omitido estas palabras del libro de Isaías – ¿o acaso se olvidó Lucas de
ponerlas? Pero en la grandísima mayoría de los manuscritos están testificadas estas palabras con toda
garantía – entre ellos también en el Códice A (Siglo V) e Ireneo (Siglo II). Solamente los pocos “testigos”
alejandrinos las omiten: entre ellos el Sinaítico, Vaticano, D, Orígenes y su alumno Eusebio. Esta omisión
arbitraria se ha llevado a cabo en casi todas las Biblias críticas: DHH92, BJ, VM, NVI lo omiten; – RVA y
BA sólo lo tienen en nota. De esta misma categoría es la omisión de “Confía, hija…” en Lc 8:48 (omitido en
todas las Biblias que venimos analizando menos en OS y RV1602) y en Lc 9:55-56.
Entra también en este contexto el cambio de 1 Cor 7:3, donde el TR dice: “El marido pague a la mujer la
debida benevolencia; y asimismo la mujer al marido”. Los ascetas alejandrinos lo cambian en: “El marido
cumpla su deber con su mujer” (BA), y así está en muchas Biblias críticas.

Si tomamos una epístola y enumeramos algunos cambios espiritualmente significativos hechos por NA
también veremos esa tendencia:

2 Epístola a los Corintios:
4:6 Jesús, tachado. 4:10 del Señor, tachado. 5:18 Jesús, tachado. 11:31 Cristo, tachado.

Epístola a los Gálatas:
1:15: Dios, tachado. 3:1: para no obedecer a la verdad, tachado. 3:17: para con Cristo, tachado. 4:7: por
medio de Cristo, tachado. 5:19: adulterio está tachado de la lista de las obras de la carne; 6:15: en Cristo
Jesús, tachado. 6:17 Señor, tachado.

Epístola a los Colosenses:
1:2 y del Señor Jesucristo, tachado. 1:14 por su sangre, tachado. 1:28 Jesús, tachado. 2:11 del pecado,
tachado. 3:6 hijos de desobediencia, tachado.

Hemos hecho esta lista de ejemplos intencionadamente amplia para que se pueda observar la dimensión y la
tendencia de los cambios gnóstico-alejandrinos en las Biblias críticas. Habría que mencionar todavía
bastantes ejemplos más; hemos tenido en cuenta casi exclusivamente aquellos cambios que han sido
introducidos en el texto de Nestle-Aland. Si hubiésemos estudiado también las variantes alejandrinas que no
fueron introducidas allí, resultarían probablemente más ejemplos espiritualmente destructivos (comp. Rom
5:1 en el Punto 2). ¡Que nuestro Dios y Padre nos dé discernimiento y luz por medio de Su Espíritu Santo
para que reconozcamos en qué testigos textuales está la verdad!

B. Breve explicación de algunos términos técnicos

Lamento que en este trabajo no se hayan podido evitar algunos tecnicismos de la paleografía (ciencia de los
documentos antiguos) y otros ámbitos científicos que no le serán muy corrientes al lector común de la
Biblia. Por eso intentaré explicarlos brevemente.

Armonización
Según las teorías de los críticos textuales sería el ajuste de pasajes
paralelos por medio de cambios posteriores y añadiduras de texto
procedente de otras fuentes (a menudo atribuida falsamente a los
evangelios).

Arrianismo
Herejía cuyo nombre se deriva del clérico Arrio que vivía en
Alejandría. Según su enseñanza, el Logos, es decir, Cristo, sería
solamente un ser creado que no es igual a Dios en toda su esencia.
Esta herejía tuvo gran influencia en la iglesia primitiva,
especialmente en el Siglo IV en Egipto, de donde proceden los
manuscritos alejandrinos.

Ascetismo
(del gr. askesis = entrenamiento, forma de vida). Privación
exagerada y descuido del cuerpo, proveniente de la filosofía y de la
Gnosis que tenía desprecio por el cuerpo – es una característica de
muchas sectas místicas, pero también de la falsa piedad monásticocatólica
(comp. Col 2:23).

Códice
(del lat. caudex = “tronco”, “pizarra encerada de madera”, “libro”).
Se denomina así la clase de libro usual ya en el Siglo I, que consistía
de varias capas atadas de hojas de pergamino o papiro dobladas.
Cristología La doctrina de Cristo.

Crítica textual
Se denomina así el intento de deducir un texto original partiendo de
diferentes copias, entre otras cosas se lleva a cabo por medio de la
evaluación de la transmisión textual y de las diferencias particulares
entre los manuscritos.

Crítica bíblica
(también denominado “método histórico-crítico”). El
fraccionamiento de los libros bíblicos basado en estudios literariocientíficos,
según las partes textuales que supuestamente serían de
diferentes autores posteriores. La teología moderna está penetrada
por estas enseñanzas que niegan la inspiración y unidad de la
Palabra de Dios.

Cursivas
La escritura cursiva era en la antigüedad la forma corriente de
escribir cartas privadas y documentos, contrastando con la escritura
llamada uncial (= gr. mayúscula). Hay copias manuscritas del NT de
dos tipos: unciales y cursivas.

Demiurgo
(del gr. demiourgos). El “creador o artífice malo del mundo” en la
herejía del gnosticismo.

Dualismo
(del lat. dualis = formado por dos). Doctrina filosófico-religiosa
pagana de la existencia de dos principios básicos contrarios de la
existencia (en el gnosticismo: espíritu – materia).

Ecumenismo
(del gr. oikoumene = la tierra habitada). Movimiento que procura la
unificación mundial de las iglesias cristianas y confesiones bajo la
supremacía efectiva de la iglesia católica.

Exégesis alegórica
La interpretación alegórica de la Biblia realizada por Orígenes y
otros negaba que las declaraciones de la Biblia tuvieran un sentido
literal real y las explicaban como figuras de otras declaraciones
totalmente diferentes que interpretaban partiendo de estas.

Gnosticismo
(del gr. gnosis = sabiduría, conocimiento). Movimiento paganoreligioso
que enseñaba la autoredención por medio del
“conocimiento”. Entró en las iglesias cristianas originando grandes
daños (comp. 1 Tim 6:20). Sus seguidores se denominan gnósticos.

Herético
(del gr. hairesis = falsa doctrina, secta). Caracterizado por falsas
enseñanzas engañadoras. En el sentido bíblico, son herejes los que
niegan y falsifican la fe bíblica. La iglesia católica después tildó con
esta expresión a todos los que no se doblegaban ante sus propias
falsas doctrinas.

Humanismo/humanista
(del lat. humanus = humano, de buenos modales, culto). Movimiento
intelectual en el Siglo XV y XVI que enfatizaba la erudición
humana obtenida de las fuentes de la filosofía y cultura antiguas.
Junto con el Renacimiento, el Humanismo implicó el estudio de las
lenguas y documentos clásicos y logró con ello las bases importantes
para el nuevo descubrimiento de la Biblia en sus lenguas originales.
Husista Se llaman así a los seguidores protestantes del reformador checo
Juan Hus.
Inspiración
(del lat. inspirare = soplar dentro). Designa que Dios ha inspirado
las Sagradas Escrituras (2 Tim 3:16 en la traducción latina del NT)
Lectura Un pasaje del texto de un manuscrito que varía en su forma escrita o
en sus palabras con respecto a otros testigos textuales.

Manuscrito
(del lat. manuscriptum = escrito a mano)

Mística
(del gr. mystes = el iniciado [en enseñanzas pagano-ocultistas de
misterio]). Enseñanza secreta, movimiento pagano seudo-cristiano
que por medio de la contemplación y otros métodos busca “unirse
con la divinidad” y conocimientos por revelación.

Neoplatonismo
Movimiento religioso pagano especialmente eficaz entre los Siglos I
y VI, derivado de la filosofía de Platón.

Original
Escritura original; en el NT, los escritos que escribieron los
apóstoles y profetas o sus escribientes directos.

Ortodoxo
(del gr. orthodoxos = conforme a la doctrina verdadera). Se
denomina así a los cristianos que siguen la doctrina correcta; la
iglesia griega se aplica ella misma este término para sí.

Padres de la iglesia
Nombre eclesiástico que designa a los influyentes maestros y
escritores en la iglesia católica entre los Siglos II al VI. La mayoría
de estos estaban muy influidos por enseñanzas falsas. Sus escritos
tienen importancia para la investigación textual, porque las citas
bíblicas que ellos mencionan permiten deducir qué texto es el que
ellos usaban.

Papiro
Lámina sacada de los tallos de la planta del mismo nombre,
originaria de Egipto que se utilizaba para escribir en ella. Ampliamente
difundido en la antigüedad y hasta el Siglo VI. Numerosos
manuscritos tempranos de la Biblia fueron escritos sobre papiro.

Pergamino
(del gr. Pergamon, una ciudad en Asia Menor en la que se fabricaba
el pergamino). Base importante para escribir en ella en la antigüedad
y Edad Media. Se fabricaba de pieles secas de animales previamente
preparadas. En la antigüedad tenía forma de rollo; en el Siglo I
también tenía forma de códice. La mayoría de los manuscritos de la
Biblia fueron escritos sobre pergamino.

Peshita
Traducción siríaca del NT que es probablemente del Siglo II y por lo
general reproduce el texto mayoritario.

Racionalista
que sólo se basa en la razón

Reforma (del lat. reformatio = modificación, renovación). Se llama así al
movimiento protestante de los Siglos XVI y XVII, que
originalmente quería modificar la iglesia católica según las doctrinas
bíblicas, pero que tuvo como consecuencia la formación de iglesias
protestantes propias.

Religión mundial unida
Describe los esfuerzos de la iglesia católica y del Consejo Mundial
de Iglesias y otras fuerzas para lograr la colaboración y unión
mundial de las diferentes religiones (comp. Apoc 17 y 18).

Revisión
(del lat. revisio = volver a examinar). Aquí significa: volver a
repasar una traducción de la Biblia.

Texto koiné
(del gr. koine = popular, común). Los críticos textuales
denominaban así al texto mayoritario.

Texto mayoritario
(ingl. majority text)
Se denomina así al 90 % aprox. de todos los manuscritos conocidos
de la transmisión textual griego-bizantina. Tuvo su origen en Asia
Menor y está caracterizada por una gran uniformidad y fiabilidad de
transmisión. El Textus Receptus pertenece a la transmisión del
Texto Mayoritario.

Textus Receptus
(del lat. “el texto recibido, aceptado”). Erasmo fue el primero que
editó esta versión del texto del Nuevo Testamento griego, que
esencialmente se basa en la transmisión mayoritaria del texto y llegó
a ser el fundamento de todas las Biblias de la Reforma.

Transmisión alejandrina
Una línea de transmisión que consiste en muy pocos manuscritos
antiguos. Tiene su origen en la ciudad egipcia de Alejandría y se
caracteriza por un trato arbitrario del texto, por omisiones y cambios
heréticos del texto bíblico. En esta transmisión se basan las
ediciones críticas del NT.

Transmisión bizantina
(del gr. Byzantion = Bizancio, nombre de lo que después sería
Constantinopla). Se denomina así la transmisión textual del Nuevo
Testamento procedente de Grecia y Asia Menor (véase también
Texto mayoritario). Esta fue continuada después por el imperio
romano oriental (bizantino).

Unciales Manuscritos escritos en mayúsculas (sin espacio entre las palabras o
signos de puntuación). Esta forma de manuscritos se halla
principalmente en los manuscritos tempranos del Siglo IV hasta el
Siglo IX.

Universalismo
Herejía que niega el castigo eterno sobre los pecadores y afirma que
finalmente todos los hombres y también Satanás con sus demonios
serán salvos. Se dice que su fundador fue Orígenes.

Vulgata (del lat. vulgatus = común). Lleva este nombre una traducción latina
de la Biblia que en su mayor parte fue elaborada por Jerónimo y se
deriva de traducciones latinas más antiguas. En la iglesia católica
fue hecha la Biblia estándar.

C. Literatura sobre el tema del Textus Receptus

1. Introducciones generales sobre el tema del Textus Receptus:

a) Folletos

Karl-Herrmann Kauffmann: Der Text des Neuen Testaments (26 p.) Editado en Albstadt, sin año (F:
Albstadt) [Breve introducción fácilmente comprensible sobre la crítica textual del NT; con una lista de cambios críticos en las distintas Biblias alemanas. Aplicado a las Biblias españolas en el Apéndice II]

Rudolf Ebertshäuser: Der überlieferte Text des Neuen Testaments – die zuverlässige Grundlage unseres
Glaubens. (20 p.) Editado por el autor, Leonberg 1998 (F: Albstadt) [Una primera introducción a la historia e importancia
del Textus Receptus, con algunos ejemplos comentados en el Apéndice.]

Rudolf Ebertshäuser: Der überlieferte Text des Neuen Testaments – und die heutigen Bibelübersetzungen. (40
p.) Editado por el autor, Leonberg 1998 (F: Albstadt) [Exposición ampliada de la historia e importancia del Textus Receptus; con numerosos ejemplos comentados en el Apéndice]

G.W. Anderson: What today’s Christian needs to know about the Greek New Testament (10 p.). London
(Trinitarian Bible Society) 1994 (F: Trinitarian) [Buena introducción básica al tema de la crítica textual, con una bibliografía
inglesa]

God was Manifest in the Flesh (1 Timothy 3.16). Examination of a disputed passage. (16 p.) London
(Trinitarian Bible Society) sin año (F: Trinitarian) [Examen particular del cambio de 1 Tim. 3:16 “Dios manifestado en carne”
efectuado por la crítica textual. Se basa en J.W. Burgon]

The Authenticity of the Last Twelve Verses of The Gospel According to Mark (12 p.) London (Trinitarian
Bible Society) sin año (F: Trinitarian) [Examen particular de Mr 16:9-20 que la crítica textual ha separado de la Biblia. Basado en J.W. Burgon]

Robert J. Barnett: The Word of God on Trial (38 p.) Grayling, Michigan (Calvary Baptist Church) 5ª ed.
1994 (F: RV Beese) [Muestra los peligros espirituales y las bases equivocadas de la crítica textual, demandando que los creyentes deben evaluar espiritualmente la cuestión sobre el texto]

Jacob van Bruggen: The ancient Text of the New Testment. (40 p.) Premier Printing LTD. Winnipeg,
Manitoba, Canada 1976 [El estudio de un teólogo que rechaza los métodos y los resultados de la crítica textual, y prueba que el texto bizantino (al cual pertenece el Textus Receptus) es fidedigno.]

b) Libros

Edward Freer Hills: The King James Version Defended (280 p.) Des Moines, Iowa (The Christian Research
Press) 1984 (F: RV Beese) [Defensa de la Biblia inglesa del Rey Jaime que se basa en el Textus Receptus, con un amplio estudio de la cuestión sobre el Textus Receptus. El autor, un investigador fiel a la Biblia, que en su día practicó la crítica textual, explica con un fundamento espiritual la fiabilidad del TR por haber sido Dios el que guardó Su Palabra durante la transmisión del texto. Rebate la premisa básica antiespiritual de la crítica textual. ¡Muy aconsejable!]

David Otis Fuller (Ed.): Which Bible? (350 p.) Grand Rapids (Institute for Biblical Textual Studies) 14ª ed.
1995 (F: HdB Zurich) [Colección de diferentes artículos sobre la versión inglesa del Rey Jaime con una consideración especial sobre la cuestión del Textus Receptus. Entre otros, artículos sobre Burgon, Westcott y Hort. Incluye la obra fundamental y digna de consideración de Benjamin G. Wilkinson, “Our Authorized Bible Vindicated”]

Wilbur N. Pickering: The Identity of the New Testament Text. (180 p.) Nashville (Thomas Nelson) 1980. Por
el momento agotado. Se puede adquirir en forma de copias (F: Albstadt) [Estudio exhaustivo de un crítico textual
americano que prueba que la crítica textual de Westcott y Hort es insostenible, y defiende la transmisión bizantina (=mayoritaria)]

2. Análisis extensos:

John William Burgon: Unholy Hands on the Bible. Vol. 1. Ed. Jay P. Green sen. (624 p.) Lafayette, Indiana
(Sovereign Grace Trust Fund) 1990 (F: HdB Zurich) [Una colección abreviada de las obras del investigador textual J. W. Burgon (1813-1888). Fue uno de los primeros en descubrir las tendencias destructivas para la fe de la crítica textual de Westcott y Hort y la rebatió por medio de sus fundados conocimientos de los manuscritos antiguos. Una obra fundamental de gran valor que profundiza muy detalladamente en el tema.]

John William Burgon: The Revision Revised (1883) 549 p. Reimpresión Collinswood, New Jersey (Dean
Burgon Society Press) sin año. (F: BFT; HdB Zurich) [Un examen detallado de este investigador textual creyente inglés, que
analiza la revisión de la Biblia inglesa Revised Version de 1881, el texto griego en que se basa y la hipótesis de Westcott y Hort. Muy interesante.]

John William Burgon: The Traditional Text of the Holy Gospels (ed. por Edward Miller) (1896) 317 p.
Reimpresión Collinswood, New Jersey (Dean Burgon Society Press) 1998. (F: BFT; HdB Zurich) [Un análisis a
fondo del origen antiguo del texto tradicional (= la transmisión mayoritaria bizantina) tomando los Evangelios como base. Contiene numerosas pruebas sacadas de la literatura de los Padres de la iglesia y de traducciones antiguas, y pensamientos sobre la crítica textual. Lectura difícil]

John William Burgon: The Causes of Corruption of the Traditional Text (ed. por Edward Miller) (1896) 290 p. Reimpresión Collinswood, New Jersey (Dean Burgon Society Press) 1998. (F: BFT; HdB Zurich) [Trabajo erudito sobre las causas de las influencias distorsionantes y falsificantes sobre el texto transmitido del NT. Burgon cuenta varias posibilidades de
errores de los copistas en los manuscritos antiguos – llegando incluso a mostar cambios intencionados, menciona muchos ejemplos]

John William Burgon: The Last Twelve Verses of the Gospel According to S. Mark (1871) 334 p.
Reimpresión Collinswood, New Jersey (Dean Burgon Society Press) sin año. (F: BFT; HdB Zurich) [Un análisis
a fondo hecho con erudición que prueba la genuidad del final transmitido del Evangelio de Marcos por medio del texto, de la transmisión de los manuscritos, de los y testimonios de los Padres de la iglesia. Rebate los argumentos de los críticos textuales. Muy valioso y digno de ser leido]

Theodore P. Letis (Ed.): The Majority Text: Essays and Reviews in the Continuing Debate. (210 p.) Grand
Rapids (Institute for Biblical Textual Studies) 1987 (F: RV Beese) [Colección de artículos que tratan sobre la cuestión del
“texto mayoritario” (edición crítica de la transmisión bizantina del texto) y del Textus Receptus. Artículo interesante sobre la crítica textual temprana como arma de los jesuitas contra los protestantes]

3. Ediciones del Textus Receptus y materiales de ayuda:

The Interlinear KJV Parallel new Testament in Greek and English. Based on the Majority Text [sic] With
Lexicon Synonyms. George Ricker Berry. (Grand Rapids Zondervan Publishing House) 37ª ed. 1994 (F:
HdB Zurich). [A diferencia de lo que sugiere el subtítulo, no se trata aquí del texto mayoritario sino del Textus Receptus (Stephanus 1550). Está reproducido con una traducción interlinear inglesa fiel, el texto de la Biblia inglesa King James Version en una columna al margen y un aparato de notas muy valioso, que anota las divergencias críticas de científicos anteriores, y menciona las diferencias del TR de Elzevir 1624. A pesar de ser una impresión de calidad algo inferior, es la mejor edición para estudiar el TR.]

H KAINH IA HKH. The New Testament. The Greek Text Underlying the English Authorized Δ Φ Version of
1611. (480 p.) London (Trinitarian Bible Society) sin año (F: HdB Zurich) [Edición del Textus Receptus según Beza 1598
y una Edición de F.H.A. Scrivener. Sólo texto griego, buena tipografía]

The Interlinear Greek-English New Testament. Ed. por Jay P. Green (The Hebrew-Greeek Englisch Bible
Vol. IV) sin lugar. (Hendrickson) 2ª ed. 1985 (F: HdB Zurich) [Texto de Trinitarian arriba mencionado con una traduccion
interlinear inglesa de Jay M. Green, y otra traducción al margen y los números según la clave de Strong por encima de las palabras griegas, lo cual resulta muy util.]

The New Englishman’s Greek Concordance and Lexicon (Ed. Jay P. Green) (940 p.) Peabody, mass
(Hendrickson) 1982 (F: HdB Zurich) [Edición revisada de la famosa concordancia de Wigram con explicaciones lexicales en inglés y los números de Strong. Sobre la base del Textus Receptus se hallan aquí todas las palabras griegas del NT en letra griega; las citas bíblicas se mencionan completas y están citadas del texto de la versión del Rey Jaime]

The New Analytical Greek Lexicon. Ed. por Wesley J. Perschbacher (450 p.) Peabody, Mass. (Hendrickson)
2ª ed. 1992. (F: HdB Zurich) [Este material de ayuda fiable presenta el análisis gramatical de cada forma lexical griega que aparece en el NT, junto con el número de Strong. Muy útil para el trabajo con el TR, porque también están todas las formas verbales contenidas solamente en el TR y no en las ediciones críticas.]

Die Bibel oder die ganze Heilige Schrift Alten und Neuen Testaments nach der Übersetzung Dr. Martin
Luthers vom Jahre 1545. Bielefeld (Missionsverlag der Evangelisch-Lutherischen Gebetsvereine e.V.) 1990)
[La Biblia completa de Lutero de 1545, basada en el Textus Receptus, y en el AT en el texto masorético.
Ligeramente revisado el lenguaje y la ortografía]

Fuentes donde se pueden adquirir estos materiales (= F)
HdB Zurich:
Haus der Bibel Zürich, Stockerstr. 46, CH-8039 Zürich; Tel. (0041)-1-201-2941; Fax 201-1240
Trinitarian:
Trinitarian Bible Society, 217 Kingston Road, GB-London SW19 3NN
RV Beese:
Reformatorischer Verlag Beese, Friedensalle 76, D-22765 Hamburg, Tel./Fax 040/3900424
Albstadt:
Freie Brüdergemeinde Albstadt, Lange Str. 7, D-72461 Albstadt-Tailfingen
BFT = The Bible For Today, 900 Park Ave., Collinswood, N.J. 08108, U.S.A. eMail BFT@Juno.Com (Aquí
se puede pedir el folleto “BFT Brochure # 1” que abarcando 900 títulos aprox. es la lista más amplia y mejor
sobre el tema del Textus Receptus en lengua inglesa)

Traducción adaptada del alemán con permiso y ayuda del autor: Elisabet Ingold-González
e.gonzalez@arcor.de

Apéndice II

Las listas que siguen contienen una selección que consta de 289 versículos bíblicos que se apartan de la
antigua Biblia inglesa del Rey Jaime y, en general, de las Biblias de la Reforma basadas en el Textus
Receptus. Provienen en gran parte de un estudio publicado por Karl-Hermann Kauffmann, Albstadt
(Alemania) y él mismo relata cómo dio con el problema de las variantes textuales del Nuevo Testamento,
cómo emprendió la búsqueda para hallar el texto bíblico verdadero y las respuestas que halló:
“Me imagino que todos conoceremos escenas como esta: Durante un estudio bíblico, se lee por ejemplo Col
1:14: ‘en quien tenemos redención por su sangre: el perdón de los pecados’; de pronto alguien interrumpe
diciendo que en su Biblia faltan las palabras ‘por su sangre’. Señorigina una cierta confusión entre los
creyentes, confusión que se torna en indignación; y al preguntar al afectado acerca de la versión que él
tiene, al pobre le salen los colores. Pero el responsable del estudio con su madurez conoce la respuesta.
Explica que el pasaje omitido es una de las llamadas ‘lecturas’, es decir, una cita bíblica de la que no se
sabía al 100 % si realmente pertenecía al texto original o no. Dice también que en el Nuevo Testamento
habría aproximadamente un 5% de discrepancias entre los textos usados antiguamente (el Textus Receptus)
y los textos modernos averiguados por la ciencia, pero que por lo general no afectaban a puntos de
gravedad.
Los creyentes se van a sus casas muy pensativos. Y, en el fondo, ha quedado algo conmocionada la
confianza sencilla e inocente que habían tenido en la Biblia hasta entonces. La inseguridad se ha apoderado
de ellos. ¿Es la Biblia que tienen en sus manos la Palabra de Dios o no? ¿Qué es lo que vale y qué es lo que
no está bien? ¿Tal vez no será inspirada la Biblia?
A mí me ocurrió algo parecido. Pero además había dado con el problema de las ‘lecturas’ o variantes
textuales por otras cuestiones también. Yo llevaba años buscando la mejor traducción de la Biblia alemana,
y comparándolas me había encontrado con las diferencias más de una vez. Puesto que soy una persona que
me gusta la exactitud y el trabajo cuidadoso y no soporto vivir con problemas sin solucionar, me decidí a
investigar el asunto a fondo.
Para mí estaba claro que donde mejor información me podrían dar sería en las Sociedades Bíblicas. Pero
las respuestas a mis preguntas fueron muy desilusionadoras. La Sociedad Bíblica de Ginebra es la que más
comprensiva se mostró, pero ella tampoco pudo contestar satisfactoriamente mis preguntas, sobre todo la
pregunta ‘¿dónde está el texto original genuino?’ Parecían apoyarse en círculos americanos fieles a la
Biblia y en teólogos alemanes que creían en la Biblia. Así que seguí buscando.
Una de las sociedades bíblicas me aconsejó que leyera las publicaciones del profesor Aland, puesto que mis
preguntas se referían a las fuentes. Así que me puse en contacto con el instituto del profesor Aland en
Münster. Mi primera carta la contestó todavía extensamente, pero sin resolver en realidad mis problemas.
Se notaba en la respuesta una falta de comprensión de mis preguntas poco expertas (¿pero eran por eso
menos justificadas?) También se me dio el consejo de leer los libros del profesor Aland. Así que me compré
el libro de Kurt y Barbara Aland ‘El texto del Nuevo Testamento’. En ese intervalo le escribí otra carta, para
precisar mis preguntas, y entre otras, le hice la pregunta acerca de ‘la inspiración verbal de la Biblia’. Pero
a esa carta ya no me respondió, lo cual me dio mucho que pensar.
Escribí a otra obra misionera, pero tampoco comprendieron mi problema. Yo ya estaba poniéndome
nervioso. Quedaba claro para mí, que tenía que profundizar yo mismo en el tema y el único camino que
había era la literatura existente sobre esto. Pero constaté decepcionado, que en todas partes se daba por
sentada la ‘teoría de las diferentes lecturas’. Nadie intentaba ponerla en duda. Mis preguntas seguían sin
respuesta. ¿Acaso estaba leyendo la literatura equivocada?
Así que me puse a leer el libro del profesor Aland antes mencionado.
Siendo yo un defensor de la inspiración verbal de la Biblia (véase 2 Tim 3:16; Is 34:16; Jn 17:17; Sal
119:160; Sal 12:6-7; etc.) sólo tuve que leer hasta la página 16, para quedar enterado. Allí leí entre otras
cosas que la convicción de la inspiración verbal (que el autor evidentemente rechazaba, y más aún,
polemizaba en contra de ella) exigía el ‘Textus Receptus’. Entonces comprendí.
Un hermano americano me dio una lista con unos 200 versículos que se apartaban de la antigua traducción
del Rey Jaime. Hacía referencia al ‘Textus Receptus’ y le calificaban como el texto original por excelencia.
Entonces adquirí en Suiza un ejemplar del ‘Textus Receptus’ y me puse a estudiar la lista inglesa. Primero
traduje todos los pasajes al alemán y luego los comparé con mi Biblia. Pronto descubrí que el ‘Textus
Receptus’ tan despreciado contenía mucho valioso que hoy en día se omite. Entonces me puse a comparar
con esta lista 15 versiones alemanas de la Biblia. Durante mis comparaciones descubrí que el ‘Textus
Receptus’ contenía muchos pasajes que las nuevas ediciones bíblicas (que se basan en Nestle 26ª ed.)
suprimían o cambiaban.
Me di cuenta de una tendencia en las citas omitidas o cambiadas: aparte de versículos sin importancia,
había entre ellos gran número de textos que tenían que ver con la persona de nuestro Salvador, el Señor
Jesucristo. Sólo quiero mencionar aquí Col 1:14; Jn 6:47; 1 Cor 15:47 etc. Véase la lista a continuación.
La Biblia inequívocamente me daba testimonio de que era inspirada, p. ej. 2 Tim 3:16; y de que Dios
guardaría su texto, Is 34:16, Sal 12:6-7. De modo que yo estaba sujeto a mi conciencia. Además poseía el
testimonio de mi lógica. En muchos lugares de la Biblia hallo la advertencia ‘¿no sabéis…?’ o cosas
semejantes. Así que Dios exige que yo utilice mi razón y no me deje llevar simplemente por líneas místicas
cualquieras. Pero el uso de la razón debe llevarse a cabo bajo la disciplina del Espíritu Santo y
sometiéndose a la Biblia. Concluí lo siguiente: ¿Habría Dios inspirado la letra (2 Tim 3:16 ‘theopneustos’ =
soplado por Dios) dejando sin determinar el canon? Aunque las variantes (= los cambios y omisiones frente
al ‘Textus Receptus’) afectaban sólo un 5 % del texto, esto me parecía absurdo. Precisamente las omisiones
me habían convencido de que el ‘Textus Receptus’ tan despreciado coincidía mucho mejor con el testimonio
general de las Sagradas Escrituras que las variantes más modernas.
Mi consecuencia personal fue clara: Mientras que no haya una prueba contundente que demuestre lo
contrario, el ‘Textus Receptus’, o sea el texto ‘completo’ será para mí personalmente la norma en vigor.
Me parece más peligroso y más falto de respeto omitir partes de la Biblia así por así, en base de teorías
humanas, que humillarse en santo temor y reverencia bajo Su Palabra como hicieron nuestros padres. Es
sobrecogedora la ‘buena fe’ que muchos creyentes tienen en lo que a esto se refiere. Pero el profundo
respeto ante la Palabra de Dios nos constriñe a tomar otra actitud frente a ella.
A mí al menos me parece más ajustado al evangelio creer según el texto de la Biblia inglesa del Rey Jaime
del Salmo 12:7 que ‘Tú, Jehová, la guardarás (es decir, la Biblia) de esta generación la preservarás para
siempre’. Antes que omitir o cambiar simplemente partes o palabras de la Biblia. Todo lo demás quiero
dejarlo a la conciencia del lector.
Karl-Hermann Kauffmann
(Traducción ligeramente abreviada)
Las 15 Biblias que el hermano Kauffmann ha comparado, eran naturalmente alemanas. Yo he llevado a cabo las comparaciones con 14 Biblias en
lengua española basándome principalmente en su lista. Con la importante ayuda de Rudolf Ebertshäuser se ha ampliado y especificado con más
detalle dicha lista, que él mismo ha revisado.
La traductora
(Elisabet Ingold-González)
Este trabajo se ha publicado como libro en la editorial:
Edicions Cristianes Bíbliques
Apartado 10.053
08080 Barcelona
España
http://edicions.ecbministeris.org/Inici-Inicio.html
correo electrónico: edicions@ecbministeris.org
A continuación 14 Biblias españolas comparadas:
Textos bíblicos omitidos, a adidos o cambiados en comparación con el ” T extus Receptus ” o Texto tradicional
Abreviaturas: + = está bien 0 = omitido * = cambiado N = está sólo en nota al pie/aparte ( ) = entre paréntesis o con nota que lo pone en duda A = A adido
V ERSIONES DE LA BIBLIA:
OS=Casiodoro de Reina 1569 (Biblia del Oso)
RV1602=Reina-Valera 1602
RV1862=Reina-Valera 1862
RV09=Reina Valera 1909
RV60=Reina Valera 1960
RV77=Reina Valera 1977
RVA =Reina Valera Actualizada (1989 Mundo Hisp.)
RV95=Reina Valera 1995
BA =Biblia de las Américas (© 1986)
DH71 =Dios Habla Hoy (© 1971) Versión Popular
DH92 =Dios Habla Hoy (Rev. 1992) – ” –
BJ =Biblia de Jerusalén (nueva ed. 1975)
VM =Versión Moderna (H.B.Pratt, Rev. 1929)
NVI =Nueva Versión Internacional © 1995
Pasaje Cambios
V E R S I O N E S
OS RV1602 RV1862 RV09 RV60 RV77 RVA RV95 BA DH71 DH92 BJ VM NVI
Mateo
1:25 falta PRIMOGÉNITO + + + + + + N ( ) N 0 N 0 + 0
5:22 falta SIN CAUSA o LOCAMENTE + + + + 0 0 0 0 N 0 N 0 + N
5:44 falta BENDECID A LOS QUE OS MALDICEN + + + + + + N ( ) 0 + N 0 + N
5:47 PUBLICANOS está cambiado por GENTILES + + * * * * * * * * * * * *
5:48 QUE ESTÁ EN LOS CIELOS camb. en CELESTIAL + + + + + + + + * + + * * *
6:1 LIMOSNA cambiado en JUSTICIA + + * * * * * * * * * * * *
6:4 falta EN PÚBLICO (…te recompensará EN PÚBLICO) + + + + + + N ( ) N 0 N 0 0 0
6:13 falta PORQUE TUYO ES EL REINO… + + + + + + ( ) ( ) ( ) + N 0 + N
6:33 falta DE DIOS (Buscad primeram. el reino DE DIOS) + + + + + + + + N + + 0 + +
8:15 LES servía cambiado en LE servía + + * + + + * + * + + * + *
8:29 falta JESÚS (Qué tenemos contigo JESÚS, Hijo de Dios) + + + + + 0 N + 0 + + 0 0 0
9:13 falta AL ARREPENTIMIENTO + + + + + + N ( ) 0 + 0 0 0 0
11:19 HIJOS cambiado en OBRAS + + + + + + * ( ) * * * * + *
12:35 falta DEL CORAZÓN (buen tesoro DEL CORAZÓN) + + + + + + N + 0 + 0? 0 0 +
13:51 falta JESÚS DIJO… y SEÑOR (respondieron Sí, SEÑOR) + + + + + + N + 0 + + 0 + 0
15:8 falta DE SU BOCA SE ACERCA DE MI + + 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0
16:3 falta HIPÓCRITAS (¡HIPÓCRITAS! que sabeis distin.) + + + + + + N + 0 + 0 0 + 0
16:20 falta JESÚS (que él era, JESÚS, el Cristo) + + + + + + 0 + 0 0 0 0 0 0
17:21 falta el versículo (ORACIÓN y AYUNO) + + + + + + N ( ) ( ) + N N + N
18:11 falta el vers. (JESÚS HA VENIDO PARA SALVAR…) + + + + + + N ( ) ( ) + N 0 + N
18:35 falta SUS OFENSAS (… a su hermano SUS OFENSAS) + + + + + + N + 0 0 0 0 + 0
19:9 falta Y EL QUE SE CASA CON LA REPUDIADA… + + + + + + 0 ( ) N + N 0 + 0
19:17 falta DIOS (Ninguno es bueno sino uno, DIOS) + + + + + + N ( ) 0 + N 0 + 0
20:7 falta Y RECIBIREIS LO QUE SEA JUSTO + + + + + + N + 0 + 0 0 0 0
20:16 falta PORQUE MUCHOS SON LLAMADOS… + + + + + + N ( ) 0 + 0 0 0 0
Textos bíblicos omitidos, a adidos o cambiados en comparación con el ” T extus Receptus ” o Texto tradicional
Abreviaturas: + = está bien 0 = omitido * = cambiado N = está sólo en nota al pie/aparte ( ) = entre paréntesis o con nota que lo pone en duda A = A adido
V ERSIONES DE LA BIBLIA:
OS=Casiodoro de Reina 1569 (Biblia del Oso)
RV1602=Reina-Valera 1602
RV1862=Reina-Valera 1862
RV09=Reina Valera 1909
RV60=Reina Valera 1960
RV77=Reina Valera 1977
RVA =Reina Valera Actualizada (1989 Mundo Hisp.)
RV95=Reina Valera 1995
BA =Biblia de las Américas (© 1986)
DH71 =Dios Habla Hoy (© 1971) Versión Popular
DH92 =Dios Habla Hoy (Rev. 1992) – ” –
BJ =Biblia de Jerusalén (nueva ed. 1975)
VM =Versión Moderna (H.B.Pratt, Rev. 1929)
NVI =Nueva Versión Internacional © 1995
Pasaje Cambios
V E R S I O N E S
OS RV1602 RV1862 RV09 RV60 RV77 RVA RV95 BA DH71 DH92 BJ VM NVI
20:22/23 falta el bautismo de JESUS + + + + + + N + 0 + 0 0 0 0
21:44 falta un v. (EL QUE SOBRE ESTA PIEDRA…) + + + + + + ( ) ( ) + + ( ) 0 + ( )
23:14 falta un v. (… FARISEOS, HIPOCRITAS…) + + + + + + N ( ) ( ) + N 0 + N
24:36 MI PADRE cambiado en EL PADRE + + + + + + * + * * * * * *
25:13 falta EN QUE EL HIJO DEL H. HA DE VENIR + + + + + + N ( ) N + 0 0 + 0
27:24 falta ESTE JUSTO + + + + + + N ( ) ( ) + 0 + + 0
27:34 VINAGRE cambiado en “VINO” + + + + + + * + * * * * + *
27:35 falta PARA QUE SE CUMPLIESE LO DICHO… + + + + + + N ( ) N + 0 0 + N
28:2 falta DE LA PUERTA DEL SEPULCRO + + + 0 0 0 0 0 0 + + 0 + 0
Marcos
1:2 EN LOS PROFETAS camb en EN ISAÍAS EL PROFETA + + * * * * * * * * * * + *
1:14 falta DEL REINO (evangelio DEL REINO de Dios) + + + + + + N + 0 + 0 0 0 0
1:31 falta INMEDIATAMENTE + + + + + + 0 + 0 + + 0 0 0
2:17 falta AL ARREPENTIMIENTO + + 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0
3:15 falta PARA SANAR ENFERMEDADES + + + + + + N + 0 + 0 0 + 0
3:29 JUICIO ETERNO cambiado en PECADO ETERNO + + + + + * * + * + + * + *
6:11 falta DE CIERTO… SODOMA… GOMORRA… + + + + + + 0 + 0 + 0 0 + 0
6:16 falta DE LOS MUERTOS + + + + + 0 N + 0 0 0 0 0 0
6:33 LE RECONOCIERON esta camb. por LOS RECON. + + + + + * * + * + * * + *
7:8 falta LOS LAVAMIENTOS DE LOS JARROS… + + + + + + N ( ) 0 + N 0 + 0
7:16 falta el versículo (SI ALGUNO TIENE OIDOS…) + + + + + + N ( ) ( ) + N + + N
8:9 falta LOS QUE COMIERON + + + + + 0 N + + + + 0 + +
9:23 falta CREER (Si puedes CREER, al que cree todo le) + + + + + + N + 0 + 0 0 0 0
9:24 falta SEÑOR (Creo, SEÑOR, ayuda mi incredulidad) + + 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 + 0
9:24 falta CON LAGRIMAS (clamó CON LAGRIMAS) + + 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 + 0
9:29 falta AYUNO + + + + + + N ( ) N + N 0 + N
Textos bíblicos omitidos, a adidos o cambiados en comparación con el ” T extus Receptus ” o Texto tradicional
Abreviaturas: + = está bien 0 = omitido * = cambiado N = está sólo en nota al pie/aparte ( ) = entre paréntesis o con nota que lo pone en duda A = A adido
V ERSIONES DE LA BIBLIA:
OS=Casiodoro de Reina 1569 (Biblia del Oso)
RV1602=Reina-Valera 1602
RV1862=Reina-Valera 1862
RV09=Reina Valera 1909
RV60=Reina Valera 1960
RV77=Reina Valera 1977
RVA =Reina Valera Actualizada (1989 Mundo Hisp.)
RV95=Reina Valera 1995
BA =Biblia de las Américas (© 1986)
DH71 =Dios Habla Hoy (© 1971) Versión Popular
DH92 =Dios Habla Hoy (Rev. 1992) – ” –
BJ =Biblia de Jerusalén (nueva ed. 1975)
VM =Versión Moderna (H.B.Pratt, Rev. 1929)
NVI =Nueva Versión Internacional © 1995
Pasaje Cambios
V E R S I O N E S
OS RV1602 RV1862 RV09 RV60 RV77 RVA RV95 BA DH71 DH92 BJ VM NVI
9:38 falta una vez PERO ÉL NO NOS SIGUE + + + + + + N + 0 0 0 + 0 0
9:42 falta EN MI (… de estos pequeñitos que creen EN MI) + + + + + + + + 0 + + 0 + +
9:44+46 falta versículo (DONDE EL GUSANO NO …) + + + + + + N ( ) ( ) + N N + N
9:49 falta Y TODO SACRIFICIO SERA SALADO… + + + + + + N ( ) N + N 0 + 0
10:21 falta TOMANDO TU CRUZ ( ) + + + + + N ( ) 0 + 0 0 0 0
10:24 falta LOS QUE CONFIAN EN LAS RIQUEZAS + + + + + + N + N + N 0 + N
11:10 falta EN EL NOMBRE DEL SEÑOR + + 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0
11:26 falta vers. (…SI VOSOTROS NO PERDONAIS…) + + + + + + N ( ) ( ) + N 0 + N
12:4 falta APEDREANDOLE… (APEDREANDOLE le hirier.) + + + + + 0 0 + 0 + 0 0 0 0
12:4 falta LE ENVIARON … (LE ENVIARON afrentado) + + + + + 0 0 0 0 0 0 0 0 0
13:11 falta NI LO PENSEIS + + + + + 0 N + 0 + 0 0 0 0
13:14 falta (DE QUE HABLÓ EL PROFETA DANIEL) ( ) + + + + + N + 0 + 0 0 + 0
13:33 falta Y ORAD + + + + + + N + 0 + N 0 + N
14:68 falta Y CANTÓ EL GALLO + + + + + + ( ) + N + + + + N
14:70 falta Y TU MANERA DE HABLAR ES SEMEJANTE + + + + + + N ( ) 0 + 0 0 0 0
15:28 falta vers. (Y SE CUMPLIÓ LA ESCRITURA…) + + + + + + N ( ) ( ) + N 0 + N
16:9-20 12 versículos puestos entre paréntesis (Nestle-Aland los califica de
inserción)
+ + + + + + ( ) ( ) ( ) + ( ) + ( ) ( )
Lucas
1:28 falta BENDITA TU ENTRE LAS MUJERES + + + + + + N ( ) ( ) 0 N 0 + 0
1:78 NOS VISITÓ cambiado en NOS VISITARÁ + + + + + + * + * *? *? * * *
2:14 BUENA VOLUNTAD (de Dios) PARA CON LOS HOMBRES
camb. en …los HOMBRES DE BUENA VO.
+ + + + + + * ( ) * * * * + *
2:21 CIRCUNCIDAR AL NIÑO cambiado en circuncidarLE + + + + + * + + * + + * * *
2:33 JOSÉ cambiado en PADRE * + + + + * * + * + * * + *
2:42 falta A JERUSALEN + + + + + 0 + + 0 + 0 0 0 0
2:43 JOSÉ Y SU MADRE cambiado en “PADRES” + + + + + + * + * + * * * *
Textos bíblicos omitidos, a adidos o cambiados en comparación con el ” T extus Receptus ” o Texto tradicional
Abreviaturas: + = está bien 0 = omitido * = cambiado N = está sólo en nota al pie/aparte ( ) = entre paréntesis o con nota que lo pone en duda A = A adido
V ERSIONES DE LA BIBLIA:
OS=Casiodoro de Reina 1569 (Biblia del Oso)
RV1602=Reina-Valera 1602
RV1862=Reina-Valera 1862
RV09=Reina Valera 1909
RV60=Reina Valera 1960
RV77=Reina Valera 1977
RVA =Reina Valera Actualizada (1989 Mundo Hisp.)
RV95=Reina Valera 1995
BA =Biblia de las Américas (© 1986)
DH71 =Dios Habla Hoy (© 1971) Versión Popular
DH92 =Dios Habla Hoy (Rev. 1992) – ” –
BJ =Biblia de Jerusalén (nueva ed. 1975)
VM =Versión Moderna (H.B.Pratt, Rev. 1929)
NVI =Nueva Versión Internacional © 1995
Pasaje Cambios
V E R S I O N E S
OS RV1602 RV1862 RV09 RV60 RV77 RVA RV95 BA DH71 DH92 BJ VM NVI
4:4 falta SINO DE TODA PALABRA DE DIOS + + + + + + N ( ) 0 + N 0 0 0
4:8 falta VETE DE MI, SATANAS ( ) + + + + + 0 + 0 + 0 0 + 0
4:18 falta SANAR A LOS QUEBRANTADOS DE CORAZÓN + + + + + + N + N + 0 0 0 0
4:41 falta una vez CRISTO (Tú eres el CRISTO Hijo de Dios..) + + 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0
6:48 falta FUNDADA SOBRE LA ROCA + + + + + + N + 0 + 0 0 + 0
7:28 falta NO HAY MAYOR PROFETA + + + + + + N + 0 + 0 0 0 0
7:31 falta Y DIJO EL SEÑOR + + + + + 0 0 + 0 + 0 0 + 0
8:48 falta CONFIA (CONFÍA, hija, tu fe te ha salvado, ve…) + + 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0
9:35 AMADO cambiado en ESCOGIDO + + + + + + * + * + * * + *
9:54 falta COMO HIZO ELIAS + + + + + + N ( ) N + N 0 + N
9:55 falta NO SABEIS A QUE ESPIRITU PERTENECEIS + + + + + + N + ( ) + N 0 + N
9:56 falta PORQUE EL HIJO DEL HOMBRE NO HA VENIDO A
PERDER LAS ALMAS DE LOS H. …
+ + + + + + N + ( ) + N 0 + N
11:2-4 falta …NUESTRO QUE ESTAS EN LOS CIELOS… y HAGASE
TU VOLUNTAD COMO… y LIBRANOS D… + + + + + + ( ) ( ) 0 + N 0 0 N
11:29 falta PROFETA (la señal de Jonás PROFETA) + + 0 0 0 0 0 0 0 + 0 0 + 0
12:31 REINO DE DIOS cambiado en SU REINO + + + + + + * + * + + * + +
14:5 “ASNO” cambiado en “HIJO” + + + + + + * ( ) * + * * + *
17:36 falta versículo (DOS ESTARAN EN EL CAMPO…) + + + + + + N ( ) ( ) + N 0 + N
19:42 TU DIA/TU PAZ cambiado en ESTE DIA/LA PAZ + + + + + + + + * + * * + *
21:4 falta DE DIOS (…ofrenda DE DIOS) + + + + + + N + 0 0 0 0 + 0
22:31 falta DIJO TAMBIEN EL SEÑOR + + + + + + N + 0 + + 0 + 0
22:64 falta LE GOLPEABAN EL ROSTRO + + + + + + N + 0 + 0 0 + 0
22:68 falta NI ME SOLTAREIS + + + + + + N + 0 + 0 0 + 0
23:17 falta un versículo (SOLTAR UN PRESO) + + + + + + N ( ) ( ) + N 0 + N
23:35 falta CON ELLOS (y los gobernantes CON ELLOS) + + + + 0 0 0 0 0 0 0 0 + 0
23:38 falta CON LETRAS GRIEGAS, LATINAS Y HEBR. + + + + + + N + N + N 0 0 0
Textos bíblicos omitidos, a adidos o cambiados en comparación con el ” T extus Receptus ” o Texto tradicional
Abreviaturas: + = está bien 0 = omitido * = cambiado N = está sólo en nota al pie/aparte ( ) = entre paréntesis o con nota que lo pone en duda A = A adido
V ERSIONES DE LA BIBLIA:
OS=Casiodoro de Reina 1569 (Biblia del Oso)
RV1602=Reina-Valera 1602
RV1862=Reina-Valera 1862
RV09=Reina Valera 1909
RV60=Reina Valera 1960
RV77=Reina Valera 1977
RVA =Reina Valera Actualizada (1989 Mundo Hisp.)
RV95=Reina Valera 1995
BA =Biblia de las Américas (© 1986)
DH71 =Dios Habla Hoy (© 1971) Versión Popular
DH92 =Dios Habla Hoy (Rev. 1992) – ” –
BJ =Biblia de Jerusalén (nueva ed. 1975)
VM =Versión Moderna (H.B.Pratt, Rev. 1929)
NVI =Nueva Versión Internacional © 1995
Pasaje Cambios
V E R S I O N E S
OS RV1602 RV1862 RV09 RV60 RV77 RVA RV95 BA DH71 DH92 BJ VM NVI
23:42 falta SEÑOR (SEÑOR, acuérdate de mí cuando…) + + 0 0 0 + 0 0 0 0 0 0 + 0
24:49 falta DE JERUSALEN (ciudad DE JERUSALEN) + + + + + 0 N + 0 + + 0 + 0
Juan
1:18 UNIGENITO HIJO cambiado en UNIGENITO DIOS + + + + + + * ( ) * + + + + ( )
1:27 falta EL QUE ES ANTES DE MI + + + + + + N + 0 + 0 0 0 0
1:42 JONÁS cambiado en JUAN (Simón, hijo de JONÁS) + + + + + + + ( ) * + * * + *
3:13 falta QUE ESTA EN EL CIELO + + + + + + N ( ) + + N 0 + N
3:15 falta NO SE PIERDA + + + + + + N + 0 + 0 0 0 0
4:42 falta CRISTO (…el Salvador del mundo, EL CRISTO) + + + + + + N + 0 + 0 0 + 0
5:3 falta ESPERANDO EL MOVIMIENTO DEL AGUA + + + + + + N ( ) + + N + ( ) N
5:4 falta el vers: (PORQUE UN ANGEL DESCENDIA…) + + + + + + N ( ) + + N + ( ) N
5:16 falta Y PROCURABAN MATARLE + + + + + + N ( ) 0 + 0 0 + 0
6:47 falta EN MI (el que cree EN MI tiene vida…) + + + + + + N + N + 0 0 + 0
6:69 CRISTO EL HIJO… camb. en EL SANTO DE DIOS + + + + + + * ( ) * + * * + *
7:8 falta TODAVÍA (Yo no subo TODAVÍA a esa fiesta) 0 + + + + + ( ) + 0 0 N 0 + ( )
7:53-8:11 12 vers. puestos entre paréntesis (Nestle-Aland lo califica de
inserción posterior)
+ + + + + + ( ) ( ) ( ) + ( ) + ( ) ( )
8:9 falta ACUSADOS POR SU CONCIENCIA ( ) ( ) + + + + N + 0 + 0 0 0 0
8:16 PADRE cambiado en “el” + + + + + + + + ( ) + + * + +
8:59 falta Y ATRAVESANDO POR EN MEDIO DE ELLOS… 0 + + + + + N + N + 0 0 + N
9:4 ME es necesario hacer las obras… camb. en NOS es n. + + + + + + + + * + * * + *
9:35 HIJO DE DIOS cambiado en H. d. HOMBRE + + + + + + * + * + * * + *
11:41 falta DE DONDE HABIA SIDO PUESTO EL MUERTO + + + + + + 0 + 0 0 0 0 + 0
12:47 Y NO LAS CREE cambiado en Y NO LAS GUARDA (…al que oye
mis palabras Y NO LAS CREE…) + + * + * * * * * * * * * *
16:16 falta PORQUE YO VOY AL PADRE + + + + + + N + 0 + 0 0 + 0
17:12 falta EN EL MUNDO + + 0 + + + N + 0 + + 0 + 0
Textos bíblicos omitidos, a adidos o cambiados en comparación con el ” T extus Receptus ” o Texto tradicional
Abreviaturas: + = está bien 0 = omitido * = cambiado N = está sólo en nota al pie/aparte ( ) = entre paréntesis o con nota que lo pone en duda A = A adido
V ERSIONES DE LA BIBLIA:
OS=Casiodoro de Reina 1569 (Biblia del Oso)
RV1602=Reina-Valera 1602
RV1862=Reina-Valera 1862
RV09=Reina Valera 1909
RV60=Reina Valera 1960
RV77=Reina Valera 1977
RVA =Reina Valera Actualizada (1989 Mundo Hisp.)
RV95=Reina Valera 1995
BA =Biblia de las Américas (© 1986)
DH71 =Dios Habla Hoy (© 1971) Versión Popular
DH92 =Dios Habla Hoy (Rev. 1992) – ” –
BJ =Biblia de Jerusalén (nueva ed. 1975)
VM =Versión Moderna (H.B.Pratt, Rev. 1929)
NVI =Nueva Versión Internacional © 1995
Pasaje Cambios
V E R S I O N E S
OS RV1602 RV1862 RV09 RV60 RV77 RVA RV95 BA DH71 DH92 BJ VM NVI
20:29 falta TOMAS + + + + + + N + 0 + 0 0 0 0
Hechos
2:30 falta LEVANTARÍA AL CRISTO ( ) + + + + +? 0 + 0 0 0 0 0 0
2:47 A LA IGLESIA cambiado en A SU NUMERO + + + + + + * + * + + + + *
7:30 falta DEL SEÑOR (…el Ángel DEL SEÑOR) + + 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0
7:37 falta A EL OIREIS + + + + + + N + 0 + 0 0 + 0
8:37 falta vers. (SI CREES DE TODO CORAZÓN…) + + + + + + N ( ) ( ) + N N ( ) N
9:5 falta DURA COSA TE ES DAR COCES … + + + + + + N ( ) 0 + N 0 ( ) 0
9:6 falta SEÑOR, ¿QUÉ QUIERES QUE…? + + + + + + N ( ) N + N 0 ( ) 0
10:6 falta TE DIRÁ LO QUE TIENES QUE HACER + + + + + + 0 + N + 0 0 + 0
10:32 falta Y CUANDO LLEGUE EL TE HABLARÁ ( ) + + + + + N + N + 0 0 0 0
13:42 LOS GENTILES cambiado en “ELLOS” * + + + + + * + * + + * * *
15:18 CONOCIDAS SON A DIOS TODAS SUS OBRAS cambiado en
QUE HACE CONOCER TODO ESTO
+ + + + * + * * * * * * * *
15:24 falta MANDANDO CIRCUNCIDAROS Y GUARD + + + + + + 0 ( ) 0 + N 0 0 0
15:34 falta un vers. (MAS A SILAS LE PARECIÓ…) + + + + + + N ( ) ( ) + N N ( ) N
16:31 falta CRISTO (Cree en el Señor JesuCRISTO) + + + + + + N + 0 + 0 0 + 0
17:23 AL QUE VOSOTROS ADORAIS cambiado en LO QUE + + + + + + + + * + + * + *
18:5 CONSTREÑIDO DEL ESPIRITU cambiado en DEDICADO …
PALABRA
+ + + 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0
20:25 falta DE DIOS (…predicando el reino DE DIOS) + + 0 + + + 0 + 0 + + * + +
20:28 debe decir IGLESIA DE DIOS … POR SU SANGRE + + + * * * * * ( ) * ( ) * + ( )
20:32 falta HERMANOS + + + + + + + + 0 + + 0 + 0
22:16 NOMBRE DEL SEÑOR cambiado en SU NOMBRE * * * * * * * * * + + * + *
23:9 falta NO RESISTAMOS A DIOS + + + + + + N + 0 + 0 0 0 0
24:6-8 faltan partes de v.: QUISIMOS JUZGARLE CONFORME A
NUESTRA LEY, MAS INTERVINO… + + + + + + N ( ) ( ) + N 0 ( ) N
Textos bíblicos omitidos, a adidos o cambiados en comparación con el ” T extus Receptus ” o Texto tradicional
Abreviaturas: + = está bien 0 = omitido * = cambiado N = está sólo en nota al pie/aparte ( ) = entre paréntesis o con nota que lo pone en duda A = A adido
V ERSIONES DE LA BIBLIA:
OS=Casiodoro de Reina 1569 (Biblia del Oso)
RV1602=Reina-Valera 1602
RV1862=Reina-Valera 1862
RV09=Reina Valera 1909
RV60=Reina Valera 1960
RV77=Reina Valera 1977
RVA =Reina Valera Actualizada (1989 Mundo Hisp.)
RV95=Reina Valera 1995
BA =Biblia de las Américas (© 1986)
DH71 =Dios Habla Hoy (© 1971) Versión Popular
DH92 =Dios Habla Hoy (Rev. 1992) – ” –
BJ =Biblia de Jerusalén (nueva ed. 1975)
VM =Versión Moderna (H.B.Pratt, Rev. 1929)
NVI =Nueva Versión Internacional © 1995
Pasaje Cambios
V E R S I O N E S
OS RV1602 RV1862 RV09 RV60 RV77 RVA RV95 BA DH71 DH92 BJ VM NVI
24:15 falta DE LOS MUERTOS 0 + + + + + 0 + 0 + + 0 0 0
28:16 falta medio vers. …EL CENTURIÓN ENTREGÓ + + + + + + N + ( ) + N 0 + 0
28:29 falta el vers. …LOS JUDIOS SE FUERON + + + + + + N ( ) ( ) + N N ( ) N
Rom
1:16 falta DE CRISTO (…del evangelio DE CRISTO) 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0
1:29 falta FORNICACIÓN + + + + + + 0 ( ) 0 0 N 0 0 0
6:11 falta SEÑOR NUESTRO + + + + + + N + N + 0 0 0 0
8:1 falta LOS QUE NO ANDAN CONFORME A LA C… + + + + + + N ( ) ( ) + N 0 0 N
9:28 falta EN JUSTICIA + + + + + 0 N + 0 0 0 0 0 0
10:15 falta DE LOS QUE ANUNCIAN LA PAZ + + + + + + 0 + N + 0 0 0 0
10:17 PALABRA DE DIOS cambiado en P. DE CRISTO * + + + + + * ( ) * * * * + *
11:6 falta Y SI POR OBRAS YA NO ES POR GRACIA… ( ) + + + + + N ( ) ( ) 0 N 0 0 N
13:9 falta NO DIRAS FALSO TESTIMONIO + + + + + + N ( ) 0 + N 0 0 0
14:6 faltan 14 palabras: Y EL QUE NO HACE CASO DEL DÍA LO
HACE PARA EL SEÑOR, Y EL QUE HACE… + + + + + + 0 ( ) 0 + N 0 + 0
14:10 TRIBUNAL DE CRISTO camb. en TRIB. DE DIOS + + + + + + * ( ) * + * * ( ) *
14:21 falta SE OFENDA O SE DEBILITE + + + + + + N + N + 0 + + 0
15:15 falta HERMANOS + + + + + + 0 + 0 0 0 0 0 0
15:19 ESPÍRITU DE DIOS cambiado en ESPÍRITU SANTO + + + + + + + + * * + + * +
15:29 falta DEL EVANGELIO (…DEL EVANGELIO de Cristo) 0 0 + + + + N ( ) 0 +? 0 0 0 0
16:24 falta vers. (LA GRACIA DE NUESTRO…) + + + + + + N ( ) ( ) + N 0 ( ) N
1 Cor
1:14 falta A DIOS + + + + + + ( ) + ( ) + + + + +
5:5 falta JESÚS (… en el día del Señor JESÚS) + + + + + + N + ( ) + 0 0 + 0
5:7 falta POR NOSOTROS (…sacrificada POR NOS.) + + + + + + N + 0 + + 0 0 0
6:20 falta Y EN VUESTRO ESPIRITU, LOS CUALES … + + + + + + N ( ) ( ) + 0 0 ( ) 0
Textos bíblicos omitidos, a adidos o cambiados en comparación con el ” T extus Receptus ” o Texto tradicional
Abreviaturas: + = está bien 0 = omitido * = cambiado N = está sólo en nota al pie/aparte ( ) = entre paréntesis o con nota que lo pone en duda A = A adido
V ERSIONES DE LA BIBLIA:
OS=Casiodoro de Reina 1569 (Biblia del Oso)
RV1602=Reina-Valera 1602
RV1862=Reina-Valera 1862
RV09=Reina Valera 1909
RV60=Reina Valera 1960
RV77=Reina Valera 1977
RVA =Reina Valera Actualizada (1989 Mundo Hisp.)
RV95=Reina Valera 1995
BA =Biblia de las Américas (© 1986)
DH71 =Dios Habla Hoy (© 1971) Versión Popular
DH92 =Dios Habla Hoy (Rev. 1992) – ” –
BJ =Biblia de Jerusalén (nueva ed. 1975)
VM =Versión Moderna (H.B.Pratt, Rev. 1929)
NVI =Nueva Versión Internacional © 1995
Pasaje Cambios
V E R S I O N E S
OS RV1602 RV1862 RV09 RV60 RV77 RVA RV95 BA DH71 DH92 BJ VM NVI
7:3 falta BENEVOLENCIA y está cambiado N + + + 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0
7:5 falta AYUNO (…sosegadamente en AYUNO y oración) + + 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0
7:39 falta A LA LEY/ POR LA LEY + + + + + + N + 0 + 0 0 N 0
9:18 falta DE CRISTO (Evangelio DE CRISTO) + + + + + + 0 + 0 0 0 0 + 0
10:28 falta PORQUE DEL SEÑOR ES LA TIERRA… 0 + 0 + + + N ( ) ( ) 0 N 0 0 N
11:24 falta TOMAD, COMED + + + + + + + + 0 0 0 0 + 0
11:24 falta PARTIDO (…que es PARTIDO por vosotros) + + + + + + + + N + 0? 0 + 0
11:29 falta DEL SEÑOR (…el cuerpo DEL SEÑOR) + + + + + + N ( ) + + + 0 + N
12:3 LLAMA ANATEMA A JESUS cambiado en “ANATEMA SEA
JESUS”
+ + + + + * * * * * * * * +
15:47 falta QUE ES EL SEÑOR N + + + + + N ( ) 0 + 0 0 0 0
16:22 falta JESUCRISTO (que no amare al Señor JESUCR.) + + + + + + N + 0 + + 0 + 0
16:23 falta CRISTO (la gracia del Señor JesuCRISTO) + + + + + + N + 0 + + 0 + 0
2 Cor
4:6 falta JESUS (…en la faz de JESUcristo) + + + + + + + + 0 + + 0 + 0
4:10 falta DEL SEÑOR (la muerte DEL SEÑOR Jesús) + + 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0
5:18 falta JESUS (nos reconcilió a sí por JESUcristo) + + + 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0
11:31 falta CRISTO (…del Señor nuestro JesuCRISTO) + + + + + + N + 0 + + 0 0 0
Gálatas
3:1 falta PARA NO OBEDECER A LA VERDAD + + + + + + 0 + 0 + 0 0 0 0
3:17 falta PARA CON CRISTO + + + + + + 0 + 0 0 0 0 0 0
4:7 falta POR CRISTO (…heredero de Dios POR CRIS.) + + + + + + N + 0 + N 0 + 0
5:19 falta ADULTERIO ( ) + + + + + N ( ) 0 0 0 0 + 0
5:21 falta HOMICIDIOS + + + + + + N ( ) 0 + N 0 0 0
6:15 falta EN CRISTO JESUS + + + + + + N + N + 0 0 0 0
6:17 falta SEÑOR (las marcas del SEÑOR Jesús) + + + + + + 0 + 0 + 0 0 0 0
Efesios
Textos bíblicos omitidos, a adidos o cambiados en comparación con el ” T extus Receptus ” o Texto tradicional
Abreviaturas: + = está bien 0 = omitido * = cambiado N = está sólo en nota al pie/aparte ( ) = entre paréntesis o con nota que lo pone en duda A = A adido
V ERSIONES DE LA BIBLIA:
OS=Casiodoro de Reina 1569 (Biblia del Oso)
RV1602=Reina-Valera 1602
RV1862=Reina-Valera 1862
RV09=Reina Valera 1909
RV60=Reina Valera 1960
RV77=Reina Valera 1977
RVA =Reina Valera Actualizada (1989 Mundo Hisp.)
RV95=Reina Valera 1995
BA =Biblia de las Américas (© 1986)
DH71 =Dios Habla Hoy (© 1971) Versión Popular
DH92 =Dios Habla Hoy (Rev. 1992) – ” –
BJ =Biblia de Jerusalén (nueva ed. 1975)
VM =Versión Moderna (H.B.Pratt, Rev. 1929)
NVI =Nueva Versión Internacional © 1995
Pasaje Cambios
V E R S I O N E S
OS RV1602 RV1862 RV09 RV60 RV77 RVA RV95 BA DH71 DH92 BJ VM NVI
3:9 falta POR JESUCRISTO (creó todas las cosas POR J.) ( ) ( ) + 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0
3:9 COMUNIÓN cambiado en DISPENSACIÓN * * * * * * * * * * * * * *
3:14 falta DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO + + + + + + N ( ) + + N 0 + 0
4:6 falta VOSOTROS (debe decir “en todos VOSOTROS”) + + + + 0 0 0 0 0 0 0 0 + 0
4:17 falta OTROS (como los OTROS gentiles) * + + + + + 0 + 0 0 0 0 0 0
5:30 falta DE SU CARNE Y DE SUS HUESOS + + + + + + N ( ) N + N 0 + 0
6:10 falta HERMANOS MÍOS + + + + + + N + 0 + + 0 + 0
Filip
3:16 falta SINTAMOS UNA MISMA COSA + + + + + + N ( ) 0 0 0 0 0 0
4:13 CRISTO camb. en AQUEL (todo lo puedo en CRISTO) + + + + + + ( ) + ( ) + + * * +
Colos
1:2 falta Y DEL SEÑOR JESUCRISTO + + + + + + N ( ) 0 0 N 0 + N
1:14 falta POR SU SANGRE (…redención POR SU SANGRE) + + + + + + N ( ) 0 + 0 0 + N
1:28 falta JESÚS (…perfecto en Cristo JESÚS) + + + + + + + + 0 0 0 0 0 0
2:2 falta EL PADRE Y DE (… misterio de Dios EL PADRE Y DE
Cristo)
+ + + + + + N ( ) N 0 N 0 0 0
2:11 falta DEL PECADO o PECAMINOSO 0 + + + + + + + 0 0? 0? 0 0 +
3:6 falta SOBRE LOS HIJOS DE DESOBEDIENCIA + + + + + + ( ) + ( ) + + + + N
1 Tes
1:1 falta DE DIOS NUESTRO PADRE Y DEL SEÑOR JE. + + + + + + N ( ) 0 + N 0 + N
2:19 falta CRISTO (nuestro Señor JesuCRISTO) + + + + + + + + 0 + + 0 + 0
3:11 falta CRISTO (el Señor nuestro JesuCRISTO encami…) + + + + + + 0 + 0 + 0 0 0 0
2 Tes
1:8 falta CRISTO (evangelio de nuestro Señor JesuCRISTO) + + + + + + N + 0 + 0 0 0 0
1:12 falta CRISTO (el nombre de nuestro Señor JesuCRISTO) + + + + + + N + 0 + 0 0 0 0
2:4 falta COMO DIOS (templo de Dios COMO DIOS haci.) + + + + + + N + N + 0 0 0 0
2:13 DESDE EL PRINCIPIO cambiado en PRIMICIAS * * + + + + + + ( ) + * + + ( )
Textos bíblicos omitidos, a adidos o cambiados en comparación con el ” T extus Receptus ” o Texto tradicional
Abreviaturas: + = está bien 0 = omitido * = cambiado N = está sólo en nota al pie/aparte ( ) = entre paréntesis o con nota que lo pone en duda A = A adido
V ERSIONES DE LA BIBLIA:
OS=Casiodoro de Reina 1569 (Biblia del Oso)
RV1602=Reina-Valera 1602
RV1862=Reina-Valera 1862
RV09=Reina Valera 1909
RV60=Reina Valera 1960
RV77=Reina Valera 1977
RVA =Reina Valera Actualizada (1989 Mundo Hisp.)
RV95=Reina Valera 1995
BA =Biblia de las Américas (© 1986)
DH71 =Dios Habla Hoy (© 1971) Versión Popular
DH92 =Dios Habla Hoy (Rev. 1992) – ” –
BJ =Biblia de Jerusalén (nueva ed. 1975)
VM =Versión Moderna (H.B.Pratt, Rev. 1929)
NVI =Nueva Versión Internacional © 1995
Pasaje Cambios
V E R S I O N E S
OS RV1602 RV1862 RV09 RV60 RV77 RVA RV95 BA DH71 DH92 BJ VM NVI
1 Tim
1:1 falta SEÑOR (y del SEÑOR Jesucristo) + + + + + + N + 0 + + 0 0 0
1:17 falta SABIO (al solo SABIO Dios…) + + + + + + N + 0 + 0 0 0 0
2:7 falta EN CRISTO (…digo verdad EN CRISTO…) + + + + + + N + ( ) + 0 0 0 0
3:3 falta NO CODICIOSO DE GANANCIAS DESHON. + + + + + + 0 + 0 + 0 0 + 0
3:16 DIOS cambiado en EL o CRISTO + + + + + + * + * + * * * *
4:12 falta EN ESPÍRITU (…en amor, EN ESPÍRITU, en fe…) + + + + + + N + 0 + 0 0 0 0
5:21 falta SEÑOR (y del SEÑOR Jesucristo) + + + + + + 0 + 0 + 0 0 0 0
6:5 falta APARTATE DE LOS TALES 0 + + + + + N ( ) N + N 0 0 0
6:21 CONTIGO cambiado en CON VOSOTROS + + + + + + * ( ) ( ) + * * + *
2 Tim
1:11 falta DE LOS GENTILES (maestro DE LOS GENT.) + + + + + + N ( ) 0 + 0 0 0 0
4:1 falta SEÑOR (delante de Dios y del SEÑOR Jesucristo) + + + + + + N + 0 + 0 0 0 0
4:22 falta JESUCRISTO (El Señor JESUCRISTO esté…) + + + + + + + + 0 + + 0 0 0
Tito
1:4 falta MISERICORDIA (gracia, MISERICORDIA y paz) + + + + + + N + 0 + 0 0 0 0
1:4 falta SEÑOR (Dios Padre y del SEÑOR J.) + + + + + + 0 + 0 + 0 0 0 0
Filemón
1:6 falta JESUS (en vosotros por Cristo JESÚS) + + + + + + N + 0 + + 0 0 0
1:12 falta RECÍBELE (…tu, pues, RECÍBELE como a mi) + + + + + + N ( ) 0 + 0 0 0 0
Hebreos
1:3 falta POR SI MISMO (purificación de n. p. POR SI M.) + + + + + + N + 0 0 0 0 0 0
1:3 falta NUESTROS (NUESTROS pecados) + + + + + + + + 0 + + 0 + 0
2:7 falta LE PUSISTE SOBRE LA OBRA DE TUS MANOS + + + + + + N ( ) ( ) + 0 0 + 0
3:1 falta CRISTO (de nuestra profesión CRISTO Jesús) + + + + + + N + 0 + 0 0 0 0
3:6 falta HASTA EL FIN (si HASTA EL FIN retuviéremos) + + + + + + N + + + 0 0 + N
Textos bíblicos omitidos, a adidos o cambiados en comparación con el ” T extus Receptus ” o Texto tradicional
Abreviaturas: + = está bien 0 = omitido * = cambiado N = está sólo en nota al pie/aparte ( ) = entre paréntesis o con nota que lo pone en duda A = A adido
V ERSIONES DE LA BIBLIA:
OS=Casiodoro de Reina 1569 (Biblia del Oso)
RV1602=Reina-Valera 1602
RV1862=Reina-Valera 1862
RV09=Reina Valera 1909
RV60=Reina Valera 1960
RV77=Reina Valera 1977
RVA =Reina Valera Actualizada (1989 Mundo Hisp.)
RV95=Reina Valera 1995
BA =Biblia de las Américas (© 1986)
DH71 =Dios Habla Hoy (© 1971) Versión Popular
DH92 =Dios Habla Hoy (Rev. 1992) – ” –
BJ =Biblia de Jerusalén (nueva ed. 1975)
VM =Versión Moderna (H.B.Pratt, Rev. 1929)
NVI =Nueva Versión Internacional © 1995
Pasaje Cambios
V E R S I O N E S
OS RV1602 RV1862 RV09 RV60 RV77 RVA RV95 BA DH71 DH92 BJ VM NVI
7:21 falta SEGUN EL ORDEN DE MELQUISEDEC + + + + + + N ( ) N + 0 0 0 0
10:30 falta DICE EL SEÑOR ( ) + + + + + N + 0 0 0 0 0 0
10:34 falta EN LOS CIELOS (herencia EN LOS CIELOS) + + + + + + N ( ) 0 + + 0 + 0
11:11 falta Y DIO A LUZ + + + + + + 0 + 0 + 0 0 0 0
11:11 SARA camb. en ABRAHAM (SARA… creyó que era fiel) + + + + + + * + + + * + + *
11:13 falta CREYENDOLO (mirándolo de lejos y CREY y salu.) + + + + + + 0 + 0 + 0 0 0 0
Santiago
2:20 MUERTA camb. en ESTERIL (fe sin obras es MUERTA) + + + + + + ( ) ( ) * + * * * *
5:16 OFENSAS camb. en PECADOS (confesaos v. OFENSAS) + + + + + + * + * * * * * *
1 Pedro
1:22 falta MEDIANTE EL ESPIRITU + + + + + + N ( ) N + 0 0 0 0
1:23 falta PARA SIEMPRE (que permanece PARA SIEMPRE) + + + + + + N + N + + 0 + 0
2:2 PARA SALVACION es añadido (para que crezcais.) A A A A A A A A A A A A A A
4:1 falta POR NOSOTROS (…ha padecido POR NOSOTROS) + + + + + + N + 0 0 0 0 0 0
4:14 falta la última parte (CIERTAMENTE POR ELLOS …) + + + + + + N ( ) ( ) + N 0 0 0
5:2 falta CUIDANDO DE ELLA + + + + + + ( ) ( ) + 0 0 + + 0
5:5 falta TODOS SUMISOS UNOS A OTROS + + + + + + 0 + 0 + + 0 + 0
5:10 falta JESUS (por JESUcristo) + + + + + + + + 0 + + 0 0 0
5:11 falta GLORIA (A él sea GLORIA…) + + + + + + N + 0 + 0 0 + 0
5:14 falta JESÚS (los que estáis en JESUcristo) + + + + + + N ( ) 0 + 0 0 0 0
2 Pedro
2:17 falta PARA SIEMPRE + + + + + + N + 0 + + 0 0 0
3:9 PARA CON NOSOTROS cambiado en P.C. VOSOTROS + + + + + + * + * + * * + *
3:10 falta EN LA NOCHE (…ladrón EN LA NOCHE) + + + + + + N ( ) 0 + 0 0 0 0
1 Juan
1:7 falta CRISTO (la sangre de JesuCRISTO) + + + + + + N + 0 + + 0 + +
Textos bíblicos omitidos, a adidos o cambiados en comparación con el ” T extus Receptus ” o Texto tradicional
Abreviaturas: + = está bien 0 = omitido * = cambiado N = está sólo en nota al pie/aparte ( ) = entre paréntesis o con nota que lo pone en duda A = A adido
V ERSIONES DE LA BIBLIA:
OS=Casiodoro de Reina 1569 (Biblia del Oso)
RV1602=Reina-Valera 1602
RV1862=Reina-Valera 1862
RV09=Reina Valera 1909
RV60=Reina Valera 1960
RV77=Reina Valera 1977
RVA =Reina Valera Actualizada (1989 Mundo Hisp.)
RV95=Reina Valera 1995
BA =Biblia de las Américas (© 1986)
DH71 =Dios Habla Hoy (© 1971) Versión Popular
DH92 =Dios Habla Hoy (Rev. 1992) – ” –
BJ =Biblia de Jerusalén (nueva ed. 1975)
VM =Versión Moderna (H.B.Pratt, Rev. 1929)
NVI =Nueva Versión Internacional © 1995
Pasaje Cambios
V E R S I O N E S
OS RV1602 RV1862 RV09 RV60 RV77 RVA RV95 BA DH71 DH92 BJ VM NVI
3:5 falta NUESTROS (NUESTROS pecados) + + + + + + N + N + 0 0 0 +
4:3 falta CRISTO VENIDO EN LA CARNE + + + + + + N ( ) N 0 0 0 0 0
4:19 LE AMAMOS A EL cambiado en AMAMOS + + + + + + N ( ) * + N * * +
5:7-8 falta un vers. 3 DAN TESTIM. EN EL CIELO: PADRE, VERBO,
E.S. Y 3 DAN TEST. EN LA TIERRA… + + + + + + N ( ) ( ) 0 N N ( ) N
5:13 falta PARA QUE CREAIS EN EL NOMBRE… + + + + + + N ( ) 0 0 0 0 0 0
2 Juan
3 falta SEÑOR (y del SEÑOR Jesucristo) + + + + + + N + 0 + 0 0 0 0
9 falta DE CRISTO (debe decir 2 x doctrina DE CRISTO) + + + + + + N + 0 + 0 0 0 N
Judas
1:4 falta DIOS (niegan a DIOS el único soberano) + + + + + + N ( ) 0 + 0 0 0 0
1:25 falta SABIO + + + + + + N + 0 + 0 0 0 0
Apocal
1:6 REYES Y SACERDOTES camb. en UN REINO Y S. + + + + + * * + * + * * + *
1:8 falta EL PRINCIPIO Y EL FIN + + + + + + N ( ) N + N 0 + 0
1:11 falta YO SOY EL ALFA Y LA OMEGA … + + + + + + N ( ) N + 0 0 0 0
2:13 falta TUS OBRAS Y (Yo sé TUS OBRAS Y donde…) + + + + + + N + N + 0 0 + 0
2:15 falta QUE YO ABORREZCO + + + + + + N + 0 + 0 0 + 0
5:10 REYES Y SACERDOTES camb. en UN REINO Y S. + + + + + + * + * + * * + *
5:14 falta AL QUE VIVE PARA SIEMPRE JAMAS + + + + + + N + N + 0 0 0 0
6:1 falta Y MIRA (…ven Y MIRA) + + + + + + N 0 N + 0 0 0 0
8:13 ANGEL cambiado en AGUILA + + + + + + * ( ) * + * * * *
11:17 falta Y QUE HAS DE VENIR + + + + + + N ( ) N + 0 0 0 N
12:12 falta MORADORES (de la tierra) + + + + + + N + 0 + + 0 0 0
12:17 falta CRISTO (testimonio de JesuCRISTO) + + + + + + + + 0 + + 0 0 0
14:5 falta DELANTE DEL TRONO DE DIOS + + + + + + N ( ) 0 + 0 0 0 0
Textos bíblicos omitidos, a adidos o cambiados en comparación con el ” T extus Receptus ” o Texto tradicional
Abreviaturas: + = está bien 0 = omitido * = cambiado N = está sólo en nota al pie/aparte ( ) = entre paréntesis o con nota que lo pone en duda A = A adido
V ERSIONES DE LA BIBLIA:
OS=Casiodoro de Reina 1569 (Biblia del Oso)
RV1602=Reina-Valera 1602
RV1862=Reina-Valera 1862
RV09=Reina Valera 1909
RV60=Reina Valera 1960
RV77=Reina Valera 1977
RVA =Reina Valera Actualizada (1989 Mundo Hisp.)
RV95=Reina Valera 1995
BA =Biblia de las Américas (© 1986)
DH71 =Dios Habla Hoy (© 1971) Versión Popular
DH92 =Dios Habla Hoy (Rev. 1992) – ” –
BJ =Biblia de Jerusalén (nueva ed. 1975)
VM =Versión Moderna (H.B.Pratt, Rev. 1929)
NVI =Nueva Versión Internacional © 1995
Pasaje Cambios
V E R S I O N E S
OS RV1602 RV1862 RV09 RV60 RV77 RVA RV95 BA DH71 DH92 BJ VM NVI
15:3 REY DE LOS SANTOS cambiado en R.D.L NACIONES + + + + + + * ( ) * * * * * *
16:5 falta SEÑOR (justo eres tú, oh SEÑOR, el que…) + + + + + + N + 0 + 0 0 0 0
16:17 falta DEL CIELO (…del templo DEL CIELO) + + + + + + N + 0 + + 0 0 0
19:1 falta HONRA (Salvación, HONRA, gloria y poder) + + + + + + N + 0 0 0 0 0 0
19:17 CENA DEL GRAN DIOS camb. en GRAN CENA… + + + + * * * * * * * * + *
20:9 falta DE DIOS (y DE DIOS descendió fuego) + + + + + + N + 0 + 0 0 0 0
20:12 DIOS cambiado en “TRONO” (delante de DIOS) + + + + + + * + * + * * * *
21:2 falta YO JUAN (y YO JUAN vi…) + + + + + + N + 0 + 0 0 0 0
21:24 falta QUE HUBIEREN SIDO SALVAS + + + + + + N ( ) 0 + 0 0 0 0
22:21 falta NUESTRO…CRISTO…VOSOTROS (debe decir: La gracia de
nuestro Señor Jesucristo sea con todos vosotros)
+ + + + + + N ( ) 0 + 0 0 0 0
0 = 8 2 16 17 21 30 51 23 155 54 138 217 120 181
S U M A S N = 2 0 0 0 0 0 162 0 39 0 59 6 1 42
( ) = 10 2 0 0 0 0 12 97 38 0 4 0 14 7
* = 7 3 7 6 9 14 40 10 46 18 37 48 21 43
A = 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1
+ = 261 281 265 265 258 244 23 158 10 216 50 17 132 15
Nota de la Trad.: Se habrá podido comprobar que la Biblia más fiel a los originales es la Reina-Valera de 1602. En cuanto a las versiones Reina-Valera de 1909 y 1960, no obstante, podemos observar
con gratitud que en muy pocos casos se han apartado del texto mayoritario que la iglesia de Cristo ha usado casi durante 1900 años. Es mi deseo y oración que este trabajo pueda contribuir a conservar
estas versiones realzando su valor y animando a los creyentes a defenderla de todo corazón. Sinceramente quisiera contribuir también a que se volviera a consultar más versiones de la Biblia de Reina-
Valera anteriores a la de 1960, porque en ellas se hallan tesoros inesperados y pasajes más claros, también en el Antiguo Testamento.
Quizás alguno se pregunte cómo evaluar la nueva revisión Reina-Valera 1995. No soy quien para juzgar una revisión, sin embargo puedo responder a esta pregunta en lo que se refiere al criterio del
Textus Receptus. Según las comparaciones en las listas precedentes, vemos que aún se sujeta al Textus Receptus, pero en la edición de estudio ya incluye los resultados de la crítica textual (Nestle-
Aland) en multitud de notas al pie que son muy desconcertantes. Es decir, leemos muy a menudo cosas como: “en diversos manuscritos no aparece …”. De momento las variantes textuales sólo están
mencionadas en las notas, pero podría ser que en otra revisión se omitan los pasajes en cuestión. Repito que las evaluaciones de las distintas versiones de las Biblias sólo se han hecho bajo el
punto de vista de si se basan en el Textus Receptus o no. Bajo otros criterios, puede haber otros resultados.

print